Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Turquía

Erdogan sitúa a su aliado Davutoglu como su sucesor en el Gobierno turco

El nuevo y posible presidente es ministro de Exteriores y promete una política continuista.

Dogan Tilic. Ankara 22/08/2014 a las 06:00
Etiquetas
0 Comentarios
Davutoglu (izquierda) y Erdogan (Derecha) en una imagen de archivo

El presidente electo de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha situado a uno de sus más estrechos aliados, el ministro de Exteriores Ahmet Davutoglu, como su sucesor al frente del partido islamista gobernante y de un Ejecutivo que promete ser continuista.

"El candidato para presidir el partido es el ministro de Exteriores Ahmet Davutoglu", declaró en Ankara a la prensa Erdogan, tras una reunión del comité ejecutivo de su formación.

El próximo miércoles un congreso del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) debe ratificar esta decisión, un paso protocolario en una formación dominada por Erdogan y que cuenta con mayoría absoluta en el Parlamento.

En su comparecencia junto a su sucesor en el Ejecutivo, Erdogan subrayó por activa y por pasiva la unidad "sin fisuras" del partido, aunque la designación de Davutoglu marca diferencias con la vieja guardia de fundadores del AKP.

Hasta hace poco era favorito para sucederle el cofundador del AKP y presidente saliente del país Abdullah Gül, más conciliador, una de las pocas figuras que puede competir con Erdogan en popularidad y que ha criticado abiertamente algunas de sus controvertidas decisiones.

Sin embargo, la fecha de esta reunión y la del congreso del AKP le han dejado fuera de juego, ya que hasta que no abandone la presidencia el próximo jueves no puede acceder a ningún cargo político por la neutralidad que conlleva la jefatura del Estado.

Erdogan destacó el miércoles que desde la presidencia trabajará con Davutoglu para afrontar los retos del país, entre los que citó el proceso de paz con la guerrilla kurda del PKK y la aprobación de una nueva Constitución.

También situó como una de las prioridades la lucha contra el "Estado paralelo", como define Erdogan a los simpatizantes del predicador Fethullah Gülen en puestos públicos de responsabilidad.

Tras desvelarse un caso de corrupción que afecta al círculo político más íntimo de Erdogan, el Gobierno ha purgado a centenares de policías y fiscales al considerarlos simpatizantes de Gülen, un antiguo aliado islamista convertido en acérrimo enemigo.

"Vamos a continuar esta lucha juntos. Ser presidente no va a obstaculizar mi lucha contra las estructuras paralelas", aseguró.

Davutoglu, en sus primeras palabras tras su designación, se dirigió a Erdogan con un "Querido presidente" y prometió que, bajo su mandato, habrá continuidad en el Gobierno.
"Nadie debe dudar de que vamos a seguir nuestro camino", afirmó y subrayó los grandes progresos económicos y sociales en los últimos 12 años con el AKP dirigiendo el país euroasiático.

Davutoglu fue el asesor sobre política exterior de Erdogan antes de ascender al puesto de ministro de Exteriores en 2009.

Los medios afines al Gobierno destacan que con Davutoglu toma las riendas un político experimentado que ofrece certidumbre a los mercados, algo importante cuando para 2014 se prevé un 2% de crecimiento económico, un porcentaje bajo para un país emergente.

Por su parte, la prensa crítica con el Gobierno mantiene que con Davutoglu nada va a cambiar en la política turca, ya que Erdogan seguirá controlando el gabinete desde la presidencia.
Como ministro, Davutoglu ha sido el promotor de la nueva política internacional de Turquía, que busca aumentar su influencia como potencia regional en Oriente Medio, Asia central y Magreb.

Esta visión, calificada por sus críticos como "neo-otomana", ha sido reprobada por alejar al país de su tradicional alianza con Occidente y de sus aspiraciones a ingresar en la Unión Europea, aunque Davutoglu siempre ha negado ese distanciamiento.

Aunque Turquía ha mejorado sus relaciones con países antiguamente hostiles como Grecia y Armenia, los vínculos con estrechos aliados en otros tiempos como Israel y Egipto están congelados, mientras que el acercamiento de Ankara a Irán ha sido criticado en Occidente.

Turquía también ha llevado una errática política
exterior con otros países vecinos, como Siria, inmersa en una guerra civil y con Ankara convertida en una de las mayores críticas de Damasco, así como con Irak, según los analistas.

La oposición laica ha criticado que el valedor de una política Exterior que considera fallida sea ascendido a primer ministro.

"Tenemos que ver el pasado. Davutoglu es el responsable de la actual política exterior, que es un desastre. Comienza una época desafortunada para Turquía", según Erdogan Toprak, vicepresidente del principal partido opositor, el socialdemócrata CHP.

Erdogan, primer ministro durante los últimos doce años, seguirá como líder del AKP hasta el 28 de agosto, cuando asuma el cargo de presidente.

Posteriormente, ya como jefe de Estado, ratificará al nuevo primer ministro y a su gabinete.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual