Anuncios clasificados

RSS Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook Síguenos en Google+ En tu móvil En tu email Web del suscriptor

Buscador de contenidos de Heraldo.es

SUIZA

Trolebús, metro y carril bici

JAVIER SÁNCHEZ. LAUSANNE| Actualizada 20/03/2010 a las 18:38     0 Comentarios

Una de las cosas que más me han chocado de Lausanne es la circulación en automóvil. Tienen sus puntos positivos y sus puntos negativos. Es cuestión de analizarlos y sacar sus propias conclusiones.

Suiza

Trolebús, metro y carril bici. JAVIER SÁNCHEZ

En Suiza

En Suiza. J. S.

En Suiza

En Suiza. J. S.

Una de las cosas que más me han chocado de Lausanne es la circulación en automóvil. Tienen sus puntos positivos y sus puntos negativos y los voy a ir exponiendo.

En el apartado positivo, empezaré diciendo que Lausanne tiene tres líneas de metro ligero (M1, M2, LEB), una de ellas sin conductor (sí, es automático). Nada de tranvías (lo veo como el medio de transporte más absurdo que existe). El metro ligero es rápido, con una muy buena frecuencia y puntual, como debe ser.

El servicio de autobuses (aquí, trolebuses) es bastante bueno. Llegan a todos los puntos de la ciudad y el tiempo empleado es aceptable.

Los transportes públicos (véase bus y taxi) tienen su propio carril con su propio semáforo que les da prioridad sobre el resto de vehículos.

Aquí también hay carril bici; nada más simple que unas líneas discontínuas marcadas en la calzada. Además del SAS, un espacio reservado para las bicicletas que te permite posicionarte por delante del resto de vehículos en los semáforos. La velocidad autorizada es de 50 kilómetros por hora.

El centro de la ciudad está peatonalizado, lo cual está muy bien para el viandante, aunque puede que para la circulación en automóvil pueda ser un punto negativo. Para evitar el excesivo uso de semáforos la ciudad cuenta con un gran número de rotondas. Por ello, para sacarse el carnet de conducir, aquí se incide mucho en el conocimiento de las prioridades, es fundamental.

En el apartado negativo, podemos decir que en la ciudad hay gran cantidad de radares que no solo controlan la velocidad sino también el pasar el semáforo en rojo. Además, es una ciudad "monocarril", es decir, solo existe un carril por, con su correspondiente semáforo (de flecha) que da más de un quebradero de cabeza al conductor que no sea de la ciudad.

La ciudad es una zona azul en potencia y el número de plazas es insuficiente. Hay muchos aparcamientos subterráneos, pero es caro, aunque es el único recurso cuando se sale el fín de semana porque los transportes públicos acaban su servicio a medianoche - excepto servicio búho, aquí servicio pijama - y los taxis son muy caros. O también es el único recurso para aparcar cuando se va al centro en coche (compras, cine, etc.).

Además, como es una ciudad monocarril hay bastante riesgo de atascos. No solo por la densidad de tráfico para "un solo" carril, sino también porque siempre puede fallar algo. El hecho de que sea monocarril no da posibilidades de maniobra ante algún imprevisto (por ejemplo, que 'el de la L' cale el coche en la rotonda o en un semáforo). Por otro lado tenemos Ginebra, una ciudad bastante más grande que Lausanne.

En Ginebra el tráfico recuerda más al tráfico de España. Una de las cosas más incongruentes que encuentro de esta ciudad es el tranvía. Tienen una red de tranvía bastante grande, pero sigo pensando que es una pérdida de tiempo y de dinero. Los pro-tranvía dicen que es un buen medio de transporte porque no contamina y es más rápido que el autobús. Cierto, no contamina, pero en Ginebra no hay trolebuses como en Lausanne, pero el tema de la velocidad es más que discutible.

Los buses pierden mucho tiempo en atascos en las zonas donde no se puede poner un carril bus (como por ejemplo en los puentes que permiten atravesar el Lago Lemán que divide a Ginebra en dos partes). No olvidarse que los tranvías circulan a 20 ó 30 kilómetros por hora, lo cual encuentro ridículo.

Yo siempre opto por coger el bus, que además me deja siempre mucho más cerca de mi destino de lo que me deja el tranvía. En Ginebra hay muchas menos zonas peatonales (que yo conozca), la velocidad es también de 50 kilómetros por hora, y el uso del coche es excesivo. En el centro siempre hay atascos, es un auténtico caos.
  • Twittear
  • Recomendar
  • Tuenti
  • Menéame
  • Compartir
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa
Se ha producido un error al enviar tu comentario.
Se ha producido un error al enviar tu comentario.
Su comentario ha sido enviado.






Ahora en portada


Pie
Enlaces recomendados
© HERALDO DE ARAGON EDITORA DIGITAL, S.L.U.

Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099

Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3290, Folio 156, Hoja Z-39438

Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Política de cookies


Grupo Heraldo
Comercialización de publicidad

Sitio comercializado por metha para publicidad regional

Sitio comercializado por cmvocento para publicidad nacional


Edición impresa

Versión en PDF

Portada de la edición impresa de Zaragoza