Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Estados Unidos

La renuncia del favorito a suceder a Boehner sume a los republicanos en el caos

​La retirada de McCarthy, que pilló por sorpresa a casi todos en el Capitolio, ejemplifica el desorden que reina en el partido.

Miriam Burgués Actualizada 08/10/2015 a las 21:31
Etiquetas
Kevin McCarthyREUTERS/Jonathan Ernst

El legislador republicano Kevin McCarthy, que partía como favorito para suceder al actual presidente de la Cámara de Representantes de EEUU, John Boehner, se retiró hoy de la contienda y sumió en el caos al partido, profundamente dividido y bajo constante presión de su ala ultraconservadora.

La retirada de McCarthy, que pilló por sorpresa a casi todos en el Capitolio, ejemplifica el desorden que reina en el partido desde hace tiempo, pese a que los conservadores controlan las dos cámaras del Congreso desde el pasado mes de enero.

McCarthy, legislador por California y "número dos" de la Cámara Baja, comunicó su decisión en una reunión a puerta cerrada con otros congresistas del partido, lo que llevó a suspender la votación interna de la bancada republicana para elegir al candidato a suceder a Boehner, prevista para hoy.

"Si vamos a unirnos y ser fuertes, necesitamos una cara nueva que ayude a lograrlo", explicó McCarthy en unas breves declaraciones a los periodistas, al admitir que la bancada republicana está "profundamente dividida" y que su renuncia es por el bien del partido, algo que han aplaudido políticos de todas las tendencias.

En su reunión con otros colegas republicanos, McCarthy argumentó que no se considera el candidato adecuado para poder "unir al partido", de acuerdo con el legislador Peter King, presente en ese encuentro.
McCarthy era el favorito del aparato del Partido Republicano y también de Boehner, quien le dio oficialmente su respaldo tras anunciar a finales de septiembre su intención de renunciar y abandonar el cargo el próximo 30 de octubre.


El legislador recibió duras críticas por unas polémicas declaraciones que hizo hace unos días sobre el Comité Especial del Congreso para analizar el ataque de 2012 al consulado estadounidense en Bengasi (Libia), ya que insinuó que su objetivo es dañar la campaña de la precandidata presidencial demócrata Hillary Clinton.

Aunque luego rectificó, hoy McCarthy reconoció que esas declaraciones han pesado en su decisión de abandonar la contienda.
Los otros dos aspirantes a suceder a Boehner son el congresista por Utah Jason Chaffetz y el legislador por Florida Daniel Webster, ambos respaldados por los miembros del Tea Party, los más conservadores del Partido Republicano.

De haberse celebrado hoy la votación interna de la bancada republicana, McCarthy contaba con los apoyos necesarios para convertirse en el candidato a sustituir a Boehner.

Pero en la votación en el pleno de la Cámara Baja, programada en principio para finales de mes, es necesario obtener un mínimo de 218 apoyos, algo que McCarthy no tenía asegurado tras la decisión de respaldar a Webster anunciada ayer por cerca de 40 legisladores ultraconservadores agrupados en el llamado Caucus de la Libertad.

Chaffetz dijo hoy que se había "quedado absolutamente de piedra" con la noticia de la renuncia de McCarthy y agregó que continúa adelante con su candidatura a presidir la Cámara Baja.

Por su parte, Boehner emitió un comunicado en el que afirma que seguirá presidiendo la Cámara Baja hasta que se elija a su sustituto y expresó su confianza en que eso podrá conseguirse "en las próximas semanas".

Algunos congresistas, entre ellos Carlos Curbelo (Florida), urgieron a Boehner a permanecer en el cargo hasta que culmine su mandato a finales de 2016.

Otros apostaron hoy por el legislador por Wisconsin Paul Ryan como el candidato que podría generar consenso y apoyo mayoritario, pero él mismo aclaró que no piensa entrar en la contienda, al declararse "agradecido" con todos los que le animaban a presentarse.

Mientras, el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, comentó en su rueda de prensa diaria que el mayor "desafío" para el próximo presidente de la Cámara Baja será el mismo que enfrenta hoy Boehner, el de "unir" a un partido dividido por una minoría de "ideología extrema".

Earnest apuntó, además, que espera que las dificultades de los republicanos para elegir al sustituto de Boehner no afecten a las negociaciones en el Congreso para elevar el techo de la deuda nacional en noviembre, así como para consensuar un plan presupuestario de dos años que evite enfrentamientos futuros.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual