Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Italia

Cerco a los 'holgazanes' públicos en Italia

El Ejecutivo tiene previsto aprobar un decreto para rescindir "en 48 horas" el contrato de los funcionarios que se ausenten de sus trabajos.

Colpisa. Roma Actualizada 20/01/2016 a las 00:59
Etiquetas

Alberto Muraglia ni siquiera se ponía los pantalones para ir supuestamente a trabajar. Este guardia urbano de San Remo fue pillado por una cámara oculta instalada por la Guardia de Finanzas cuando fichaba con un atuendo impropio de su responsabilidad: hablando con el móvil y vestido con una ajustada camiseta negra que le marcaba su oronda barriga, destacaba sobre todo porque de cintura para abajo sólo llevaba puestos unos calzoncillos. La imagen de Muraglia es el símbolo más reciente del absentismo injustificado, uno de los grandes males de la administración pública italiana que el primer ministro, Matteo Renzi, ha decidido atajar.

Si no hay retrasos inesperados, algo que nunca puede descartarse en la política transalpina, el Consejo de Ministros presentará hoy un decreto legislativo con el que se podrá despedir "en tan sólo 48 horas" a los funcionarios que desaparezcan sin motivo de su trabajo. Cuando anunció en una entrevista hace unos días el nuevo plan de mano dura contra los empleados públicos que estafan al Estado, Renzi puso como ejemplo la situación de San Remo, la ciudad del noroeste de Italia que ya es tan célebre por su festival de la canción como por la holgazanería de los asalariados del Ayuntamiento.

Había quien se iba a navegar por el mar durante su turno de trabajo, otros aprovechaban para hacer la compra en el mercado y alguno incluso conseguía un doble sueldo: fichaba y luego se escapaba a trabajar en la empresa de su mujer. Existía un auténtico "sistema perverso" entre los empleados municipales, según lo definió uno de los magistrados responsables de la investigación destapada el pasado octubre con la detención de 35 personas.

Ayer, cuatro de los funcionarios arrestados entonces fueron despedidos. No se sabe si entre ellos está el guardia en calzoncillos.

El escándalo de San Remo tiene su protagonista más íntimo en Muraglia, a quien cuando no le apetecía salir de casa para fichar le pedía a su mujer que le sustituyera. La señora tampoco hacía grandes esfuerzos: sólo se ponía una bata para registrar el inicio o el fin de la supuesta jornada laboral de su marido. Muraglia se excusó ante la Guardia de Finanzas asegurando que su vivienda está encima del mercado que tiene que vigilar y que a veces se le olvida fichar a la salida. "Para evitar tener que volver a vestirme alguna vez he bajado en pijama", se justificó el caradura.

Renzi no es el primero que trata de limpiar las administraciones públicas de 'fannulloni', el término utilizado para designar a los trabajadores que no hacen nada. En 2009, el Gobierno de Silvio Berlusconi incluso amenazó con meter cinco años en la cárcel a los funcionarios que presentaran un certificado médico falso para cubrir sus bajas. La amenaza funcionó durante un tiempo, pero en pocos años se recuperó el nivel habitual de absentismo injustificado. Este fraude le costó en 2014 al Estado 11.189 millones de euros.

La holgazanería de una parte de los empleados públicos es materia habitual de crítica y chanza entre la gente. La sorna ha alcanzado el grado superlativo en 'Quo vado?', la película italiana más taquillera de la historia del país. Ya la han visto más de 8 millones de personas y ha recaudado cerca de 60 millones de euros. El filme consigue continuas carcajadas con la caricatura que ofrece de un 'fannullone' que hace de todo para no perder su puesto de funcionario.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual