Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Reelección de Obama

La victoria de Obama reabre el debate de la austeridad en Europa

La reelección de Barack Obama como presidente de EE.UU. ha supuesto un espaldarazo a su política de estímulo económico y también a su papel como contrapeso a la austeridad que abraza la Unión Europea.

PACO G. PAZ. Madrid Actualizada 07/11/2012 a las 16:49
0 Comentarios
Antes de teñirse de azul, el Empire State lució los colores de la bandera americanaAFP

La reelección de Barack Obama como presidente de EE.UU. ha supuesto un espaldarazo a su política de estímulo económico y también a su papel como contrapeso a la austeridad que abraza la Unión Europea, inmersa en una recesión. 

Tras una campaña reñida hasta el límite, Obama ha obtenido la confianza del pueblo estadounidense para gobernar durante cuatro años más, pese a que su gestión económica ha sido su principal 'talón de Aquiles' casi hasta el final.


Uno de los principales retos, "el precipicio fiscal"

El principal reto que tiene ante sí, según los analistas, es lograr un acuerdo en el Congreso para evitar el llamado "precipicio fiscal", unos aumentos impositivos y recortes de gastos de 600.000 millones de dólares que entrarían en vigor en 2013, lo que tendría efectos catastróficos.

Este mismo miércoles, la agencia de rating Fitch afirmaba que, si Obama no frena estos recortes y aumenta el techo de deuda, la economía estadounidense se verá abocada a una "innecesaria y evitable recesión", además de a un aumento del paro por encima del 10 %.

Aumentar el techo de gasto

De manera que para evitar la recesión y el desempleo, EE. UU. -según Fitch- debe aumentar su techo de gasto por encima de los 16,39 billones actuales. Si no lo consigue, dicen los expertos, EE. UU. perderá la máxima calificación crediticia, la 'AAA', en tanto que si logra un acuerdo podrá afianzar la recuperación y elaborar un plan creíble de consolidación fiscal.

Vale la misma recta que para Europa

Si ésta es la medida apropiada para el gigante económico, ¿porque no se aplica la misma receta para las economías europeas, ahogadas por el recorte en el gasto público y la falta de inversión?, se preguntan los analistas.


Las respuestas son varias. Para Santiago Carbó, catedrático de Economía y Finanzas de la Bangor Business School (Reino Unido), el principal problema es la credibilidad que inspira EE. UU. en los mercados, lo que le capacita para caminar por la senda del gasto sin hacer tambalear a los mercados.


En Europa, la situación es distinta. "No tenemos un modelo de moneda única completa, lo que nos obliga a mantener equilibrios difíciles. Por tanto, nunca vamos a ser creíbles si España, Italia o Grecia siguen gastando sin control. Son países que no han resuelto la crisis y que siguen teniendo problemas muy graves", ha apuntado.

Carbó opina, por tanto, que "Europa no puede renunciar a la austeridad", aunque sí debería combinarla con una estrategia para el crecimiento. "Ésto es lo que Estados Unidos reclama a Europa".

El analista de Renta 4, David González, coincide en destacar a Obama como un defensor de combinar la austeridad con políticas que impulsen el crecimiento, por lo que cree que EEUU seguirá "ejerciendo de contrapeso a la defensa a ultranza de la austeridad de la canciller alemana Angela Merkel, algo que también beneficiaría a España".

De momento, la imposición de los recortes en Europa está lejos de atenuarse, pese a que, como opinan los expertos, estas medidas provocan un agravamiento de la recesión y la destrucción de empleo.

Datos de Europa

Precisamente este miércoles, la Comisión Europea (CE) rebajó sus previsiones de crecimiento para la zona euro y pronosticó una contracción del Producto Interior Bruto (PIB) del 0,4 % para este año y un tímido avance del 0,1 % para 2013.

Para España, la CE prevé una contracción del 1,4 % este año y el próximo, estimaciones peores de las que tiene el Gobierno español, lo que podría abrir la puerta a que se considere una relajación en la senda de reducción del déficit.

En los últimos meses, la Comisión Europea ha tomado conciencia de la importancia de que el camino del ajuste no sea muy brusco, por las consecuencias perniciosas que genera.

Evitar el "precipicio fiscal"

El vicepresidente económico de la CE, Olli Rehn, pidió a Obama y a todas las fuerzas políticas del país que conviertan en su prioridad el alcanzar un pacto para evitar el llamado 'precipicio fiscal'.

Para Rehn es importante que EE. UU. fije un ritmo sostenido de consolidación fiscal, en lugar de una caída brusca, "tanto por el bien de los propios Estados Unidos como por el de la economía mundial".

Sin embargo, han comenzado a surgir voces que piden que también en España el ritmo de recortes sea más pausado. "Es importante que ajustemos las cuentas con un compromiso firme y creíble, pero también que no nos pasemos", indica Santiago Carbó. "Si nos obligan a reducir aun más el gasto publico, y a abrazar más austeridad sin una compensación, entonces España estará peor dentro de un año", concluye. 







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual