Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Alemania

La ultraderecha de Sajonia dispara la alarma en Berlín

El pujante Estado del Este es hogar del racista Pegida, el neonazi NPD y la euroescéptica AfD.

Juan Carlos Barrena. Colpisa Actualizada 23/02/2016 a las 10:45
Etiquetas

A Sajonia, considerado hasta hace poco el Estado germanooriental ejemplar, industrialmente próspero y con gran atractivo turístico, se le cae la fachada. Un nuevo fin de semana de violencia xenófoba y neonazi en la región desató las alarmas de la clase política en Berlín y fuertes críticas contra el Gobierno de Dresde, donde la Unión Cristianodemócrata (CDU) de la canciller federal, Angela Merkel, ejerce el poder ininterrumpidamente desde la reunificación nacional hace un cuarto de siglo.

Primero fue el acoso sufrido por 15 peticionarios de asilo a su llegada en autobús a la localidad de Clausnitz, donde un centenar de energúmenos trató de impedir, con insultos y agresiones, que entraran en un albergue. Y luego el incendio intencionado de un nuevo centro de acogida para refugiados en la población de Bautzen. Un numeroso grupo de curiosos celebró con aplausos y gritos de júbilo el fuego como si fuera una sanjuanada y obstaculizó el trabajo de los Bomberos, que no pudieron impedir que el edificio, recién renovado y a estrenar, quedará inutilizado por las llamas. "Cuán frío de corazón, cuán cobarde hay que ser para plantarse ante un autobús de refugiados y gritar, insultar y meter miedo a la gente en su interior, entre ellos muchas mujeres y niños", dijo Este domingo Merkel por boca de su portavoz, Steffen Seibert, quien aseguró que los protagonistas de ese tipo de incidentes no son más que una minoría.

Sin embargo, no parecen ser tan pocos. Sajonia, la tierra de Johann Sebastian Bach y del barroco germano, es también el hogar del racista movimiento de los 'Patriotas europeos contra la islamización de Occidente' (Pegida), que se manifiesta periódicamente en Dresde, su capital, y el Estado donde mayor representación institucional tiene el neonazi Partido Nacionaldemócrata Alemán (NPD), con presencia en numerosos ayuntamientos y la anterior legislatura incluso en el Parlamento de ese Estado federado.

Su actual ausencia de la Cámara ha sido suplida por los ultras de la Alternativa para Alemania (AfD), euroescépticos que medran a costa de criticar la política de asilo del Gobierno alemán y cuentan desde hace año y medio con 14 diputados. Sajonia es también la región en la que se escondió durante casi 14 años la célula terrorista neonazi 'Clandestinidad Nacionalsocialista' (NSU), cuya única superviviente, Beate Tschäpe, es juzgada actualmente por el asesinato de nueve inmigrantes turcos y griegos y una policía.

La lluvia de críticas por los últimos acontecimientos en Sajonia, en los que la Policía tampoco tuvo una actuación exitosa, se dirigió a su primer ministro, el cristianodemócrata Stanislaw Tillich, al que políticos de la oposición verde y La Izquierda acusaron de "estar ciego del ojo derecho", o lo que es lo mismo, haber hecho hasta ahora la vista gorda ante los desmanes de la ultraderecha y permitir que elementos neonazis campen a sus anchas.

"Desenfrenada llegada"

Como el día 13, aniversario del bombardeo aliado de Dresde en la Segunda Guerra Mundial, cuando miles de simpatizantes del nacionalsocialismo procedentes de todo el continente se concentraron en la ciudad a orillas del Elba. Algunos fines de semana, movimientos hostiles hacia los refugiados convocan en la región hasta 40 manifestaciones en su contra, algo impensable en el resto del país. Y en Sajonia, donde vive el 5% de la población de Alemania, se registraron en 2015 el 20% de los ataques sufridos por centros de acogida, albergues o residencias para peticionarios de refugio.

El director del albergue de Clausnitz, Thomas Hetze, donde la Policía tuvo problemas para hacer frente al centenar de enaltecidos que amenazaba a los refugiados recién llegados, fue destituido. "Fue trasladado para proteger su integridad", señalaron en el Ayuntamiento de Clausnitz. Este domingo se supo que es militante de la Alternativa para Alemania y que su propio hermano fue quien convocó a los que detuvieron el autobús con los peticionarios de asilo y gritaron consignas racistas.

Nadie se explica ahora cómo se puede poner al frente de la gestión de un centro de acogida a un hombre como Hetze, seguidor de un partido ultra que, según Spiegel Online, en noviembre intervino como orador en un acto de AfD en el que advirtió contra "la desenfrenada llegada de centenares de miles de migrantes económicos a Alemania", en el marco de un "plan maestro estadounidense" para "desestabilizar el norte de África y Oriente Medio" con el fin de "debilitar Europa".







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual