Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

No hay que lamentar víctimas

Un fuerte terremoto en Japón revive el fantasma del tsunami de 2011

El epicentro del seísmo se situó en el Océano Pacífico a unos 240 km de las costas de Miyagi.

Efe. Tokio Actualizada 07/12/2012 a las 13:55
2 Comentarios
Un tsunami de un metro alcanzó hoy la costa de Ishinomaki.EFE

Un terremoto de 7,3 grados Richter sacudió el noreste de Japón y activó una alerta de tsunami en la misma zona asolada por el devastador seísmo de marzo de 2011, sin que en esta ocasión se reportaran víctimas ni daños graves. 

El fuerte temblor tuvo lugar a las 17.18 hora local (09.18 GMT) y se sintió en una veintena de provincias de Japón, incluida Tokio, donde el aeropuerto de Narita llegó a cerrar sus pistas unos veinte minutos y se detuvieron temporalmente los trenes locales.

La alerta de tsunami estuvo en vigor durante dos horas, durante las que en las costas de las provincias de Miyagi, Iwate y Fukushima se detectaron subidas del nivel de las aguas que llegaron a alcanzar el máximo de un metro en la localidad portuaria de Ayukawa.

Las olas no dejaron víctimas ni daños de gravedad, pero la alarma por el riesgo de tsunami, que llevó a miles de personas a refugiarse en lugares elevados, devolvió a los vecinos el fantasma de la tragedia de marzo del año pasado, cuando a un temblor de 9 grados le siguió una gran masa de agua que acabó con más de 18.000 vidas.

Aquella catástrofe desencadenó además un grave accidente nuclear en la central de Fukushima Daiichi, donde hoy los operarios que trabajan para mantener la situación bajo control corrieron a lugares elevados al conocerse la alarma de tsunami.

Según TEPCO, operadora de la central, no se han reportado anomalías ni en esas instalaciones ni en la vecina planta de Daiini, ni tampoco se ha detectado una lectura inusual de los niveles de radiactividad en la zona.

La Autoridad de Regulación Nuclear confirmó además que no se ha detectado ninguna irregularidad en ninguna otra planta nuclear del noreste de Japón, todas ellas paralizadas después del grave accidente en la central atómica de Fukushima el año pasado.

El terremoto de hoy tuvo su epicentro en el Océano Pacífico a unos 240 kilómetros de las costas de Miyagi, en cuya capital, Sendai, el aeropuerto tuvo que ser evacuado y una quincena de vuelos fueron cancelados.

Las olas del tsunami no causaron víctimas, aunque una decena de personas registraron algunas heridas y contusiones, en su mayoría leves, en las zonas de Tohoku y Kanto (donde se encuentra Tokio) a causa del fuerte temblor de 7,3 grados y otro de 6,2 grados que lo siguió 13 minutos después.

Según la televisión pública NHK, los de este viernes podrían ser réplicas del movimiento telúrico del 11 de marzo de 2011, ya que su hipocentro se ha situado muy cerca del de aquella ocasión.

Además, la Agencia Meteorológica nipona advirtió de que durante una semana se pueden producir nuevas réplicas de hasta 6 grados Richter en esa zona.

El último terremoto de más de 7 grados vivido por Japón tuvo lugar el 14 de agosto, aunque en esa ocasión el temblor, de 7,3 grados, tuvo su epicentro cerca de la isla rusa de Sajalin y no provocó alerta de tsunami.

El de hoy hizo que el primer ministro japonés, Yoshihiko Noda, que se disponía a dar un discurso en plena campaña electoral nipona, cancelara el acto y regresara a sus oficinas para seguir de cerca la información.

Además, inmediatamente después del terremoto, las redes sociales se pusieron en marcha para compartir información útil, como el caso de Twitter, que pidió a sus usuarios japoneses que utilizaran "hashtags" como "terremoto", "tsunami" y "evacuación" para jerarquizar los datos sobre el temblor.

Por su parte, las compañías proveedoras de telefonía móvil en Japón, NTT Docomo, Softbank y AU, abrieron un "tablón de anuncios" especial para dejar y escuchar mensajes de los posibles afectados y, entre otras cosas, evitar saturar las líneas.

El país se encuentra ubicado sobre la confluencia de tres placas tectónicas, por lo que está relativamente acostumbrado a seísmos que, en su mayoría, no tienen consecuencias graves por las estrictas normas de construcción en vigor y la rigurosa preparación de su población.


  • Lisa08/12/12 00:00
    Me da mucha pena esta noticia porque a los japoneses siempre les tiene que pasar algo, y también me alegro porque no a habido que lamentar heridos ni muertes.
  • José S.07/12/12 00:00
    La última vez que estuve en Japón tuve que dormir-- eso sí en un suelo de tatami'-- con un silbato, un bate de béisbol y un casco protector para mi cabeza. Me dijeron que en caso de terremoto estos son los implementos esenciales. La costumbre que los japoneses tienen de experimentar temblores de tierra no acaba de acostumbrarlos a una posible catástrofe. Como bien dice la noticia el señor Noda está inmerso en plena campaña electoral a la que se vió obligado por el partido mayoritario de la oposición en la Dieta nipona. Y es que parece que los 'terremotos' políticos están tan a la orden del día en la tierra del sol naciente como los movimientos sísmicos. El verano pasado el primer ministro japonés no pudo por menos que autorizar la puesta en marcha de dos de las cincuenta centrales nucleares con las que cuenta el país debido a la gran demanda de energía requerida sobre todo en época estival. Esto fue aprovechado por Shinzo Abe, líder del partido mayoritario de la oposición y aparentemente con muchas posibilidades de suceder al señor Noda, para criticar al jefe del ejecutivo nipón. El debate sobre la continudad de la energía nuclear en Japón parece estar muy influenciado por la proclividad sísmica de su territorio y es esta misma predisposición la que puede tener implicaiones políticas para el gobierno de la nación. Particularmente también teniendo en cuenta lo mal que se inspeccionó a TEPCO sobre todo después del trágico tsunami de 2011 y la desacarada actitud mentirosa del equipo de dirección que mintió a la opinión pública sobre el estado técnico de Fukoshima Daiichi y el resto de las centrales niponas. Y a todo esto sin un control estricto por parte del ministerio correspondiente dentro del gobierno de Noda. En fin, veremos que pasa cuando tiemble la tierra en Japón de nuevo... Un saludo a todos.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual