Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Restaurante

La Bodega del General: un viaje al tapeo de hace 40 años

Pocas tascas quedarán en Zaragoza de este estilo. Visitarla es como realizar un viaje en el tiempo, con las patatas asadas como producto estrella.

A. Toquero. Zaragoza Actualizada 02/07/2013 a las 12:56
0 Comentarios
Felipe y Pedro Pradas Aznar, en la barra de La Bodega del GeneralALMOZARA FOTOGRAFIA

 Casi seguro que La Bodega del General no ha participado en ningún concurso de tapas ni probablemente lo hará. Ni lo debe necesitar para captar más clientela ni su modelo de negocio se adapta a esas moderneces.

En este bar con aire de tasca de pueblo, donde los jamones, embutidos y curados ejercen de reclamo a modo de decoración, impresiona comprobar cómo cualquier día por la tarde, pero especialmente de jueves a sábado, casi hay que abrirse paso a codazos para intentar conquistar un trozo de barra. Algo debe tener cuando moviliza a tanta gente. Y no crean que solo a cuadrillas ya entradas en años. Está cerca de la Universidad y da toda la impresión de que muchos estudiantes lo han descubierto y lo visitan con asiduidad.

Hacía mucho tiempo que no acudía y sigue igual. Sus propietarios, los hermanos Felipe y Pedro Pradas, un poco más mayores, y en la pared, el mismo cartel que da la bienvenida a los parroquianos, que realmente es lo que son, más que clientes: «Abrimos cuando llegamos; cerramos cuando nos vamos; si vienes y no estamos, es que no coincidimos».

Y para comer, qué, se preguntarán. Pues las patatas asadas se mantienen como su principal reclamo. Pero atentos si acuden con la intención de probarlas: no las preparan a mediodía ni los sábados por la tarde. Con mucha paciencia, Pedro es el que se encarga de su elaboración y de aliñarlas con el punto de aceite, perejil, ajo, vinagre y sal que tan bien cogido tiene. La ración individual cuesta 1,75 euros y si se piden a partir de dos sale a 1,50.

De otras propuestas como la ensalada del general, que incorpora tomate, bonito, pimiento, puntas de espárrago y olivas, se podría pensar que no tiene mucho misterio, pero hay que probar ese bonito y esos espárragos para enjuiciarla. En este bar, todas las raciones calientes se elaboran a la plancha, como el surtido de ‘morloncho’ (morcilla, longaniza y chorizo). También los espárragos trigueros y los pinchos morunos se preparan así, y algunos mariscos, fundamentalmente navajas y berberechos.

La oferta de bocadillos no es muy amplia, pero es tanta la fama que ha adquirido el de panceta con tomate y queso (3,50 euros), que pocos más se demandan. Pero si hablamos de los bocadillos y, en general, de cualquier ración, tan importante es el contenido como el continente, es decir, el pan que acompaña, un impresionante pan de pueblo de los que se ven pocos.

Muy resumidamente esto es lo que propone La Bodega del General. Escasas comodidades, taburetes que deben ser los mismos que había cuando abrió en 1979, tres o cuatro mesas altas… pero todo el encanto de una tasca anclada en el siglo XX que invita a hacer un viaje en el tiempo.


Haga clic para consultar otros restaurantes.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual