Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

En Nairobi

Una española atrapada en el asalto en Kenia dice que creyó que era su "último día"

Una cooperante, de 29 años, logró escapar apenas una hora y media después de que comenzara el asalto. Otra española de 50 años y su hija de 12, se escondieron durante cuatro horas en los probadores de una tienda.

Efe. Nairobi Actualizada 23/09/2013 a las 09:26
3 Comentarios
Una española pasa cuatro horas de infierno en el centro comercial atacado por los terroristas

Una española, de 29 años, logró escapar del centro comercial 'Westgate' de Nairobi apenas una hora y media después de que comenzara el asalto el pasado sábado, cuando pensó que era su "último día" e "iba a morir todo el mundo", afirmó.

María Martí estaba en el interior del edificio, pero en una planta y establecimiento distintos al de otra española de 50 años y su hija de 12, que se escondieron durante cuatro horas en los probadores de una tienda de ropa y también fueron evacuadas ilesas.

La joven cooperante, natural de Cáceres, recordó emocionada que "toda la gente llamaba a la familia para despedirse". "Pensábamos que íbamos a morir. Yo nunca había tenido la muerte tan cerca", dijo.

La española estaba comiendo en un restaurante del primer piso del edificio -un nivel por encima del supermercado en el que al parecer se atrincheraron los miembros del grupo radical islámico Al Shabab- cuando oyó una explosión y comenzó "un tiroteo enorme".

"La gente empezó a salir despavorida, había un revuelo enorme y fue todo una locura", relata.

Ella y un grupo de gente intentó escapar por la terraza del primer piso del centro comercial, pero había gente disparando y volvieron al restaurante, donde se ocultó junto a otras 30 personas.

"Nos metimos en la cocina del restaurante, fue terrorífico. Se oían disparos continuamente", recuerda.

La cooperante pudo enviar un mensaje de texto a su hermano para contarle lo que estaba pasando: "Creía que era un atentado y le dije que estaba allí por si tenía que localizarme, porque pensé que me iba a quedar allí".

Desde el interior, los clientes escondidos en el establecimiento tenían la sensación de que había distintos grupos de hombres armados que "se iban moviendo de un lugar a otro y disparando a todo el mundo".

Al cabo de un rato alguien intentó echar una puerta de emergencia abajo desde fuera de la cafetería, aunque no sabían si se trataba de la Policía o de los asaltantes.

Finalmente, "al cabo de una hora y media o dos", un grupo de personas no uniformadas llegó para rescatarles y conducirles corriendo al exterior del edificio, a través de una salida de emergencia.

María reconoce que nunca había tenido "la sensación de estar tan cerca de la muerte".

"Al salir fuera empecé a llorar y tuve un ataque de ansiedad. Fue tan fuerte que me cuesta incluso ponerlo con palabras", apunta.

María se encontraba en Nairobi para renovar su visado y tenía que tomar un avión en la tarde del sábado de vuelta a Turkana, una región del interior de Kenia donde trabaja en un proyecto de cooperación con mujeres.

Nada más salir, se dirigió al aeropuerto de Nairobi a coger un vuelo que le llevaría de vuelta a Turkana.

"Todavía me cuesta un poco asimilar lo que he vivido y me emociono cuando hablo, pero por otro lado me siento muy afortunada y con mucha vitalidad porque he tenido la suerte de vivir eso y poder contarlo. En realidad, no puedo pedir más", opina.

La joven lleva tres meses en Kenia y espera permanecer en el país durante un año.

Admite que, tras el asalto, ha cambiado su percepción del país, si bien asegura que su vida en Kenia es "muy agradable" y está muy satisfecha con su trabajo allí.


  • Juanito23/09/13 00:00
    Olé, tu y los fundamentalistas islámicos teneis en común el que compartis un estado de acusada ignorancia... lo peor de todo es que a ellos les ha tocado desarrollarse sumergidos inevitablemente en ese estado, mientras tu, hermano, conscientemente lo has elegido; supongo que por desidia y desdén hacia los demás. En fin, no te preocupes, solo tienes que mirar a tu alrededor para confirmar que los "desalmados" como tú sois la mayoría en este planeta. Paz
  • Olé23/09/13 00:00
    Vaya, yo creía que los cooperantes vivían en chozas y ayudaban a los negritos, pero no, resulta que comen y compran en centros comerciales para gente " acomodada ".
  • Yomisma23/09/13 00:00
    Olé, ¿has leído la parte de que estaba en la capital para renovar su visado? ¿Y por el hecho de ser cooperante no se puede ir a comer y/o de compras a un centro comercial? Te ha faltado criticar que en lugar de mandar un mensaje por señas de humo usara su teléfono móvil. Habrá que verte "viviendo en chozas y ayudando a los negritos". Desde luego, con gente como tú no progresaremos. María, me alegro de que hayas salido con vida de ahí, tú y las otras dos españolas atrapadas. Seguro que estáis haciendo un trabajo estupendo. Mucho ánimo y suerte con tu proyecto. Afortunadamente comentarios como los de Olé son puntuales y espero que fruto de las críticas del resto de usuarios.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual