Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Última hora

Ámsterdam gana la Agencia Europea del Medicamento en el sorteo realizado tras empatar en las votaciones con Milán

Inmigración

Budapest, última parada antes de partir hacia la soñada Europa Occidental

Miles de refugiados duermen a la intemperie en torno a las estaciones de la capital húngara.

Marcelo Nagy. Budapest Actualizada 28/08/2015 a las 08:13
Etiquetas
Varios inmigrantes descansan junto a una estación de tren BudapestReuters

Budapest se ha convertido en la última etapa para miles de personas en el largo y peligroso viaje hacia el sueño de recibir asilo en uno de los países ricos de Europa Occidental, especialmente en Alemania, Suecia y Reino Unido.

Miles de refugiados, en su mayoría de los conflictos internos en Oriente Medio, duermen a la intemperie en torno a las estaciones de ferrocarril de la capital húngara para subirse a un tren o autobús, o para contactar con un traficante que los lleve a Occidente.

Un viaje que puede incluso ser letal, como se vio este jueves con el hallazgo de un camión de matricula húngara, encontrado en una autopista austríaca, en el que había decenas de cadáveres.

No obstante, los refugiados se siguen arriesgando y sueñan con una vida mejor.
"Alemania. No pienso en otro país", explica un joven dentista afgano que ha llegado hasta aquí a través de Turquía, Grecia, Macedonia y Serbia.

De hecho, no es fácil pasar la frontera austrohúngara, ya que las policías de ambos países cooperan estrechamente en los trenes e interceptan a la mayoría de los refugiados, explica Márton Matyasovszky Németh, un voluntario de la organización humanitaria local 'Migration Aid'.

Pese a ello, las estaciones de tren de Budapest y sus entornos se han convertido en verdaderos campamentos, donde los refugiados pasan desde unas pocas horas hasta varios días esperando.

Los que están ahora aquí son solo una pequeña parte de los estimados 140.000 inmigrantes que han entrado a Hungría desde Serbia en lo que va de año.

En la estación del Oeste (Nyugati Pályaudvar), el ayuntamiento de Budapest ha designado un terreno la llamada "zona de tránsito", donde los refugiados se pueden duchar, acudir a servicios médicos, cargar sus teléfonos móviles o simplemente descansar.

Allí les espera un ejército de voluntarios locales, que a pesar de saber que desean llegar a otro país europeo, les aconsejan volver al centro de acogida que les fue asignado a su entrada.

Sin embargo, estos centros están colapsados desde hace meses y según las organizaciones humanitarias, las condiciones de vida allí son lejos de óptimas.
Desde hace varias semanas las autoridades húngaras están levantando una valla alambrada de 1,5 metros de altura, que deberá quedar terminada en los próximos días.

Un último obstáculo en el largo camino a través de los Balcanes occidentales.
"Superar la valla no significó ningún problema", cuentan dos jóvenes afganos sonriendo.

"Eso no nos podía parar", aseguran con confianza, aunque muchos otros se han apresurado en los últimos días para llegar a Hungría antes de que la valla esté completamente cerrada.

Se trata de una alambrada de un metro y medio de altura, en realidad más bien un obstáculo simbólico que efectivo y que los refugiados ya han empezado a cruzan sin mayores problemas, incluyendo gente mayor, usando mantas o sacos de dormir para no lesionarse.

A pesar de la valla y la retórica hostil del Gobierno conservador nacionalista, muchos refugiados se muestras agradecidos.

"No esperaba encontrarme esto. En otros países no nos trataban así de bien", cuenta un joven afgano, que destaca "la amabilidad y ayuda" que recibió de los voluntarios en Budapest.

Diferente es la actitud del Gobierno, que considera a los refugiados como una "amenaza" y que no para de presentar nuevas y más severas medidas para frenar su llegada.

La última es la de enviar miles de policías y probablemente también soldados a la frontera sur, incluyendo una ley que convierta el cruce de la frontera en un delito.

En las llamadas "zonas de tránsito" de Budapest la mayoría se queda como máximo un día y trata de emprender el último tramo hacia Occidente, mientras una minoría se traslada a un campamento asignado por las autoridades.

Algunos explican que están "esperando un amigo", lo que según Matyasovszky-Németh significa que tienen una cita con uno de los traficantes, que se suelen enriquecer sin escrúpulos con la desesperación de los inmigrantes.

"Los sirios parecen tener más informaciones que otros, son más organizados, lo que en parte se debe a que tienen amigos o familiares en Alemania u otros países", explica el voluntario.

En la ciudad se siente ya la llegada de unos 7.000 refugiados que pasaron de Macedonia a Serbia el anterior fin de semana.

Los voluntarios locales están preocupados, ya que se temen que el número de inmigrantes aumente en los próximos días.

La incógnita es ahora qué efecto tendrá la segunda parte de la valla -de cuatro metros de altura- que el Gobierno húngaro pretende terminar de aquí a noviembre.
Por eso, los países vecinos, como Croacia y Rumanía, han empezado ya a tomar las primeras medidas de precaución ante un posible desvío del flujo migratorio hacia sus territorios. 




Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo