Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Gastronomía

Gastronomía
Según se recoge en un estudio

El consumo moderado de cerveza puede mejorar la función cardiaca global tras sufrir un infarto

El consumo moderado de alcohol, entre 10 y 30 gramos al día, se asocia a un menor riesgo de infarto de miocardio o muerte en estudios en poblaciones con grave riesgo cardiovascular y pacientes con enfermedades coronarias.

Europa Press. Zaragoza Actualizada 19/06/2013 a las 10:27
2 Comentarios
Un camarero poniendo una cerveza en un bar.

La ingesta moderada de cerveza puede proteger frente a lesiones miocárdicas agudas asociadas al infarto y favorecer la función cardiaca global. Esta es la principal conclusión del estudio "Intake of fermented beverages protect against acute myocardial injury: Target organ cardiac effects and vasculoprotective effects", publicado en la revista de referencia internacional Basic Research in Cardiology y que se ha presentado este jueves en el XXVI Congreso de la Sociedad Española de Arteriosclerosis que se celebra en Zaragoza.

Dirigido por la doctora Lina Badimón, directora del Centro de Investigación Cardiovascular (CSIC-ICCC) y la doctora Gemma Vilahur, investigadora de dicho centro, en la investigación se han utilizado animales de experimentación a los que se les proporcionó durante diez días, además de una dieta rica en colesterol, unas cantidades de ligeras a moderadas de cerveza, que oscilaban entre los 12,5 gramos de alcohol al día, y los 25 gramos de alcohol al día y a un grupo al que se les suministró cerveza sin alcohol, además del grupo control que no consumió cerveza.

Tras la inducción de infartos, los animales continuaron recibiendo la misma dieta durante los siguientes 21 días. "El consumo moderado de alcohol, entre 10 y 30 gramos al día, se ha asociado a un menor riesgo de infarto de miocardio o muerte en estudios en poblaciones con grave riesgo cardiovascular y pacientes con enfermedades coronarias", se recoge en el estudio.

El resultado es que los animales a los que se les suplementó su dieta con cerveza tradicional (un consumo de leve a moderado) manifestaron menor estrés oxidativo y apoptosis (muerte celular), así como una mejor fibrosis reparativa en el corazón y, por tanto, un "mejor funcionamiento cardíaco global", ha sintetizado Badimón.

La cerveza está elaborada con ingredientes naturales (agua, cebada malteada y lúpulo) y contiene diversos nutrientes como vitaminas del grupo B (especialmente ácido fólico), fibra y minerales (silicio, potasio, magnesio y poco sodio). Asimismo, uno de los polifenoles (antioxidantes naturales) más destacados de la cerveza es el xanthohumol, presente en el lúpulo.

"Existen evidencias científicas que relacionan, el xanthoumol, como el bajo contenido alcohólico que contiene la cerveza con efectos protectores en la salud cardiovascular", ha comentado Vilahur. 


Mejora de la cicatriz del corazón

El estudio concluye que "veintiún días después del infarto de miocardio, el tamaño de la cicatriz era significativamente inferior en los animales cuya dieta fue suplementada con cerveza tradicional y sin alcohol, frente a los que mantuvieron una dieta habitual" ha constatado Badimón.

Por otra parte, el estudio ha analizado los mecanismos que subyacen a estos efectos protectores asociados a la ingesta de cerveza. Se ha revelado que los animales alimentados con cerveza mostraban, en la zona ciatricial y, en comparación con los animales del grupo de control, una menor infiltración de lípidos, una menor actividad metaloproteásica (enzimas que degradan la matriz extracelular), así como una mayor transformación miofibroblástica dependiente del factor de crecimiento transformante (TGF)-beta-1 lo que deriva en la formación de fibras de colágeno.

"Podemos confirmar que la ingesta moderada de cerveza puede favorecer la formación del tejido cicatrizal reparativo tras sufrir un infarto", ha añadido Badimón.


Cerveza, peso corporal y colesterol

A lo largo de la investigación, no se ha detectado ninguna diferencia de aumento de peso entre los distintos grupos de animales. Asimismo, el grupo de animales cuya dieta fue suplementada con un consumo moderado de cerveza tradicional mostró un mejor perfil lipídico en el momento del sacrificio, con un aumento significativo de las partículas de HDL (colesterol bueno o cardiosaludable) y una consecuente disminución del ratio colesterol total/ colesterol HDL (cuanto menor sea este ratio, mejor salud cardiovascular se tiene).

"Hemos detectado que la ingesta moderada y regular de cerveza tradicional durante 21 días se asocia a un aumento de los niveles de plasma de HDL. Sin embargo, el consumo de cerveza sin alcohol, aunque no aumenta los niveles de HDL, es capaz de mejorar la calidad de HDL haciendo que las partículas de HDL adquieran gran capacidad antioxidante", ha revelado Badimón.

A su parecer, todos estos hallazgos sugieren que otras sustancias derivadas de las plantas presentes en la cerveza "contribuyen a las propiedades antioxidantes que protegen el corazón frente al daño cardíaco oxidativo que se produce durante el infarto y la posterior revascularización de la arteria ocluida". 


Cerveza y recuperación cardiaca global

En esta investigación se ha demostrado que, en un modelo animal dislipidémico, es decir, con altos niveles de colesterol circulante inducido por dieta, el consumo moderado de cerveza puede proteger el corazón de los efectos nocivos derivados de sufrir un infarto de miocardio en comparación con los animales no alimentados con cerveza.

"Por primera vez, y según nuestro conocimiento y experiencia, aportamos nuevos datos en cuanto a los mecanismos por los que la ingesta de cerveza (tradicional y sin alcohol) puede proporcionar cardioprotección, lo que se traduce en un menor daño miocárdico y en una mejora del funcionamiento cardíaco posterior al infarto de miocardio", ha puesto de manifiesto Gemma Vilahur.

Los datos han revelado que, tanto la cerveza tradicional como sin alcohol, puede disminuir la incidencia de arritmias, así como complicaciones derivadas de la isquemia (privación de oxígeno debida a la oclusión de la arteria coronaria) durante la inducción del infarto de miocardio, por lo que, según Badimón, "se podría confirmar un efecto protector que resulta más pronunciado en los animales que consumieron cerveza tradicional de forma leve a moderada".

Badimón ha concluido que "nuestros datos respaldan firmemente que la cerveza, tanto sin alcohol como con contenido alcohólico de leve a moderado, puede procurar una cardioprotección que supera los efectos nocivos asociados a la dislipidemia en el miocardio infartado". 


Cerveza y dieta mediterránea

El estudio "Cerveza, Dieta Mediterránea y enfermedad cardiovascular", elaborado por el Hospital Clínic de Barcelona y la Universidad de Barcelona, ha puesto de manifiesto que las personas que consumen cerveza habitualmente de forma moderada presentan una menor incidencia de diabetes mellitus e hipertensión -factores de riesgo en la enfermedad cardiovascular-, así como unas cifras de HDL-colesterol mayores que los no bebedores.

El consumo moderado de cerveza (un máximo de 3 cañas para los hombres y 2 para las mujeres) puede tener efectos positivos para el organismo, siempre que se trate de individuos adultos y sanos.

Por este motivo, la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) incluye en la Pirámide de la Alimentación Saludable -referente en material nutricional que integra todos los alimentos propios de nuestra dieta- el consumo opcional y moderado de cerveza, por supuesto, siempre por adultos sanos.


Centro de Información Cerveza y Salud

Desde su fundación en 1998, el Centro de Información Cerveza y Salud (CICS), entidad de carácter científico ha querido dar respuesta a la demanda informativa existente en España en torno a esta bebida.

El CICS, que promueve la investigación sobre las propiedades nutricionales del consumo moderado de cerveza y su relación con la salud, apoya todas aquellas iniciativas relacionadas con su investigación y proporcionando a los profesionales sanitarios y la sociedad información objetiva y contrastada, bajo la supervisión de los profesionales de la medicina, la dietética y la nutrición que conforman el Comité Científico de esta entidad.


Haga clic para volver al suplemento de gastronomía.


  • Homer Simpson24/05/13 00:00
    Típico artiulo pagado por la industria cervecera todos los años cuando llega el buen tiempo. (y que conste que soy un gran bebedor de cerveza, que a mi no me tienen que convencer)
  • alfredo23/05/13 00:00
    Si, claro. También el tabaco curaba 31 enfermedades en el siglo XVII entre ellas el asma. Pura casualidad que el principal importador de tabaco fuera médico. A engañar con sus estudios a otra parte que aquí ya estamos bien servidos atajo de cretinos.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo