Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Bruselas

Bélgica llora a las víctimas

La capital belga sigue en máxima alerta tras el atentado que ha dejado 34 muertos y más de 200 heridos.

Efe. Bruselas Actualizada 23/03/2016 a las 11:34
Gritos de angustia tras la explosión en el aeropuerto de Bruselas


Bruselas intenta recuperarse de los atentados de este martes en el aeropuerto internacional de Bruselas, que junto al de la estación de metro del barrio de las instituciones europeas han dejado 34 muertos y más de 200 heridos.

Las fuerzas de seguridad belgas encontraron un artefacto explosivo, productos químicos y una bandera del grupo terrorista Estado Islámico (EI) en el registro de una vivienda en el distrito bruselense de Schaerbeek, informó la Fiscalía federal de Bélgica. Un elemento que podría venir a confirmar la reivindicación del EI anunciada por de la agencia de noticias Amaq, vinculada a esta organización yihadista, y con un comunicado del grupo.

Una cámara de vigilancia del aeropuerto de Zaventem, en Bruselas, captó la imagen de los tres supuestos autores de las explosiones, dos de los cuales se habrían suicidado en los atentados.

Las primeras dos explosiones se produjeron con un intervalo de varios segundos en el aeropuerto de Zaventem, cercano a Bruselas, hacia las 7.00 GMT, en la zona de mostradores de facturación de Brussels Airlines y American Airlines, confirmó el gobernador de la provincia de Brabante flamenco, Lodewijk De Witte. Allí murieron 14 personas y un centenar resultaron heridas.

En la estación de Maalbeek, a escasos 200 metros de la sede de la Comisión Europea (CE), una tercera explosión, que tuvo lugar a las 8.10 GMT, mató al menos a 20 personas y dejó heridas a otro centenar. El artefacto estalló dentro de un vagón de metro que se encontraba detenido en la estación y tenía las puertas abiertas.

En Zaventem, además de los dos artefactos que estallaron en el aeródromo, los artificieros belgas desactivaron una tercera bomba que no llegó a explotar.

El caos se instaló en Bruselas durante la mayor parte de la jornada con la red de transporte público interrumpida y medidas reforzadas de seguridad, incluido el despliegue de efectivos militares y el refuerzo de los controles en las fronteras, debido al incremento al nivel máximo de la alerta terrorista, que este miércoles será objeto de una nueva evaluación.

El transporte público regresa a la normalidad gradualmente y algunos de los cordones de seguridad fueron parcialmente levantados tras la evacuación de algunos edificios de las instituciones comunitarias por estar dentro del perímetro de seguridad.

El aeropuerto de Bruselas, que sufrió considerables daños, permanecerá cerrado de momento hasta el jueves y los vuelos seguirán siendo desviados a Charleroi o Lieja.

El Gobierno belga ha decretado tres día de luto por los atentados y está prevista la organización de un minuto de silencio a mediodía del miércoles, mientras las banderas ondean a media asta en los organismos oficiales de todo el país y en las instituciones europeas.

Muchas personas acudieron a la Bolsa de Bruselas para protestar contra el terrorismo y mostrar su solidaridad con las víctimas, incluidos el primer ministro, Charles Michel, y el presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker. Este miércoles hay prevista otra marcha de solidaridad en la capital.

Michel, durante una comparecencia ante la prensa, se dirigió a los responsables de estos ataques, a quienes calificó de "enemigos bárbaros de la libertad y de la democracia", para asegurar que los belgas van a "seguir unidos" y "plenamente movilizados" con "con la determinación completa para proteger (sus) libertades y (su) estilo de vida".

El rey Felipe de los belgas dijo que se responderá a los atentados de Bruselas con "firmeza, calma y dignidad".

"Mantengamos la confianza en nosotros mismos, esta confianza es nuestra fuerza", añadió el monarca en un breve mensaje grabado dirigido a la nación y retransmitido por todas las cadenas de radio y televisión. 

El atentados supuso un duro golpe al corazón de Europa, ya no sólo geográficamente, sino también porque en Bruselas se encuentran las sedes de las instituciones comunitarias. Ejemplo de ello fue la alta representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Federica Mogherini, que no pudo contener las lágrimas en Ammán al enterarse de lo ocurrido.

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea y los líderes de las instituciones comunitarias resaltaron su solidaridad con Bélgica y afirmaron su disposición a "luchar con todos los medios" en contra de la amenaza terrorista. "Ha sido un ataque a nuestra sociedad demócrata abierta", aseguran los líderes europeos en un comunicado conjunto.

Mientras, la Fiscalía francesa ha abierto una investigación por asesinato y tentativa de asesinato por los atentados de Bruselas, en relación con una organización terrorista y asociación criminal de malhechores con fines terroristas.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, urgió a la comunidad internacional a permanecer "unida" ante el terrorismo y prometió que su país hará "lo necesario" para llevar ante la justicia a los responsables. Estados Unidos ha ofrecido su apoyo a Bélgica -en nivel máximo de alerta terrorista- para la investigación de estas acciones, y el Reino Unido ha anunciado que enviará un equipo de policías especializados para cooperar en las pesquisas.

A raíz de estos ataques, las autoridades de Nueva York establecieron un "extraordinario" dispositivo de seguridad y anunciaron que estas medidas se mantendrán varios días, pese a lo cual el secretario del Departamento de Seguridad Nacional de EE. UU., Jeh Johnson, aseguró que no hay una amenaza "específica y creíble" de posibles atentados similares en el país.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, condenó "los despreciables ataques" que golpearon "en el corazón de Bélgica y en el centro de la Unión Europea" y expresó su confianza en que el compromiso "con los derechos humanos, la democracia y la coexistencia pacífica continúen siendo la respuesta verdadera y continuada al odio y la violencia de los que han sido víctimas hoy".

El Consejo de Seguridad de la ONU también destacó "la necesidad de intensificar los esfuerzos regionales e internacionales para derrotar al terrorismo y al extremismo violento".
 
Más información







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Heraldo