Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Crisis palestino-israelí

Israelíes y palestinos se meten en un callejón sin salida

Israel se niega a liberar a más presos y EE.UU. empieza a tomar distancia del diálogo entre ambos.

Efe. Jerusalén Actualizada 03/04/2014 a las 22:09
Etiquetas
0 Comentarios
Un palestino tras la demolición de su vivienda

Las negociaciones entre israelíes y palestinos entraron este jueves en un callejón sin salida tras la definitiva negativa de Israel a liberar a más presos palestinos y el anuncio por la ANP de sus nuevas condiciones para reanudar un diálogo agonizante del que EEUU empieza a tomar distancia.

Después de una dramática semana en la que ambas partes han puesto incontables obstáculos a los esfuerzos de mediación del secretario de Estado de EEUU, John Kerry, el que puede ser el golpe de gracia al proceso de paz lo dieron este jueves israelíes y palestinos con sendos anuncios que hacen difícil la reanudación de las negociaciones.

La "escalada diplomática" se produjo a raíz de una dramática reunión de nueve horas, entre la noche del miércoles y la madrugada del jueves, en la que Israel notificó a la parte palestina que cancela la acordada liberación de más presos con el fin de "evaluar" el proceso, a menos que la OLP retire las quince solicitudes de adhesión a tratados y convenciones internacionales entregadas el miércoles a la ONU.

La solicitudes fueron firmadas el martes por el presidente, Mahmud Abás, y entregadas un día después al representante de la ONU en la zona, Robert Serry, en respuesta a la negativa inicial del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, a excarcelar a la última tanda de presos que cumplen condena por delitos cometidos antes de los acuerdos de Oslo de 1993.

Netanyahu exigió garantías de que los palestinos no se retirarían del diálogo al cumplirse el plazo de nueve meses que las partes se dieron para negociar -el 29 de abril-, desencadenando con ello una "batalla diplomática" sin límites que afloró en la reunión de emergencia que negociadores israelíes y palestinos celebraron bajo la mediación del enviado estadounidense Martin Indyk.

Según medios locales, la ministra israelí Tzipi Livni amenazó a los palestinos con "sanciones", a lo que su colega palestino, Saeb Erekat, respondió: "Si lo hacéis, os perseguiremos como criminales de guerra en todos los foros internacionales", según la edición digital del diario Haaretz.

Unas horas después, tras una reunión del Comité Central de Al Fatah, la presidencia palestina hacía pública la propuesta que Erekat llevó al encuentro nocturno con los israelíes, en la que ponen hasta ocho condiciones nuevas para la reanudación del diálogo.

Según el documento, en la primera exigen un "compromiso escrito" de Netanyahu en el que reconozca las fronteras de 1967 y la capitalidad de Jerusalén Este, una vieja demanda a la que hasta ahora Israel se ha negado.

También demandan la excarcelación de 1.200 presos, entre ellos el ex secretario de Al Fatah en Cisjordania, Maruán Barguti, que cumple cinco cadenas perpetuas, o Ahmed Saadat y Fuad Shubaki, del Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), condenados por el asesinato de un ministro israelí.

Otra de las condiciones palestinas es el final del bloqueo a Gaza y la suspensión de la construcción en Jerusalén Este, y en la quinta demandan que el Ejército israelí cese sus actividades en las zonas A de Cisjordania (bajo control de la ANP desde 1994) con el fin de llevar a cabo "detenciones o asesinatos".

También piden el control de las "zonas C" (bajo jurisdicción israelí) y el retorno a Cisjordania de un grupo de milicianos que se refugiaron en 2002 en la Basílica de la Natividad, deportados desde entonces a países europeos, entre ellos España.

Se trata en todos los casos de exigencias difíciles de aceptar por el Gobierno israelí, pero elevadas por los palestinos en anteriores tratativas.

En julio de 2013, en la fase de contactos preliminares para impulsar el actual proceso negociador, EEUU sirvió de garante a algunas de ellas con el fin de que Netanyahu no tuviera que enfrentarse al ala más derechista de su gobierno, que este jueves volvió a sacar las garras.

"¿Queréis un compromiso (escrito)? Aquí lo tenéis: Jerusalén Este nunca será vuestra capital", aseguró el ministro de Economía, Nafatlí Bennet, del partido ultra derechista Hogar Judío, en un desafiante mensaje en su página de Facebook.

Por ahora sin un pronunciamiento oficial del Gobierno israelí ante las nuevas condiciones, EEUU ya ha advertido de que sus esfuerzos no serán suficientes si Netanyahu y Abás no deciden tomar las riendas del proceso.

"Podemos ayudar, podemos empujar, podemos movilizar, pero son las partes las que deben decidir y ceder", dijo Kerry desde Argel.

El jefe de la diplomacia estadounidense, que el martes anuló su regresó a la región para mediar en la crisis, no cerró la puerta a la continuidad del diálogo, pero reconoció que está en "un momento crítico".







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual