Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

En Londres

Hallada muerta la enfermera que sufrió una broma por el embarazo de Catalina

La enfermera de un hospital londinense contestó la llamada de dos locutores que se hicieron pasar por la reina Isabel II y el príncipe Carlos. Este viernes la han encontrado muerta en su domicilio.

Ramón Abarca (Efe). Londres Actualizada 07/12/2012 a las 19:20
13 Comentarios
Policías a la entrada de la casa de la enfermeraAFP

La muerte este viernes de una enfermera que fue víctima de una broma radiofónica sobre el embarazo de la esposa del príncipe Guillermo, Catalina, conmocionó al Reino Unido y a los duques de Cambridge, que aseguraron estar "profundamente apenados"

Jacintha Saldanha fue la enfermera del hospital King Edward VII que contestó el pasado martes la llamada de dos locutores australianos que se hicieron pasar por la reina Isabel II y el príncipe Carlos, y a los que se informó sobre el estado de la duquesa de Cambridge, ingresada por fuertes náuseas provocadas por su embarazo.

La enfermera, de 46 años y madre de dos hijos, apareció este viernes inconsciente en un domicilio cercano al hospital y posteriormente fue declarada muerta tres días después de que la falsa llamada protagonizara titulares en todo el mundo.

Aunque la policía no confirmó la causa del fallecimiento, los medios británicos apuntan a que se trata de un supuesto suicidio.

Los duques de Cambridge, a través de un comunicado, dijeron que están "profundamente apenados"
por la muerte de la enfermera, que formaba parte del equipo que atendió durante cuatro días en el hospital a Catalina, que fue dada de alta este jueves.

"Su alteza real fue cuidada maravillosamente bien en todo momento por todos en el hospital King Edward VII, y sus pensamientos y oraciones están con la familia, amigos y compañeros de Jacintha Saldanha", rezó el comunicado.

Fue el hospital el encargado de confirmar la muerte y su director, John Lofthouse, reveló que Saldanha, a la que calificó como una enfermera "de primera" que había cuidado a cientos de pacientes, llevaba más de cuatro años trabajando en el King Edward VII, el centro hospitalario utilizado habitualmente por la familia real británica. Lofthouse expresó su "profunda tristeza" y aseguró que "el hospital le había estado dando apoyo en un momento difícil".

La llamada contestada por la fallecida, que no es de nacionalidad británica, se produjo el pasado 4 de diciembre a las 5.30 GMT y en ella los locutores de la cadena australiana 2Day FM se hicieron pasar por Isabel II y Carlos, abuela y padre del príncipe Guillermo.

Desde recepción, Saldanha que cogió el teléfono porque a esas horas no había ningún recepcionista, transfirió la llamada a la habitación, donde la atendió otra enfermera, que comunicó a sus interlocutores que la paciente se encontraba bien.

"Ahora mismo está durmiendo y de momento ha pasado una noche sin incidentes. Le hemos dado líquidos y está estable", explicó la enfermera, según se pudo oír en la emisora australiana.

Tras el incidente, que tuvo una repercusión enorme en los medios británicos, el hospital King Edward VII se disculpó por haber caído en la encerrona y aseguró que revisaría sus procedimientos internos para evitar más intrusiones.

El centro hospitalario quiso aclarar que la enfermera no fue sancionada por lo ocurrido y portavoces de la familia real británica confirmaron que no habían presentado ninguna queja al hospital por facilitar información por error sobre el estado de Catalina.

"Todo lo contrario, ofrecimos nuestro total y más sincero apoyo a las enfermeras y personal del hospital en todo momento", sostiene el comunicado del Palacio de Saint James, residencia oficial de los duques de Cambridge.

El ingreso de Catalina, de 30 años, el pasado lunes por fuertes náuseas y vómitos, provocó el anunció de que la duquesa estaba embarazada, una noticia que tuvo una enorme repercusión y que hizo que medios de comunicación de todo el mundo acampara en la puerta del centro hospitalario.

Se trata del primer hijo de la pareja, que se casó el 29 de abril de 2011, y el bebé se convertirá en el tercero en la línea de sucesión al trono, tras su padre el príncipe Guillermo y su abuelo el príncipe Carlos.

Los dos presentadores responsables de la broma, Mel Greig y Michael Christian, que imitaron las voces de la reina y su hijo, explicaron durante su programa que había sido "la falsa llamada más fácil" y reconocieron que sus acentos británicos fueron "terribles".

Después de que los responsables del hospital amenazaran con emprender acciones legales, los locutores y la cadena pidieron disculpas públicamente


  • belen08/12/12 00:00
    Para todos aquellos que dicen que es una tontería suicidarse por este motivo, les digo que hay que tener mucho cuidado con quien se bromea. Si la persona objeto de la broma tiene problemas personales y está pasando por un mal momento y/o padece depresión...una broma que además transciende a la prensa de medio mundo, puede acabar de esta forma. Asi que cuidadito con las bromas que se gastan si no se conoce a la persona de/con la que te pretendes reir..Sin ir mas lejos me viene a la cabeza el terrible problema del acoso escolar. Asi que #4 Ricky...de ridículo, en mi opinion, tiene poco.
  • Atlas08/12/12 00:00
    Vaya... vaya, parece que esta enfermera ha sido suicidada. Cómo funciona MI6.
  • Aguila de Patmos.08/12/12 00:00
    Hasta en las bromas hay un límite ético y estético, pero como estamos "jartos" de las "bromas" de los políticos, al menos aquí por algo radiofónico nadie se suicida...
  • pepe08/12/12 00:00
    Creo que la difunta estaba demasiado impactada, primero, por atender a unos royals en el hospital, es decir, como si fueran estrellas de cine, y después, por verse ridiculizada en todo el mundo. Algo parecido a la mujer que estropeó el Ecce homo. Esa supuesta fama mundial es falsa, porque nadie sabe en realidad quien es el protagonista de la noticia. Sintió como si todo el planeta por internet se riera de ella. Y no ha podido superar la paranoia.
  • josechu08/12/12 00:00
    La roma puede ser el detonante de una persona que lo este pasando mal por alguna cosa: La causa podria haber sido la bronca que le echarian o vete tu a saber si le habian dado ya la carta despido.
  • garcía 08/12/12 00:00
    También existe la posibilidad de que le comunicara el hospital que estaba despedida. Con estas u otras palabras... Quizá por eso dice PROSKRITO que "de haber sido un sindicalista (español en España, no inmigrante en Inglaterra) el bromeado, el hecho se la hubiera traído al pairo y todos tan felices y contentos".
  • PROSKRITO08/12/12 00:00
    Eso es lo que pasa cuando se tiene un alto grado de responsabilidad en el trabajo, que si a uno le meten un gol, como es el caso, a veces resulta muy difícil digerirlo y recuperarse. De haber sido un sindicalista el bromeado, el echo se la hubiera traído al pairo y todos tan felices y contentos.
  • pep08/12/12 00:00
    Es cieto que no todas personas reaccionariamos igual ante la presion que esta pobre señora ha sufrido, aunque ahora digan lo contrario. Y a todos periodistas que se dedican a esto, que se pregunten como les sentaría a su "santa" madre si se lo hicieran
  • Dip08/12/12 00:00
    Ayer iba a explicar lo mismo que ha dicho Belén. Muchos no saben lo que puede suponer pillar a una persona en un momento crítico de su vida, tal vez con la autoestima por los suelos y en plena depresión grave. Me impactó mucho esta noticia, mientras que la noticia de la broma en sí, que como se puede ver en este periódico al menos quedó con 0 comentarios, me pareció insulsa, vulgar y poco ingeniosa.
  • Pepe1307/12/12 00:00
    No es como para suicidarse, pero hay bromas de radio que son de muy mal gusto. Personalmente cambio de emisora porque me resultan desagradables
Ver más comentarios





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual