Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Enología

Vinos blancos por copas

 La oferta en la mayoría de los bares se ciñe a botellas enteras, limitando la oferta disponible. 

Caius Apicius. Madrid 04/09/2014 a las 06:00
Etiquetas
1 Comentarios
Copa de vino blanco

Yo soy bebedor de vino blanco. Me encanta sentarme en las terrazas y pedir un vino blanco, servido en sus condiciones ideales de temperatura y acompañado de algún picoteo. Si me preguntan, expreso mi deseo de beber un blanco concreto. Mi paleta es amplísima: puede ir desde una copa de champaña o cava, que no son más que vinos blancos con burbujas, a un chardonnay, aunque lo que suelo solicitar es una copa de albariño.

Puede pasar que el camarero de turno me diga que el albariño se sirve por botellas, no por copas. E, inevitablemente, me informará de que copa a copa solo venden vino de Rueda. No tengo nada contra estos vinos vallisoletanos. Pero el problema es que los Rueda que se sirven en la mayoría de las barras y terrazas  tienen como máxima cualidad su precio: los mesoneros los eligen de la gama más barata que, qué le vamos a hacer, no es la de mayor calidad.

El vino de Rueda está ligado en mis recuerdos a viajes por la Nacional VI, camino de Galicia, cuando la autopista sólo llegaba a Adanero y el resto del camino era una auténtica ‘gymkana’. Solía hacer una escala ‘técnica’ en el bar Leonés, en Rueda, donde me tomaba un bocadillo de lomo a la plancha que recuerdo espectacular y que acompañaba con una copa de vino local.

Un bocadillo... y un vino. Uno, porque el de Rueda, entonces, era un vino de alta graduación, un vino generoso, de unos 16 grados. Para que me entiendan, en la línea del Jerez, más oscuro (dorado) que un fino, con otros aromas, pero con similar cantidad de alcohol. Así era el vino de Rueda hasta que Paco Hurtado de Amézaga, de Marqués de Riscal, supo ver el potencial que esa uva tenía para producir vinos de categoría. A partir de ahí, comenzó la imparable escalada de esos vinos vallisoletanos.

Hay Ruedas magníficos; pero cuestan lo que valen. Han proliferado de tal manera las bodegas en esa zona, que la competencia se produce, en general, en el precio. Malo. La mayoría de los taberneros optará por el que más beneficio le aporte, que será, normalmente, el que menos satisfacción proporcione al consumidor final.

Así, van perdiendo prestigio, y el amante de los vinos blancos empieza a desarrollar una cierta prevención ante esos vinos: primero, porque no responden a sus exigencias; y segundo, porque a nadie le gusta que le impongan lo que tiene que beber. 

Dejando aparte a los bares llamados ‘de vinos’ o, pomposamente y en lo que Quevedo llamaría "culta latiniparla", enotecas, la oferta en la mayoría de los bares madrileños, en este terreno, tiende a ser monográfica... salvo que uno vaya con dos o tres amigos y merezca la pena abrir una botella: con suerte, habrá algo más que Rueda. Nada nuevo. En tiempos en los que la gente pedía en la taberna un vino, sin más, en las de Madrid se servía Valdepeñas ‘de pellejo’, es decir, sin embotellar ni etiquetar. La gente calificaba los bebederos en función de la calidad de ese vino manchego.

¿Vamos a pasar de ese progreso que significa llegar a una barra y poder pedir un vino de procedencia determinada (Rueda, Albariño, Ribeiro) al tiempo en el que, como mucho, se especificaba ‘un blanco’ o ‘un tinto’? ¿Vamos a tener que dividir las barras y terrazas entre las que dan al cliente el derecho a decidir y las que imponen lo que les conviene? Sería un paso atrás lamentable. Pero lo estamos viviendo, aunque algunos ya nos neguemos a comulgar con ruedas de molino.

Ver otros vinos recomendados.


  • Manuel17/09/14 18:37
    Costumbres que no hay que perder. Yo cada tarde, al llegar a casa, no puedo dejar de tomar una copa de un buen vino, especialmente blanco, pero sin discriminar al tinto y disfrutar del tiempo, ahora últimamente, dejándome llevar por los sabores, olores y placeres que me despiertan los vinos de la DO Utiel Requena. El listado de mis descubrimientos es demasiado largo para quedarme con solo uno.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual