Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Restaurante

Ópera gastroclub: distintos sabores, sonidos y luces para compartir

La restauración busca fórmulas diferentes y este establecimiento ha encontrado la suya en la idea de compartir y presentar distintos ambientes.

Alejandro Toquero. Zaragoza Actualizada 02/07/2013 a las 15:41
0 Comentarios
Vista general de los distintos comedores del Ópera GastroclubALMOZARA FOTOGRAFIA

Un espacio gastronómico difícil de encasillar. Así es Ópera Gastroclub, que si hubiera que definir de una sola manera no sería precisamente la de restaurante; tampoco se trata de un gastrobar; ni lo etiquetaría como un establecimiento de tapeo. Qué es entonces. Pues nada de eso, pero bien podría decirse que las tres cosas a la vez y alguna más: cafetería, coctelería, sitio de copas, sushi bar, discoteca… Y, además, varias de ellas al mismo tiempo.

El local lo condiciona todo: un escenario con espacios y ambientes personalizados que adapta luces, sonidos y gastronomía al momento del día y de la noche. La idea de compartir, de combinar y de darle una vuelta a todo está tan en el ADN del Ópera Gastroclub que sentarse a la mesa a picar algo, a comer o a cenar es algo que puede hacerse de unas cuantas maneras: en mesa tradicional, sobre un taburete en la barra, en mesa alta central para 12 comensales que se pueden conocer o no y hasta en un sofá.

Y de la comida qué. Pues abierta a propuestas muy distintas: un poco de Italia, bastantes influencias japonesas, muchos productos mediterráneos, algunos clásicos americanos y, en todos los casos, presentaciones muy cuidadas. Uno de los espacios singulares es el sushi bar, que funciona de jueves a sábado por la noche. Surtido de makis y tataki de pez espada y de atún rojo son algunos de los argumentos de una cocina que se elabora delante del cliente.

Lo más tradicional

En el espacio de restaurante ‘tradicional’, los entrantes están igualmente pensados para compartir. Los ‘No te manches’ de foie, carne, atún y erizo son elaboraciones que se presentan en un tarro hermético de cristal; también se puede optar por un steak tartar de 80 gramos, verduritas en tempura, pez espada con hojas de banano, bombones de foie y algas… Todo presentado en cantidades no muy grandes para probar varias cosas.

La carta continúa con las opciones de carne, pescado o pasta en las que se busca el producto de temporada y, de nuevo, darle una vuelta a la presentación, como es el caso del bacalao con cortezas y la dorada teriyaki; el sorprendente milhojas de cochinillo deshuesado en salsa de maracuyá, entre las carnes, y como opciones de pasta, los raviolis tres salsas o la pasta negra al wok. Para tener una visión más general de esta curiosa carta, existe la posibilidad de degustar en pequeñas dosis siete platos de la misma, maridados con diferentes vinos al sugerente precio de 27 euros (café incluido). Se prueban tres entrantes, una media ración de carne y otra de pescado y dos postres.

Además, de lunes a domingo, a mediodía, se ofrece un menú (16 euros) con un planteamiento de cocina más casera pero que también tiene un aire acorde al local y a la filosofía de la carta. Puede aparecer una receta de pollo, pero preparado al limón y envuelto en un alga nori, o una espalda de ternasco de Aragón a baja temperatura y, entre los primeros, curiosas propuestas como gazpacho de sandía y tosta de queso brie o cinco cigalas al orio de Módena.

En definitiva, un local muy diferente, donde además del gusto a través de la gastronomía, también se activan otros sentidos como la vista y el oído para disfrutar de distintos ambientes a lo largo del día.


Haga clic para consultar otros restaurantes.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual