Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Vinos de Aragón

Bitter Campari, placer amargo

La sensación amarga y ácida del bitter más vendido del mundo despierta los sentidos gustativos y prepara el paladar y el estómago para disfrutar de un buen plato.

Juan Barbacil 22/10/2015 a las 06:00
0 Comentarios
Bitter Campari tiene una graduación de 25 grados alcohólicos.

Este bitter italiano de 25 grados de alcohol que elabora la casa Fratelli Campari en Sesto San Giovanni, en las afueras de Milán, bajo una fórmula secreta, es un aperitivo perfecto. La sensación amarga y ácida del bitter más vendido del mundo es el factor clave para despertar los sentidos gustativos y preparar el paladar y el estómago para disfrutar de un buen plato.

Desde su introducción en 1860 en el norte de Italia, el Campari no ha pasado desapercibido: o se le ama o se le odia; no hay términos medios. Y esto se debe en gran parte, a que se trata de una bebida amarga y densa que obliga a diluirla con hielo, soda o naranja para hacerla más amable.

Gaspare Campari, su creador, fundó en Novara el Café del l'Amizia, pero animado por Letizia Galli, su segunda esposa, se trasladó al centro de Milán. En 1862, concretamente en el Café Campari, Gaspare Campari ofrecía a su clientela un aperitivo de su invención. Entre sus habituales figuraban los reyes Humberto I de Italia y Eduardo VII de Inglaterra.

En la puerta del local había una estatua con un ángel (l'angiolino del Campari) con una cesta donde los jóvenes románticos dejaban sus mensajes de amor para sus novias. Inicialmente, Campari bautizó su compleja invención con el nombre de Bitter all'uso d'Hollandia, en referencia al éxito alcanzado en aquella época por una serie de tragos alcohólicos holandeses. Después empezó a conocerse, simplemente, como Campari.

Hierbas y especias

Realizada a partir de extracto de alcachofa, su característico sabor surgía de la combinación de hasta 60 ingredientes distintos, incluyendo hierbas, especias, ralladuras de frutas y cortezas, entre las que sobresalen la quinina, el ruibarbo o la naranja amarga y la toronja. El color, según el mito, lo obtenían del caparazón de tortuga, aunque hoy se sabe que es la cochinilla el colorante empleado en los licores para obtener el color rojo.

La fórmula de elaboración del Campari sigue siendo secreta, pero sí que se conocen algunos ingredientes, como el aguardiente, la quina y el jarabe azucarado, además de las especias, hierbas y frutas ya mencionadas.

También se sabe que envejece en roble y se clarifica con claras de huevo, procedentes de la industria repostera que pertenece también a la misma firma y que elabora un popular bizcocho (zabaglione). Incluso hoy, la única persona que la conoce es el presidente de Campari, quien elabora la fórmula junto con un reducido equipo de técnicos. Estos, sin embargo, sólo la conocen de forma parcial.

En el negroni y en el americano

El Campari es el bitter más vendido del mundo, con una graduación alcohólica ligeramente menor a la mayoría de sus competidores. Mientras Campari tiene una graduación de 25 grados alcohólicos, el resto de los bitters superan los 28º.

Ingrediente fundamental en los cócteles americano y negroni, el Campari se puede tomar seco, con piel de limón o con soda; de hecho, el Campari con soda fue una creación personal de Davide, hijo del fundador, que en 1932 creó una famosa campaña publicitaria con afiches diseñados por grandes artistas.

Justamente, la sensación amarga y ácida del Campari es el factor clave para despertar los sentidos gustativos y preparar el paladar y el estómago para disfrutar de un buen plato. Y aunque en la actualidad el Campari se ofrece en varios estilos y mezclas para acomodarse a distintas ocasiones de consumo, la principal función de la bebida es servir de aperitivo.

Muy apreciada por bebedores ilustrados, el Campari ha sido el fiel acompañante de legendarias figuras literarias y cinematográficas como Ernest Hemingway, William Holden, Sylvester Stallone y Christina Aguilera. El agente secreto James Bond también mostró en el celuloide su debilidad por el Campari, pero en preparaciones como el negroni y el cóctel americano.

En la actualidad, la casa Campari vive un agitado renacimiento, alrededor del concepto de la 'pasión roja'. Su botella se ha vuelto más estilizada y sus posibilidades de mezcla y combinación en cócteles también es más amplia.

Conocida es la anécdota protagonizada por el calandino Luis Buñuel, aficionado a la coctelería, como es bien sabido. En el conocido negroni sustituyó el Campari por otro amargo, en este caso vermut Carpano Punt e Mes, y lo bautizó como 'Bueñolini'.

Ficha técnica

Campari. Color rojo intenso. Carácter amargo, con notas cítricas a naranja.
Precio: sobre 13 euros.

-Ver otras noticias sobre vinos recomendados
-Ir al suplemento de gastronomía







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual