Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Marruecos

​Un marroquí denuncia el mal estado del asfalto y es juzgado por ultraje

El caso ha despertado una ola de solidaridad popular.

Efe. Rabat Actualizada 10/02/2016 a las 15:00
Etiquetas

Un joven marroquí que denunció en un vídeo el mal estado del asfalto en la carretera de su localidad y la corrupción local, va a ser juzgado por ultraje a las instituciones, en un caso que ha despertado una ola de solidaridad popular.

Abderrahman Mekaui publicó en internet un vídeo grabado con su teléfono móvil en el que mostraba cómo arrancaba fácilmente con sus manos trozos de asfalto en una carretera recién construida en Jemaa Sahim, en la región de Safi (350 kilómetros al sur de Rabat), y denunciaba la corrupción en la concesión de este tipo de subastas.

Al poco tiempo, el joven fue arrestado y enviado a la cárcel durante una semana, después de que el presidente de la localidad presentase una denuncia contra él por "injuria y ultraje", pero fue puesto en libertad (a la espera de juicio) tras una importante campaña civil a su favor.

El caso, de hecho, ha despertado una ola de solidaridad popular con actos como una sentada hoy mismo ante el Tribunal de Primera Instancia de Safi donde tendrá lugar el proceso, cuyos participantes reclaman que se levanten los cargos contra él.

El diario L'Economiste asegura que este juicio lleva camino de destronar a otros precedentes "en materia de absurdo" y destaca la solidaridad que ha despertado el joven, manifestada también en la creación de cuentas de Facebook y Twitter con el lema "Yo soy Abderrahman". 







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual