Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Argentina

Las Abuelas de la Plaza de Mayo dicen que Videla fue un "ser despreciable"

La titular de este colectivo, Estela de Carloto, ha recordado que el exdictador "nunca se arrepintió y reivindicó todos sus delitos".

Efe. Buenos Aires Actualizada 17/05/2013 a las 16:01
0 Comentarios

La titular de las Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carloto, se declaró este viernes "tranquila" tras conocer la muerte de un "ser despreciable" como el ex dictador argentino Jorge Rafael Videla, fallecido a los 87 años.

"Hay hombres buenos y hombres malos. Éste es un hombre malo", dijo la titular de la fundación dedicada a buscar a los hijos apropiados de los desaparecidos durante la dictadura (1976-1983).

Videla fue condenado en 2012 a 50 años de cárcel por el plan sistemático de robo de bebés, hijos de perseguidos o desaparecidos durante la dictadura que él dirigió hasta 1981.

"Me quedo tranquila de que un ser despreciable ha dejado este mundo", declaró a medios locales Carloto, quien recordó que Videla, quien estaba preso en una cárcel de la localidad bonaerense de Marcos Paz condenado a prisión perpetua por delitos de lesa humanidad, "nunca se arrepintió y reivindicó todos sus delitos".

El secretario de Derechos Humanos de Argentina, Martín Fresneda, dijo que "el Estado argentino no puede celebrar la muerte de nadie" pero sí estar "conformes" con que hubo "justicia y no venganza, y Videla se va de esta tierra como una de las personas que fue responsable de los principales horrores que vivió el pueblo argentino".

"Es importante que haya fallecido de muerte natural y en una cárcel común", declaró Fresneda al canal C5N, de la televisión argentina. 







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual