Claves y normativa

El Consejo Escolar aprobará por un mínimo de 2/3 de sus miembros la participación en la convocatoria. Forman parte del Consejo Escolar padres (5), profesores (7), un representante del personal no docente y un representante del Ayuntamiento.
El equipo directivo, en colaboración con el profesorado, representantes de las familias, las asociaciones de padres, personal de administración y servicios, auxiliares de educación infantil y personal del servicio de comedor.
El horario general del centro deberá respetar el horario de apertura actual. Si ahora un colegio tiene clases de 9.00 a 16.30, deberá seguir abierto en ese horario aunque con un reparto diferente de las horas lectivas. Los servicios de comedor y transporte tendrán que estar garantizados. El proyecto deberá contar exclusivamente con los recursos humanos y materiales de los que disponga el centro.
La comisión anterior elaborará un proyecto educativo y lo enviará al Departamento de Educación antes del 3 de marzo. La Administración verificará si el proyecto cumple los requisitos y lo remitirá al centro antes del 9 de marzo. Una vez visado, deberá ser votado en el claustro y aprobado por al menos 2/3 de sus miembros. Después se abre un proceso de información a las familias y se convoca la votación de los padres.
El proyecto debe contar con el voto favorable del 55% del censo de las familias (o representantes legales). Padres y madres tendrán voto individual, siguiendo la recomendación del Consejo Escolar de Aragón (inicialmente se contemplaba un solo voto por familia). La fecha límite para las votaciones será el 8 de abril.
En el periodo de mediodía, tras la finalización de las clases (por ejemplo, entre las 14.00 y las 16.30) deberá haber al menos un docente en el centro para desarrollar actividades de refuerzo gratuito para el alumnado.
Puede haber uno o dos recreos con una duración máxima en total de 30 minutos para Primaria y 45 para Infantil.
Sí. Cada colegio evaluará su nuevo horario al final del curso escolar a través de una comisión formada por el equipo directivo, un representante del profesorado y otro de la asociación de padres. Además, la Administración, a través de la Inspección Educativa, también hará un informe y velará por el correcto desarrollo del programa. Si no se cumplen los objetivos y los requisitos del proyecto, se apercibirá al centro, se le instará a realizar los cambios necesarios y, en última instancia, se podrá revocar la autorización.
El cambio tiene una vigencia mínima de tres años. Superados los tres cursos de implantación con informe positivo de evaluación por parte del centro y de la Inspección Educativa, se considerará autorizado definitivamente. La orden añade que si se detectan "disfunciones graves" del funcionamiento del centro y/o de los servicios complementarios (como el comedor o el transporte escolar), la Inspección evaluará y propondrá modificaciones.
Si las familias rechazan el cambio en la votación, la jornada continua no se podrá volver a plantear hasta transcurridos dos años.

Dos ejemplos de jornada partida y continua en Aragón

Jornada Continua

El colegio Monzón III abrió en septiembre de 2013 y la DGA lo eligió como centro piloto para la jornada continua. Este es su horario:

9.00 a 9.55 1ª clase
9.55 a 10.50 2ª clase
10.50 a 11.10 Recreo
11.10 a 12.05 3ª clase
12.05 a 13.00 4ª clase
13.00 a 13.10 Recreo
13.10 a 14.00 5ª clase
14.00 a 15.00 Comedor
15.00 a 16.00 Recogida de los alumnos que se quedan al comedor
extraescolares a partir de las 16.00

Jornada Partida

El modelo más habitual de jornada escolar en Aragón es de 9.00 a 16.30, aunque hay otros horarios diferentes dentro de la jornada partida. Un ejemplo de colegio con jornada partida:

9.00 a 10.00 1ª clase
10.00 a 11.00 2ª clase
11.00 a 11.30 Recreo
11.30 a 12.30 3ª clase
12.30 a 15.00 Comedor y extraescolares
15.00 a 15.45 4ª clase
15.45 a 16.30 5ª clase
Extraescolares a partir de las 16.30

El ejemplo de Monzón, un municipio rural de 17.000 habitantes

El colegio público Monzón III fue el primero de Aragón con jornada continua y un espejo en el que se quieren mirar otros. El Monzón III afronta su tercer curso con la jornada continua, con horario lectivo de 9.00 a 14.00. Era un centro de nueva construcción y el anterior Gobierno decidió aplicar la jornada continua de forma experimental. Padres, profesores y equipo directivo están muy satisfechos con esta experiencia en su tercer curso. Las familias destacan que les permite conciliar mejor su vida laboral y familiar, y que los niños no llegan a casa tan cansados.

“La experiencia es muy positiva tanto para las familias como para el profesorado. Toda la comunidad educativa está muy contenta. Las familias valoran la posibilidad de tener más tiempo por la tarde con los niños. Algunos padres pueden conciliar ya que pueden comer con ellos y verlos antes que en otros centros”, afirma el director, Ramón Coll.

Las clases son de 9.00 a 14.00. El horario del comedor, de 14.00 a 16.00. Y después comienzan las actividades extraescolares, que organiza la asociación de padres, como gimnasia, música o patinaje. Las extraescolares no tienen mucha demanda porque la mayoría de los niños que se van a comer a casa ya no vuelven al centro. El colegio es de una única vía y todas las clases están completas. Tiene 222 alumnos y 18 profesores.

"Los niños están más atentos y descansados"

“Al terminar las clases a las 14.00, tenemos tiempo para preparar actividades y proyectos por la tarde. Si acabáramos las clases a las 17.00, quizás no estaríamos metidos en tantos proyectos”, señala el director. El CEIP Monzón III participa en un proyecto Proyecto Erasmus+ con un centro de Polonia, otro de inteligencia emocional y un taller de radio (recientemente colaboraron en el programa ‘Hoy por hoy’ de Gemma Nierga en Monzón).

“Como docente fue un cambio importante ya que pudimos aglutinar las actividades por la mañana cuando los niños rinden más. Se ve que los niños están más atentos y no tan cansados como cuando van por la tarde al colegio, sobre todos para los grupos de los más pequeños. Es interesante y muy recomendable. Ellos aguantan muy bien la mañana, y luego pueden comer y dormir, y se respeta mejor su ritmo”, señala la maestra de Infantil y secretaria Pilar Espuña.

"Más libertad por la tarde para los padres"

"El colegio tiene mucha demanda por el horario y muchos se quedan fuera por falta de plazas", afirma Jessica Paloma, que ha sido presidenta de la asociación de padres y madres hasta hace quince días. Jessica destaca que la situación socioeconómica de Monzón, como núcleo industrial, con muchos padres trabjando en fábricas y empresas locales a turnos facilita que puedan recoger a sus hijos a mediodía.

La empresaria Maite Canales lleva por primera vez este curso a sus dos hijos a 4º y se muestra “encantada" con la jornada continua. "Trabajo y he tenido que hacer una reducción laboral para estar con mis hijos por la tarde. Creo que la jornada continua es buena si un miembro de la familia puede estar por la tarde con los niños”, afirma.

El atleta Eliseo Martín también lleva a sus hijos a este colegio: “Estamos muy contentos. Los niños se han adaptado muy bien y nos da más libertad por la tarde para que puedan descansar al mediodía y hacer extraescolares. Vemos más ventajoso este horario”.

Quejas por el recorte en el transporte

Al colegio Monzón III acudían hasta el pasado curso dos líneas de autobuses, una procedente del barrio periférico de La Carrasca y otra que iniciaba su recorrido desde el núcleo agregado de Selgua. Este año se decidió suprimir una de esas líneas para economizar gastos, una medida que generó ciertas quejas entre los padres de estos enclaves. Finalmente se acordó que el autobús partiera 10 minutos antes desde Selgua para recoger a los escolares de La Carrasca.

Tú opinas

¿Estás a favor de la jornada continua en los colegios?

Si
No

En caso de que tu colegio modifique el horario ¿Cambiarías a tu hijo de centro?

Si
No

Vídeos

Opinión de los padres

Opinión de los profesores

Autores
P. Figols y Jose Luis Pano Cuello / Redacción de Heraldo de Aragón
Rubén Torres / Diseño y maquetación
M. Ordovás y D. García / Video
Mapi Rodríguez y Elena de la Riva / Documentación