Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Campus oscense

"Could you pass me the salt, please?"

El inglés se sienta a la mesa en una actividad organizada por el área de Cultura del campus de la Universidad de Zaragoza en Huesca.

Javier Sánchez. Huesca Actualizada 17/11/2011 a las 09:38
10 Comentarios
Sloane Goldstein (izq.) conversando con Carmen PlanaJAVIER SÁNCHEZ

Muchos de los que hayan estudiado inglés en un momento determinado de su vida pueden saber cómo se pide en la mesa el salero o la jarra del agua. Pero, ¿Y mantener una conversación sobre las elecciones generales con un invitado angloparlante? Las facultad de Empresa y Gestión Pública y la Escuela Politécnica Superior de Huesca han puesto en práctica la actividad ‘Comer en Inglés’, que permite, en las cafeterías de ambos centros, mantener una conversación distendida en este idioma con alumnos ‘erasmus’ o visitantes. Ya sea para ampliar conocimientos o bien para desempolvar los ya adquiridos, todo el que quiera es bienvenido en esta ‘English corner’ oscense, todos los miércoles, de 14.15 (a las 14.30 en la Politécnica) a 16.00.

“Tenemos nuestra propia mesa”, explica Rasa Pachutko, organizadora de la actividad junto a su compañera Consuelo Caprivoli, italiana, al tiempo que señala una de las mesas de la cafetería de la facultad de Empresa, decorada con una bandera inglesa. “También traemos prensa de habla inglesa, con el fin de que surjan temas de conservación y tenemos la suerte de contar además entre nosotros con una amiga americana, ya que el inglés no es nuestra lengua materna”, relata Rasa.

Rasa y Consuelo, son alumnas del programa de Voluntariado Europeo y decidieron organizar esta actividad a petición del Área de Actividades Culturales del campus oscense de la Universidad de Zaragoza. “Vamos a estar aquí 9 meses y esta iniciativa no está sirviendo para poder conocer a gente y poder practicar también esta lengua. Antes estuve en Valladolid y de no practicarlo se me estaba olvidando”, asegura Pachutko. Piensa, asimismo, que los oscenses que han acercado hasta el momento a compartir con ellas la mesa “tienen un buen nivel de inglés. Es algo que nos sorprende, porque por lo general, los españoles no suelen hablarlo tan bien”.


Perder la vergüenza


La amiga americana a la que se refería Rasa es Sloane Goldstein y ha viajado hasta Huesca desde California para estudiar Ciencias del Deporte. “Me enteré de esta actividad y decidí venir, porque quiero ayudar a la gente en el aprendizaje de este idioma”, asegura. En su opinión, lo que más cuesta a los españoles es la pronunciación. Reconoce también que el inglés puede resultar una lengua difícil de aprender y anima a todo aquel que lo esté haciendo “a perder la vergüenza” a la hora de ponerla en práctica.

Quienes no tienen ninguna vergüenza a la hora de practicar el idioma son Ana Belenguer y Daniel Villacampa, estudiantes de Magisterio y de Química, respectivamente. “Es la primera vez que venimos y queríamos probar a ver qué tal. De momento, nos estamos conociendo. Además, se trata de una rutina de un día a la semana, que permite que no se te olvide el idioma”, asegura Ana. “En mi opinión, lo más importante es coger fluidez, ya que te encuentras en una situación en la que tienes que hablar con los demás y no te queda otra que tener esa agilidad”, añade la joven. Para su compañero, resulta, por otra parte, muy enriquecedor poder compartir esta actividad con hablantes nativos. “Nos ayudan con la pronunciación y adquirir vocabulario que nos puede faltar”, asegura Daniel.

También se ha acercado a compartir la comida, precisamente, una profesora de inglés, Carmen Plana, quien asegura que se trata de una buena oportunidad para poder practicar inglés a un buen nivel, algo que no puede hacer normalmente. “Es mi primer día y espero poder encontrar gente que hable inglés de una forma más o menos fluida, así como poder llevar conversaciones sobre cosas que nos puedan interesar a todos, como la actualidad, cine, música…”, comenta Carmen. Sobre la mesa, promete olvidarse de su trabajo como docente. “En el lenguaje oral no se es tan exigente como en el escrito. Se permiten más fallos porque lo que importa es comunicarse”, añade.


  • José Ramón MIRANDA17/11/11 00:00
    Las comidas no tienen acento sino sabor. A los redactores de Heraldo les pediría que cuidasen el estilo. No hay comidas con "acento inglés", sino con sabor ingés o al estilo inglés.
  • Jospo17/11/11 00:00
    EL habito dice que hace al monje, y es verdad, practicando es como se aprenden los idiomas.. pero claro solo en las comidas... no es suficiente. Se deberia llevar la experiencia a otros ambitos de la vida, como ir a comprar, pedir trabajo, ir al banco,( situaciones reales) que podrian sacarnos de un apuro o ayudarnos a tirarnos a la piscina. Por cierto, esto tambien es un nicho economico y propongo que lo hagais con otras lenguas... no se ir a ver un museo en frances, trabajar en la fabrica en aleman, practicar el Bunga-buna en italiano....
  • Riff Raff17/11/11 00:00
    Pienso que si uno no puede ir a un pais a aprenderlo, pues oye, no está mal hacer lo que viene a mano, no? no es tan absurdo el método. Alguien para quedar en otros ámbitos? me apunto!
  • maria17/11/11 00:00
    Muy buen titular y reportaje, sí señor.
  • Quique17/11/11 00:00
    Lo que hay decorando la mesa no es la bandera de Inglaterra si no la bandera de Reino Unido. Es como confundir la bandera española con la aragonesa. Por lo demás me parece una iniciativa muy buena.
  • Hansel&Gretel17/11/11 00:00
    Seria bonito que otras lenguas tambien se introdujeran tanto en la Universidad como en la sociedad aragonesa ( tanto las nuestras como de fuera).
  • señor señor17/11/11 00:00
    A los españoles por lo general nos falta la fluidez de hablar con esa naturalidad que tienen los nativos. Ya lo dijo muy bien Luis Merlo en un monólogo de "El club de la comedia": El idioma más hablado en España es el inglés nivel medio.
  • minax17/11/11 00:00
    ¿Por qué insisten en aprender un idioma así? Los idiomas se aprenden en los países donde se hablan. Un mes en el país equivale a cien meses aprendiendo con métodos absurdos.
  • Marina Suárez17/11/11 00:00
    Creo que es un buen método para practicar este idioma ya que es muy importante y la gente no lo valora demasiado. Además el tener la oportunidad de poder mantener una conversación con hablantes nativos es genial porque te pueden ayudar en la pronunciación o en cualquier palabra que no sepas decir. Si yo fuese más mayor, iría a probar esta actividad sin dudarlo. Me encanta el inglés.
  • Jorge17/11/11 00:00
    Por qué se está dejando tanto de lado el francés?





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual