Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Cuba

Rolando Sarraff Trujillo, el espía cubano que ayudó a EE. UU.

Sarraff llevaba "20 años en prisión, 16 de ellos aislado en una celda". Su familia no sabía que era espía.

Europa Press. Actualizada 19/12/2014 a las 17:47
0 Comentarios

Rolando Sarraff Trujillo, ese es el nombre del espía cubano que ayudó al Gobierno de Estados Unidos durante años y que ha formado parte del canje que se ha llevado a cabo esta semana del estadounidense Alan Gross y los tres espías cubanos del grupo de 'Los Cinco', según informa el diario estadounidense 'The New York Times', que cita fuentes oficiales.

El director ejecutivo y portavoz del Observatorio Cubano de Derechos Humanos, Alejandro González Raga, ha confirmado que Sarraff Trujillo ha sido liberado, tras hablar con la familia. Según ha explicado, la madre del preso recibió una llamada en la que le informaban de su liberación y de que viajaba hacia Estados Unidos.

González Raga ha aclarado que "la familia no sabían que era un espía". De hecho, ha precisado, desde el Observatorio habían planteado varias ocasiones el caso ante la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, la última el pasado mes de septiembre, por "razones humanitarias" ya que Sarraff llevaba "20 años en prisión, 16 de ellos aislado en una celda".

Sarraff había sido condenado a 25 años de cárcel por "espionaje" y en "llevaba los últimos siete meses en el calabozo de Villa Marista, el cuartel de la Policía Política en La Habana", ha indicado González Raga, que ha deducido que este traslado se debía a la negociación en curso entre Estados Unidos y Cuba.
 

¿Qué hizo Rolando Sarraff?


Durante su mensaje del miércoles, el presidente estadounidense, Barack Obama, informó de que se había producido, además de la liberación de Gross, la de un importante activo para la Inteligencia estadounidense, pero no dio más detalles, mientras que el presidente cubano, Raúl Castro, no hizo mención alguna a su caso.

Según los responsables estadounidenses actuales y pasados con los que ha hablado el 'New York Times', antes de su arresto en noviembre de 1995 Sarraff trabajaba en la sección de criptología de la Dirección de Inteligencia cubana y era experto en los códigos usados por los espías cubanos que trabajaban en Estados Unidos para comunicarse con La Habana.

De acuerdo con su familia, estudió periodismo en la Universidad de La Habana y tenía el rango de teniente. El diario aclara que se desconoce en qué momento comenzó a trabajar para la CIA.

Según le ha contado al periódico Chris Simmons, que fue el jefe de la unidad de contrainteligencia cubana en la Agencia de Inteligencia de la Defensa de 1996 a 2004, Sarraff trabajaba junto con un amigo de la niñez, José Cohen, pasando información encriptada a la CIA que permitió el arresto de algunos espías cubanos en Estados Unidos.

El cometido de Sarraff era el de hacer llegar los códigos con los que se comunicaban los espías cubanos en Estados Unidos con la isla y, según según Simmons, el FBI fue capaz de detener a algunos de ellos incluso años después de que su 'topo' en Cuba fuera descubierto y encarcelado.
 

Condenado por espionaje


Sarraff fue detenido en noviembre de 1995 y juzgado por espionaje, revelar secretos de Estado y otros actos contra la seguridad del Estado. Según un alto cargo estadounidense, el Gobierno cubano supo de sus planes para desertar cuando se encontraba asignado en un tercer país y le ordenó regresar a la isla.

El 'New York Times' precisa que, según su familia, fue a trabajar un día y nunca regresó. Las autoridades cubanas les dijeron durante más de una semana que estaba trabajando en el interior del país y regresaría pronto.

En opinión de Simmons, Sarraff no fue ejecutado porque sus padres ocupaban cargos en el Gobierno cubano. Su hermana, Vilma Sarraff, que reside en España, ha señalado al diario que "él siempre ha mantenido su inocencia".

En cuanto a Cohen, consiguió escapar de Cuba en una barca hinchable y fue condenado a muerte en ausencia. Desde Miami, donde reside actualmente, Cohen ha asegurado al diario que ni él ni Sarraff vendieron nunca información.

"Lo que hice lo hice porque admiraba los valores de este país y porque lo que estaba ocurriendo en Cuba era una farsa", ha explicado, sin dar más detalles sobre en qué consistía la labor de ambos.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual