Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Afganistan

El rompecabezas étnico marca las candidaturas en las elecciones afganas

Abdulá Abdulá, Ashraf Ghani y Zalmai Rasul son los tres presidenciables con más opciones.

Pau Miranda. Kabul 05/04/2014 a las 06:00
0 Comentarios

Las tres candidaturas favoritas en las elecciones presidenciales de este sábado en Afganistán tienen en el componente étnico de sus integrantes una de las principales bazas para obtener la victoria en unos comicios de resultado imprevisible.

Abdulá Abdulá, Ashraf Ghani y Zalmai Rasul, los tres presidenciables con más opciones, han hecho encaje de bolillos con sus acompañantes como candidatos a vicepresidente para buscar el apoyo de las diversas comunidades del país centroasiático.

"Estamos aún en un país con una identidad en construcción, por lo que la lealtad a la comunidad étnica se mantiene como un factor clave a la hora de elegir a los líderes", razona a Efe el director del Centro de Estudios Estratégicos de Kabul, Waliulá Rahmaní.

"En este país aún es muy difícil tener un voto mayoritario sólo por razones políticas, lo cual motiva los arreglos entre líderes, tan habituales en Afganistán", prosigue Rahmaní.

Dos de los candidatos, Ghani y Rasul, son de origen pastún y ambos han buscado líderes de otras etnias como sus aspirantes a las vicepresidencias.

Rasul, exministro de Exteriores que tiene el respaldo ya poco disimulado del actual presidente, Hamid Karzai, cuenta con Ahmad Zia Masud, líder de la comunidad tayika y hermano del mártir por excelencia de la lucha contra los talibanes, Ahmed Sha Masud.

Los tayikos son cerca de la cuarta parte de la población, pero su lealtad está más dividida que la de otras minorías en el país.

Más controvertida es la fórmula elegida por Ghani, quien ha optado por atraer el voto del cerca del nueve por ciento de uzbekos mediante la alianza con el líder indiscutible de esa etnia, Rashid Dostum, polémico exmilitar acusado de graves crímenes de guerra.

"Lo que en un principio puede ser una ventaja, como la alianza de Ghani con Dostum, se puede convertir en un contratiempo en una posible segunda vuelta electoral, ya que muchos pastunes odian a Dostum y no lo votarán", dice Rahmaní.

Por su parte, Abdulá Abdulá es considerado líder de la comunidad tayika por su ascendencia materna y por su estrecho vínculo con Ahmed Sha Masud, que murió en 2001 en un atentado orquestado por Al Qaeda con apoyo talibán solo dos días antes de los ataques del 11-S en EEUU.

Su opción ha sido buscar un contrapeso que le permita tener el apoyo de parte del 40 por ciento de la población pastún del país, y ha escogido como posible vicepresidente a Mohamed Khan, procedente de una formación islamista con implantación en zonas pastunes.

Una coincidencia de los tres favoritos en los comicios de este sábado es que todos han elegido como candidatos a la segunda vicepresidencia a miembros de la comunidad hazara, que cuenta con cerca del 9 por ciento del electorado, pero es famosa por su alto nivel de movilización electoral.

Sin embargo, los cálculos previos se enfrentan a la complejidad del rompecabezas étnico del país y a las incertidumbres que asaltan estos comicios, por las amenazas de seguridad y por la falta de garantías sobre su transparencia.

"El factor étnico puede ser importante pero no es el único a tener en cuenta, ya que las lealtades electorales están marcadas por múltiples elementos. Es muy complejo", advierte a Efe Martine van Bijlert, de la Red de Analistas Afganos.

Las incógnitas se empezarán a despejar este sábado a primera hora, cuando los afganos empiecen a acudir a unos comicios en los que está en juego no sólo el nombre del sucesor de Hamid Karzai, sino la credibilidad del proceso democrático afgano.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual