Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Conflicto Ucrania

La calma vuelve al este de Ucrania tras el cese total del fuego

Se tratará de enderezar el proceso de paz entre las fuerzas de Kiev y los separatistas prorrusos.

Victoria Silchenko. Moscú Actualizada 01/09/2015 a las 19:16
Flores y velas junto a la imagen de uno de los fallecidos en las últimas revueltasAfp

La calma volvió a reinar este martes en el este de Ucrania tras el cese total del fuego la pasada medianoche, que puso fin, al menos de momento, a varias semanas de tensión entre las fuerzas de Kiev y los separatistas prorrusos.

Tras un sinfín de infructuosas reuniones a lo largo de todo el verano, el Grupo de Contacto para Ucrania, en el que los dos bandos dialogan con intermediación de la OSCE, marcó este 1 de septiembre, en el que arranca el curso escolar en todo el país, como la fecha idónea por tratar de enderezar el proceso de paz.

Pese a que los Acuerdos de Minsk para el arreglo del conflicto firmados en febrero ya instauraron un régimen del alto el fuego, las hostilidades nunca cesaron del todo y las dos partes se acusaban casi a diario de ataques contra sus posiciones y contra la población civil.

Transcurridas las primeras horas de este nuevo "alto el fuego total", los separatistas, el mando militar ucraniano y la OSCE constataron que el acuerdo se está respetando. El presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, constató que "hay una frágil esperanza" para que la paz se imponga a la guerra, porque aunque el alto el fuego entró en vigor hoy, "ya van cinco días en los que en el frente no hay ataques con artillería ni morteros, ni mueren soldados ucranianos".

En los territorios controlados por los rebeldes de la autoproclamada República Popular de Donetsk (RPD), más de 100.000 escolares empezaron este marts el curso en sus colegios, pese a que 23 centros próximos al frente no pudieron abrir sus puertas, según el líder de los sublevados, Alexandr Zajárchenko. Buenas noticias aparte, el conflicto en el este de Ucrania está tan lejos de su resolución como lo están de su cumplimiento los Acuerdos de Minsk, interpretados por cada parte de una manera absolutamente inaceptable para la otra.

Tras varios meses de tiras y aflojas con sus socios de la mayoría parlamentaria, Poroshenko logro que la Rada Suprema (Legislativo) de Ucrania aprobara al fin este lunes en primera lectura su proyecto de reforma constitucional, que descentraliza el país y abre la puerta al autogobierno en los territorios rebeldes.

La disposición transitoria introducida en la Constitución para obligar al Parlamento a aprobar una ley que regule un "régimen especial de autogobierno en determinadas zonas de las regiones de Donetsk y Lugansk" desató la ira de los nacionalistas sin tampoco satisfacer las demandas de los separatistas prorrusos.

A los violentos enfrentamientos junto a la Rada entre manifestantes radicales y fuerzas de seguridad, que se saldaron con la muerte de tres guardias nacionales y más de 140 heridos, se sumó el abandono de la coalición gubernamental por parte del Partido Radical del nacionalistas Oleg Liashkó. Al igual que los ultranacionalistas de los partidos Svoboda y Sector de Derechas, que alentaron las protestas, la formación de Liashkó considera que la reforma constitucional es una concesión inaceptable a los sublevados.

Mientras, los propios rebeldes no sólo rechazaron la reforma, que aseguran debía ser consultada con ellos, sino que acusaron a Poroshenko de enterrar con su proyecto las aspiraciones soberanistas de Donetsk y Lugansk. Poroshenko "ha cumplido con su promesa y ha eliminado la soberanía de los territorios", afirmó Zajárchenko.

Poco después de que la Rada aprobara las modificaciones a la Carta Magna, manifestantes radicales desataron la violencia junto a la sede del Legislativo y se enfrentaron al cordón policial que custodiaba el edificio. Tres soldados de la Guardia Nacional de Ucrania, cuerpo de seguridad militarizado del Ministerio de Interior, murieron a consecuencia de las heridas recibidas por el lanzamiento de una granada y varios artefactos explosivos, según los últimos datos ofrecidos por las autoridades.

Más de 141 heridos en los enfrentamientos, entre ellos 131 miembros de las fuerzas de seguridad, permanecen ingresados en distintos hospitales de Kiev, diez de ellos en estado grave. La policía detuvo a 28 manifestantes, entre ellos el hombre que presuntamente lanzó la granada, miembro del batallón especial ucraniano 'Sich'.

El presidente ucraniano responsabilizó a las formaciones nacionalistas de los desórdenes y aseguró que tanto los participantes en ellos como sus organizadores serán castigados con todo el peso de la ley. Según los últimos datos de la ONU, cerca de 7.000 personas, entre civiles y combatientes, han muerto en el este de Ucrania en 16 meses de conflicto.




Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo