CONCILIACIÓN ESCUELA / TRABAJO

¿En qué medida le afectan las fiestas escolares, días no lectivos o vacaciones escolares, con respecto a su actividad personal y/o laboral?

Mucho

29.9%

Bastante

35.4%

Poco

14.1%

Nada

17.5%

NC

3.2%
¿Cree usted que deberían eliminarse los días no lectivos, entre semana, que no coincidieran con festivos laborales?

Totalmente, la mayoría

68.7%

No, hay que mantenerlos

29.8%

NS/NC

1.5%
¿Cree usted que las vacaciones escolares deberían agruparse en tres grandes bloques: verano, Navidad y Pascua?

73.8%

No

23%

NS/NC

3.2%
¿Cree usted que los colegios deberían permanecer abiertos y ofrecer actividades alternativas durante parte de las vacaciones escolares para facilitar la conciliación?

20.3%

No

69.4%

NS/NC

10.3%
¿Cree usted que debe adoptarse la jornada continua en la escuela?

21.9%

No

60.8%

NS/NC

17.3%
¿Cree usted que adaptando nuestro horario con Greenwich (sin adelantar los relojes) mejoraría el rendimiento escolar y la vida cotidiana?

35.1%

No

26.7%

NS/NC

38.2%
¿Cree usted que desde el Gobierno se deberían tomar medidas para facilitar la conciliación familiar y laboral en la empresa privada, en igualdad de condiciones con las que ya ofrece la administración pública?

77.6%

No

20.4%

NS/NC

2%
Ficha técnica de la encuesta
Ámbito Aragón
Universo Residentes de 18 y más
Muestra 450 Unidades
Método Entrevista telefónica
Muestreo Aleatorio simple para el elem. muestral con cuotas de sexo - edad
Nivel de confianza 95,5 % Siendo P=Q=0,5
Margen de error +/- 4,71 %
Fecha 3 de marzo de 2016
Realización A + M

Conciliar el calendario escolar y el laboral es complicado. Cada vez que llega un puente (como el último de la Cincomarzada en Zaragoza) o unas vacaciones escolares (como, en breve, las de Semana Santa) miles de familias hacen cábalas y equilibrios para organizar la vida familiar. Siete de cada diez aragoneses piden que se supriman los días no lectivos entre semana que no coinciden con los festivos laborales, según una encuesta de A+M para HERALDO DE ARAGÓN que refleja las dificultades de las familias para conciliar. El 65% considera que los días no lectivos y las vacaciones escolares le afectan "mucho" o "bastante" a su actividad personal y/o laboral. El 69% afirma que habría que eliminar los días no lectivos entre semana que no coinciden con los festivos laborales.

Para el 74% de los encuestados, las vacaciones escolares deberían agruparse en tres grandes bloques: verano, Navidad y Semana Santa. Siete de cada diez consideran que no es necesario que los colegios permanezcan abiertos durante las vacaciones escolares y ofrezcan actividades alternativas para facilitar la conciliación.

Al viejo debate de cómo organizar los puentes y el calendario escolar se suma ahora el de la jornada escolar. La DGA ha aprobado una normativa que permite la implantación de la jornada continua vinculada a proyectos de innovación. Unos 150 colegios han presentado sus proyectos y ahora falta realizar votaciones en los colegios.

La división que se está viviendo en los colegios se refleja también en la encuesta. El 61% de los encuestados creen que no debe adoptarse la jornada continua en las escuelas, un 22% es favorable y un 17% no sabe o no contesta.

El debate de la conciliación también está empezando a calar en la clase política, con gestos y propuestas. Y los ciudadanos piden más. El 77% cree que desde el Gobierno se deberían tomar medidas para facilitar la conciliación familiar y laboral en la empresa privada, en igualdad de condiciones con la administración pública.

Una vieja propuesta, defendida por la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios, es adaptar nuestro horario al del meridiano de Greenwich, como el resto de países europeos (sin adelantar los relojes). El 35% de los encuestados cree que cambiar el horario mejoraría el rendimiento escolar y la vida cotidiana. El 26% cree que no y el resto no sabe o no contesta.

Opiniones

A favor

«No podemos alargar las jornadas de los niños para adaptarlas a la de los adultos»

Miriam Ortega, Portavoz de la Plataforma a favor de la Jornada Continua

El horario del colegio, ¿ayuda a conciliar?

El horario es el que es. El real, el que de verdad se aplica, es de 9.00 a 12.30 y de 15.00 a 16.30, con alguna oscilación. Ese horario no cuadra con ningún planteamiento laboral a día de hoy, tanto en jornada partida como intensiva. El actual no es compatible para nada con ningún tipo de jornada. Tampoco concuerda con ninguna reducción de jornada, a la que tenemos derecho los padres. Porque una reducción de 9.30 a 12.00 es inviable.

Los tiempos escolares, ¿deberían coincidir con los del trabajo de los progenitores?

Lo que no podemos hacer es alargar las jornadas de los niños adaptándolas a nuestras penurias. Nosotros tenemos un derecho a la negociación colectiva, podemos negociar convenios para cuadrarlos con los horarios escolares, no al revés. Lo que hay que adaptar es de lo laboral a lo escolar y no al revés. Hace falta más flexibilidad, sobre todo en los trabajos. Si no, los niños acabarán teniendo al final horario comercial, o más, porque hay algunos que ya están en el colegio más de las 8 horas, desde que entran en el servicio de madrugadores hasta la última clase o tras las extraescolares.

Y ¿en qué medida es mejor la continua para este propósito?

De entrada, tenemos que tener en cuenta que hay una gran cantidad de madres con reducción de jornadas, y es mucho más compatible con la continua. Además, la jornada continua da más flexibilidad a jornadas completas, porque hay gente que sale de trabajar a las 15.00 y podría recoger a sus hijos ya a esa hora. La partida ofrece un panorama demasiado cerrado.

El calendario actual, ¿ayuda a este propósito?

El tema del calendario es otra historia. Los días son los días. Dos o tres meses de vacaciones no los tiene nadie. Para eso están bien los programas de Abierto por Vacaciones.

¿Deberían los centros abrir 365 días al año?

Está demostrado por pedagogos que no. Nos debemos plantear si la escuela es un sitio donde nos guardan a nuestros hijos o es el lugar al que los llevamos para que se eduquen. Además, muchos entendidos no ven la correlación entre más horas lectivas y más rendimiento. Los días lectivos o las horas lectivas no es lo que nos falla.

¿Agruparía las vacaciones en tres grandes bloques?

Pienso que hacer coincidir las vacaciones con las fiestas católicas no tiene sentido, sino que deberían acomodarse a los tiempos escolares. Por ejemplo, la Semana Santa. Este año cae bien, pero cuando toca a finales de abril, nuestros hijos están más de tres meses sin vacaciones y lo notan, van cansados al colegio. Y luego les queda apenas un mes y medio de clases. En la educación, lo primero que hay que tener en cuenta son los ritmos de los niños.

¿Existe verdadera conciliación?

Pienso que la hay, pero podría haberla mucho más. El horario escolar es un escollo ahora mismo y, si se cambia, se hará más compatible. Si tú coges una reducción y no coincide con el horario escolar, no merece la pena. Otro asunto es el del ama de casa: el horario escolar es una encerrona para el que no trabaja, una condena, algo enraizado con un punto machista. La que quiera reincorporarse al mercado laboral se encuentra esclava de un horario. Y si logra un empleo a media jornada, con poco sueldo, y luego tiene que pagar 200 euros de comedor...

En contra

«Cada familia tiene sus propios horarios, y tiene que buscar la ecuación para resolverlo»

José Luis Ortega, portavoz de la plataforma a favor de la jornada partida

El horario del colegio, ¿ayuda a conciliar?

A conciliar no ayuda ningún horario porque los horarios de los padres trabajadores nunca se parecerán al de los hijos estudiantes. El horario no puede ayudar a conciliar. Y el que hay en mi colegio en la actualidad, que es de 9.15 a 16.15, ya es para mí una jornada continua.

Los tiempos escolares, ¿deberían coincidir con los del trabajo de los progenitores?

Cada familia es un mundo y tiene sus propios horarios: uno el padre, otro la madre, otro el hijo... Y hay que buscar el mínimo común múltiplo para que el hijo pueda estar con el padre o con la madre. Cada familia tendrá su ecuación para resolverlo. Unos tendrán que dejar al niño a las 8.00 y luego tendrá que pasar a recogerlo el que más pronto salga. Y la escuela ha conseguido que haya un servicio de madrugadores y actividades extraescolares tras la jornada lectiva, para poder dar servicio a todas las familias usuarias del centro.

¿En qué medida es mejor la jornada partida?

Como la conciliación del horario de los adultos y de los niños es algo personal de cada familia, creemos que los niños están mejor en la partida. Ninguna de las dos jornadas ayuda en general al horario de las familias, entonces, ¿para qué cambiar si el asunto de la conciliación no se va a mejorar?

El calendario actual, ¿ayuda a este propósito?

El calendario español es escaso, tiene unos veinte días menos que la media europea, que está en 200 días al año. Lo que la sociedad debe tener es la posibilidad de que los colegios estén abiertos, evidentemente, no con profesores, que tienen sus horarios. Y para estas innovaciones que se pretenden -asambleas, aprendizaje cooperativo...- sería muy bueno extender el calendario y dedicar esos días extra a ese tipo de cosas. Igual que ha pasado con los programas de bilingüsimo, que han logrado extender el Inglés durante la ESO una hora más.

¿Agruparía las vacaciones en tres grandes bloques?

No, en absoluto. Para empezar, el calendario tiene que ser votado por los padres porque es parte de los tiempos escolares. Lo de los tres grandes bloques estilo francés -que los franceses lo quieren quitar- conlleva unas reflexiones. En España somos muy superficiales, no se puede plantear únicamente vacaciones en febrero y mayo. Y los que no puedan atenderlos en estas fechas, ¿tendrán que pagar un pastón? En España trabajamos entre 1.700 y 1.800 horas y los niños van a la escuela 800. Si las vacaciones de los adultos son como son, tendrán que coincidir con las de los hijos. Se esté de acuerdo o no con las vacaciones religiosas, no pueden ir por libre.

¿Deberían los centros abrir 365 días al año?

Yo creo que sí. Porque es un edificio público. No debería ser obligatorio ir, pero en Francia, por ejemplo, están abiertos en julio y agosto para el que lo necesita. Y, repito, no atendido por maestros, que no tienen por qué cumplir condena, pero la sociedad necesita que su infancia tenga alternativas. Y el colegio es un buen sitio para estar.

¿Hay verdadera conciliación?

España es el país con el horario laboral más extraño que existe en toda Europa. En Alemania acaban de trabajar a las 17.00, todo el mundo, hasta el director general se va. Yo veo a muchos vecinos que llegan a las 20.00, a las 20.30... Así que no, en España no hay conciliación laboral.

Las vacaciones y el calendario en Europa

En la mayoría de los países el curso comienza a primeros de septiembre.

La excepción, los países nórdicos, Holanda, Suiza y Liechtenstein, que normalmente empiezan a mediados de agosto.

La distribución de las vacaciones varía entre países, a excepción de las vacaciones de Navidad.

Además de las vacaciones de verano, hay otros cuatro periodos principales de vacaciones escolares en Europa: vacaciones de otoño, Navidad y Año Nuevo, vacaciones de invierno o de Carnaval y las vacaciones de Primavera y Pascua.

Dentro de un mismo país, hay diferentes periodos vacacionales regionales o locales.

Ocurre en Alemania, España, Italia, Austria, Suiza, Noruega, Suecia o Reino Unido.

La duración de las vacaciones varía en toda Europa.

Las diferencias son significativas: desde las 6 semanas en algunos ‘Länder’ alemanes, hasta las 13 semanas de Lituania, Letonia, Italia, Portugal y Turquía.

Los calendarios vacacionales de Primaria se mantienen en Secundaria.

Salvo pequeñas diferencias en países como Grecia, Chipre, Lituania y Serbia.

  • Comienzo del curso escolar: 1 de septiembre.
  • Fin del curso escolar: 5 de julio.
  • Vacaciones de otoño: 2 semanas (17 octubre-1 noviembre).
  • Vacaciones de Navidad/Año Nuevo: 2 semanas (19 diciembre-3 de enero).
  • Vacaciones de invierno: 2 semanas, con diferentes fechas según zona (entre febrero y marzo).
  • Vacaciones de primavera: 2 semanas, con diferentes fechas según zona (entre abril y mayo).
  • Vacaciones de verano: 8 semanas y media (5 julio-1 septiembre).
  • Otros festivos: 7 días.
  • Comienzo del curso escolar: entre el 7 y el 16 de septiembre.
  • Fin del curso escolar: entre el 3 y 16 de junio.
  • Vacaciones de otoño: no hay.
  • Vacaciones de Navidad/Año Nuevo: entre 12 a 14 días entre el 22-24 de diciembre y el 5 de enero.
  • Vacaciones de invierno: entre 1 y 5 días en febrero.
  • Vacaciones de primavera: entre 2 y 6 días entre el 24 y el 30 de marzo.
  • Vacaciones de verano: 12-13 semanas entre junio y septiembre.
  • Otros festivos: 4 días.
  • Comienzo del curso escolar: 15-21 septiembre.
  • Fin del curso escolar: 9 de junio.
  • Vacaciones de otoño: no hay.
  • Vacaciones de Navidad/Año Nuevo: 18 diciembre – 3 enero.
  • Vacaciones de invierno: 8-10 febrero.
  • Vacaciones de primavera: 21 marzo – 1 abril.
  • Vacaciones de verano: unas 13 semanas, del 9 junio a mediados de septiembre.
  • Otros festivos: 3 días, más festividades locales.
  • Comienzo del curso escolar: 11 de septiembre.
  • Fin del curso escolar: 15 de junio.
  • Vacaciones de Navidad/Año Nuevo: 2 semanas, del 24 de diciembre al 7 de enero.
  • Vacaciones de primavera: 2 semanas, del 25 de abril al 6 de mayo.
  • Vacaciones de verano: unas 12 semanas, entre el 16 de junio y el 10 de septiembre.
  • Otros festivos: 6 días.
  • Comienzo del curso escolar: 1 de agosto.
  • Fin del curso escolar: 31 de julio.
  • Vacaciones de otoño: de 3 a 13 días entre el 30 de septiembre al 7 de noviembre.
  • Vacaciones de Navidad/Año Nuevo: de 11 a 18 días entre el 18 de diciembre al 11 de enero.
  • Vacaciones de invierno: entre 0 y 12 días, entre el 28 de enero y el 20 de febrero.
  • Vacaciones de primavera: de 6 a 17 días entre el 7 de marzo y el 9 de abril.
  • Tercer periodo: de 0 a 11 días entre el 6 y el 28 de mayo.
  • Vacaciones de verano: 6 semanas entre el 7 de julio y el 13 de septiembre.
  • Otros festivos: unos 10 días, dependiendo de la región.
  • Directiva estatal, cada ‘länder’ o región ajusta el calendario.
  • Comienzo del curso escolar: 10 de agosto.
  • Fin del curso escolar: 24 de junio.
  • Vacaciones de otoño: de 12 al 16 de octubre.
  • Vacaciones de Navidad/Año Nuevo: del 21 de diciembre al 1 de enero.
  • Vacaciones de invierno: del 15 al 19 de febrero.
  • Vacaciones de primavera: del 21 al 28 de marzo.
  • Vacaciones de verano: comienzan el 25 de junio.
  • Otros festivos: 3 días.
  • Comienzo del curso escolar: el 7 o el 14 de septiembre, dependiendo de la zona.
  • Fin del curso escolar: el 1 o el 8 de julio, dependiendo de la zona.
  • Vacaciones de Navidad/Año Nuevo: 2 semanas, del 24 de diciembre al 6 de enero.
  • Vacaciones de invierno: 1 semana, entre el 1 y el 20 de febrero.
  • Vacaciones de primavera: 1 semana, del 19 al 29 de marzo.
  • Tercer periodo: 4 días, del 14 al 17 de mayo.
  • Vacaciones de verano: unas 9 semanas, entre julio y septiembre.
  • Otros festivos: 7 días.
  • Comienzo del curso escolar: primera semana de septiembre.
  • Fin del curso escolar: finales de junio.
  • Vacaciones de otoño: 1 semana, del 26 al 30 de octubre.
  • Vacaciones de Navidad/Año Nuevo: 2 semanas, del 23 de diciembre al 5 de enero.
  • Vacaciones de invierno: 2 días, 18 y 19 de febrero.
  • Vacaciones de primavera: 15 días, del 18 de marzo al 1 de abril.
  • Vacaciones de verano: unas 9 semanas, de finales de junio hasta la primera semana de septiembre.
  • Otros festivos: 3 días más las religiosas.
  • Comienzo del curso escolar: entre el 10 y 18 de agosto.
  • Fin del curso escolar: 4 de junio.
  • Vacaciones de otoño: de 2 a 5 días en octubre.
  • Vacaciones de Navidad/Año Nuevo: 1-2 semanas entre el 18 de diciembre y el 7 de enero.
  • Vacaciones de invierno: 1 semana, entre el 22 de febrero y el 11 de marzo.
  • Vacaciones de primavera: 4 días, entre el 25 y 28 de marzo.
  • Vacaciones de verano: 10-11 semanas, entre el 4 de junio a mediados de agosto.
  • Otros festivos: 3 días.
  • Comienzo del curso escolar: finales de agosto.
  • Fin del curso escolar: mediados de junio.
  • Vacaciones de otoño: del 26 al 30 de octubre.
  • Vacaciones de Navidad/Año Nuevo: comienzo entre el 16 y 18 de diciembre, finaliza del 7 al 8 de enero.
  • Vacaciones de invierno: 1 semana del 15 de febrero al 11 de marzo.
  • Vacaciones de primavera: 1 semana del 21 de marzo al 1 de abril.
  • Vacaciones de verano: unas 10 semanas.
  • Otros festivos: 4 días.
Fuente: ‘Organisation of school time in Europe. Primary and secondary general education. 2015/16 school year’. Eurydice

La jornada y los horarios en España y en Europa

Según constata un reciente informe del Justicia de Aragón, la modificación de la jornada escolar ya ha sido implantada en otras comunidades autónomas, algunas de ellas con normas que se remontan a la década de los noventa. Otras, por el contrario, mantienen los horarios y la jornada continua. El modelo de jornada continua en Infantil y Primaria ya es mayoritario en 12 comunidades. El mayor porcentaje de centros con ese tipo de jornada lectiva está en Canarias y Extremadura, que la tienen generalizada. Superan el 90% los colegios públicos con jornada continua en Baleares, Castilla-La Mancha y Murcia. Con más del 80% de centros están Andalucía, Asturias y Castilla y León. En Cantabria, Galicia y La Rioja, la tasa de colegios públicos con jornada continua es de un 70%, y la Comunidad de Madrid tiene una mediana implantación, con algo más de la mitad de centros públicos. Esta es la situación en cada una de las comunidades:

La normativa prevé tres modalidades: horario lectivo semanal exclusivamente de mañana, o de cinco sesiones de mañana y dos de tarde, o de cinco sesiones de mañana y cuatro de tarde.

Reguló en el año 1992 la implantación, con carácter experimental, de la jornada continua en los Centros públicos de Preescolar y Educación General Básica.

Una Orden de 1993 estableció el procedimiento para la implantación de la jornada lectiva en sesión única de mañana en los centros de Educación Infantil, Educación Primaria y Educación General Básica.

Castilla-La Mancha, Castilla y León, Galicia y Murcia. Como Canarias, han establecido dos posibles jornadas escolares, en función de que las actividades lectivas se desarrollen solamente por las mañanas (continua) o en horarios de mañana y tarde (partida).

Está generalizada la jornada continua. La jornada escolar de los centros sostenidos con fondos públicos de Educación Infantil y Primaria, así como los específicos de Educación Especial, debe ser continuada, con sesiones lectivas durante la mañana. Pero se admite que los centros puedan acogerse al modelo de jornada partida siguiendo el procedimiento establecido al efecto, justo lo contrario de lo que sucede en otras comunidades.

La regulación de la jornada escolar en los centros docentes de Educación Infantil y Primaria, sostenidos total o parcialmente con fondos públicos, también concreta tres posibles modelos:

  • a) Jornada escolar ordinaria, con actividades lectivas en horario de mañana y tarde.
  • b) Jornada escolar continua, con actividades lectivas en horario de mañana.
  • c) Jornada escolar mixta, con actividades lectivas en horario de mañana y en aquellas tardes que determine el centro docente.

Existen también tres tipos de jornada: partida, continua o la denominada mixta, en la que las actividades lectivas se distribuyen en sesiones de mañana y tarde en los días de la semana que cada centro determine.

Sigue manteniendo la jornada lectiva de mañana y tarde. Todos los Centros de Infantil y Primaria tienen jornada partida.

Hay una media decena centros piloto con jornada continua.

Se ha implantado de forma experimental en una treintena de Centros.

Los centros públicos de Francia y algunos de Bélgica (comunidades flamenca y francesa) tienen una jornada partida similar a la que rige en España, con horario de mañana de 8.30 o 9 hasta las 11.30 de la mañana o 12 del mediodía. Por la tarde, desde las 13.30 hasta las 16 o 16.30.

Existen diversas opciones:

  • Jornada partida durante cinco días a la semana, de 8.30 a 16.30, con servicio de comedor en el centro.
  • Jornada contínua de 8.30 a 13.30 seis días a la semana.
  • Jornada de mañanas de 8.30 a 12.30 y clases también algunas tardes, para completar el horario.

Hay dos posibles modelos, dependiendo del espacio disponible: uno de jornada partida (de 9 a 12 y de 14 a 16) y otro de turnos, en el que unos alumnos asisten a clase solamente en jornada continua de mañana (de 8 a 13) y otros alumnos tienen el horario lectivo por las tardes, a partir de las 13.15.

Este segundo sistema de turnos previsto en Portugal rige también en Grecia para resolver problemas de escolarización; a causa de un insuficiente número de colegios públicos, los alumnos griegos pueden tener jornada continua en turno matinal (de 8.15 a 13.30) o en turno vespertino (de 14 a 19).

La duración de la jornada escolar es fijada por cada länder en su ámbito territorial; en su mayoría, el horario de los centros que imparten los niveles equivalentes a nuestra Educación Primaria (de 6 a 12 años) se inicia entre las 7.30 y las 8.30, y finaliza entre las 11.30 y las 13.30, abarcando cinco o seis días a la semana.

Los alumnos tienen su jornada lectiva solamente por las mañanas. Se comienza a una hora comprendida entre las 7.30 y las 8.30, y se finaliza en función del inicio de las clases a las 11.30 o 12.30.

Los alumnos tienen su jornada lectiva solamente por las mañanas. Se comienza a una hora comprendida entre las 7.30 y las 8.30, y se finaliza en función del inicio de las clases a las 11.30 o 12.30.

Como en otros Estados europeos que se detallan a partir de estas líneas, rige la jornada partida. El horario se distribuye en mañanas (de 9 a 11.45 y tardes (de 12.20 a 14.40).

La jornada escolar suele comenzar sobre las 8,30-9 de la mañana hasta las 15.00, con un descanso para el almuerzo a las 12-12.30.

El horario de los alumnos hasta los 12 años es de 8 a 13.30-14.30, según el día de la semana, con una pausa de 30 a 45 minutos para el almuerzo. No existe un largo periodo de recreo entre sesiones; es más, se reduce a un lapso que asemeja más al que en España se dedica a un recreo. De hecho, pese a calificar la jornada de estos países como partida, el horario lectivo es similar al que rige en España para los centros con jornada continua.

Fuente: Informe especial 2016 Justicia de Aragón
Autores
Chema R. Morais y Paula Figols / Información
Mapi Rodríguez / Documentación
Daniel García y María Ordovás / Video
Rubén Torres / Diseño y maquetación
A + M / Encuesta