Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Atentado en Kabul

"Doce horas de ráfagas, asaltos y granadas sobre nosotros"

Un policía español en la embajada en Kabul relata lo ocurrido y desmonta la primera versión del Gobierno.

Heraldo.es. Zaragoza Actualizada 12/12/2015 a las 21:24
Ataque a la embajada española en Kaboul

"Conseguimos cerrar el búnker estamos bien físicamente, pero 12 horas de ráfagas asaltos y granadas sobre nosotros". Así comienza el estremecedor relato de uno de los policías supervivientes del ataque perpetrado este viernes contra la embajada de España en Kabul y que se ha cobrado la vida de dos agentes españoles.

"Mi subi lo asesinaron el primero cuando entraron en el edificio, su habitación está en la planta 0 -continúa el relato textual-. Al oír las primeras ráfagas desde el búnker donde están nuestras habitaciones, cogimos las armas y cerramos la puerta. La otra puerta de escape quedó dañaba de la onda expansiva y no la podíamos cerrar, así k no era seguro el sitio, Gabi salió con otro compañero a ver si encontraba al Subi xq no nos contestaba y le dieron creo k desde la azotea donde ya se habían colocado para disparar a todo el k vieran", señala el mensaje facilitado por la Unión Federal de Policías (UFP).

Según este testigo, quedó "todo arrasado, calculado entró el coche bomba y al minuto los terroristas asaltaron la embajada", lo que desmonta la primera versión ofrecida por el Gobierno español, en la que se explicó que el ataque no iba dirigido contra la embajada. 

El sindicato lamenta que las informaciones vertidas desde el Ejecutivo y critican la seguridad en la zona del ataque. "Esta es la realidad de lo sucedido y lo demás, mentiras propias de quienes no merecen ninguna credibilidad", señalan.

Además, recuerdan que "la embajada española en Kabul es una de las pocas que se encuentra fuera de la denominada 'green zone', es decir, el área de seguridad de la capital afgana donde está prohibida la circulación de vehículos y cuyos accesos son controlados por agentes de la policía afgana. De hecho, la embajada se localiza en una de las calles más transitadas de la capital donde cada día se forman largas colas de vehículos a la hora de la salida del trabajo".

"La situación de la legación española en Kabul es casi cómica -relatan-. La embajada la conforman tres casas contiguas conectadas con un patio común, y situadas a tan sólo unos diez metros del muro que las separa de la calle. Una de las casas se usa como embajada y consulado propiamente dicho, y la otra, como residencia del personal diplomático español. La cercanía entre las dos casas y la calle es tal que algunas de sus terrazas tocan casi con el muro exterior del recinto, sin ningún tipo de distancia de seguridad".

Una situación que "hace que puedan ser fácilmente atacadas desde el exterior con un simple cóctel molotov o granada", alertan. "La que era la puerta principal esta tapiada, por lo q se entra y se sale por una puerta lateral protegida por un portón de chapa, sin ningún tipo de protección o blindaje. Dicha puerta se abría por medio de un motor eléctrico, pero q al romperse (desde hace varios meses), el policía tenía que bajarse del vehículo y mientras lo empuja con la espalda, seguía apuntando con el arma. Dicha práctica se había hecho tan común q habían puesto una especie de tela en una parte del portón para evitar resbalarse al empujarlos".

Además, "a dicha entrada se accedía por una calle lateral a la embajada q no estaba asfaltada y en muy mal estado, lo que impedía que pudiera transitar los vehículos a una velocidad superior a 20, o 30 km/h".

La nota de prensa facilitada por UFP continúa: "La residencia del embajador sí que está ubicada en la protegida zona verde, al lado de la embajada de EUA. No así la embajada, que estaba en una zona céntrica y transitada, donde se alojaba todo el personal. En la embajada, residen 17 personas repartidas en 4 seguridad estática, 4 dinámica (3 en la embajada y 1 en la residencia del embajador), 6 funcionarios administrativos y 3 afganos intérpretes. El perímetro lo controlaba personal de seguridad afgano contratado (entre 10-12 personas) A pesar de ello, todo el personal diplomático que ha vivido y trabajado allí coincide en decir que, si explota un coche bomba delante de la embajada, allí no iba a quedar nadie vivo, dada la escasa distancia que separa la calle y el edificio. El traslado de la embajada a otro lugar nunca se planteó".

Y concluye recordando que durante tres días, la Policía Nacional estará de luto oficial y lanzando un mensaje a los partidos políticos: "Nosotros lo que necesitamos es menos apoyo de palabra y más hechos que mejoren nuestra seguridad".







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual