Anuncios clasificados

RSS Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook Síguenos en Google+ En tu móvil En tu email Web del suscriptor

Buscador de contenidos de Heraldo.es

CIENCIA A TU ALREDEDOR

El orden de las teclas no altera de producto

Bartolo Luque| Actualizada 27/04/2010 a las 10:48     0 Comentarios

Los números de un teclado telefónico no aparecen en el mismo orden que en una calculadora. Estas dos 'estirpes' han tenido descendencia. Para comprobarlo basta observar la disposición de los números en un ordenador, una caja registradora o un datáfono. ¿Dónde está el origen de esta diferencia?

Compara la disposición de los teclados numéricos del ordenador, una calculadora y un teléfono

Compara la disposición de los teclados numéricos del ordenador, una calculadora y un teléfono. EDUARDO MÍNGUEZ

La disposición de las teclas de las primeras máquinas de escribir pervive en los ordenadores.

La disposición de las teclas de las primeras máquinas de escribir pervive en los ordenadores. MUSEO NACIONAL DE CIENCIA Y TECNOLOGíA

¿Por qué la disposición de las teclas numéricas del teclado de un teléfono es distinta a la de una calculadora?
Tal vez no te habías dado cuenta, pero, si te fijas, verás que es así. ¿Conoces el motivo? Las calculadoras electrónicas y los teléfonos de teclas aparecieron prácticamente al mismo tiempo, a principios de los sesenta del pasado siglo. Ya entonces, las calculadoras presentaban la línea de teclas 1 2 3 abajo y los teléfonos arriba. Los expertos no se ponen de acuerdo sobre el origen de esta divergencia y existen varias hipótesis.

La más curiosa y extendida cuenta que las calculadoras electrónicas heredaron la disposición de sus teclas de sus antecesores electromecánicos. Cuando se hicieron pruebas con distintas configuraciones para teléfonos, se utilizó como sujetos de prueba a personal experto en teclear datos numéricos en calculadoras. Como las centralitas de teléfono de la época eran electromecánicas, la pericia de estos usuarios, marcando en los teléfonos con teclado tipo calculadora, hacía que los pulsos de marcaje fueran demasiado rápidos. Así que los ingenieros decidieron invertir las filas para que el marcaje de los usuarios fuera más lento y evitar así bloqueos en las centralitas.

Bonita historia, pero ha sido desmentida por varios empleados de la Bell Telephone Company que participaron en el desarrollo del teléfono de teclas. En los laboratorios Bell, efectivamente, tras una serie de concienzudos experimentos con distintas variantes, el diseño del teclado actual resultó ser el más ergonómico. Era más rápido de marcar, producía menos errores y resultó el preferido de los usuarios experimentales. Los ingenieros de Bell se pusieron en contacto con algunos fabricantes de calculadoras para indagar por qué usaban justo la disposición inversa. Para su sorpresa, ningún fabricante de calculadoras había perdido el tiempo en estudiar la disposición óptima de los números. Simplemente mantenían la alineación heredada con el 123 abajo por costumbre.

¿Cuál predomina?
Observa la disposición de las teclas numéricas en teléfonos móviles, cajeros automáticos, cajas registradoras, teclados numéricos de ordenadores, datáfonos (dispositivos usados habitualmente en los comercios para cobrar a través de tarjeta de crédito o débito), mandos a distancia, reproductores de música, despertadores, etc. ¿Son de tipo teléfono o calculadora?
Los teléfonos móviles heredan su distribución de teclas numéricas del teléfono fijo. Al igual que la mayor parte de datáfonos, mandos a distancia y reproductores de música. Los teclados de ordenador y cajas registradoras heredan la disposición de sus teclas de las calculadoras. En el caso de los cajeros podemos encontrar ambas distribuciones, que parecen depender del fabricante. De modo que la historia parece tener más peso, en este caso, que el diseño racional.

¿Y los teclados alfabéticos?
El ejemplo de estandarización ineficiente más conocido es la evolución de los teclados de nuestros ordenadores. El primer modelo de máquina de escribir mecánica, el modelo Sholes de 1868, poseía las teclas distribuidas alfabéticamente en dos filas. Las varillas, dispuestas en un semicírculo, se trababan a menudo cuando se pulsaban dos teclas que correspondían a dos varillas cercanas. Sholes decidió determinar los pares de letras de uso más frecuentes y separarlas lo máximo posible en su distribución en el semicírculo de varillas. El resultado fue el teclado más extendido, el QWERTY. Hoy en día, con nuestros teclados electrónicos, ninguna de las circunstancias que dieron éxito al QWERTY tiene vigencia.

El teclado tipo Dvorak, propuesto por su homónimo ya en 1932, con una distribución de los caracteres totalmente distinta, es mucho más eficiente: contribuye a que las manos se alternen haciendo la escritura menos cansada y más rápida. Sin embargo, a pesar de los repetidos esfuerzos de la industria y los consejos de la ergonomía, ni este tipo ni otros han logrado desbancar al teclado QWERTY. Como usuarios, no estamos dispuestos a cambiar nuestros hábitos a través de un pequeño esfuerzo para asimilar otra disposición de teclas a pesar de las ventajas evidentes.

TELÉFONOS DE DISCO
Los teléfonos con teclas tenían como antecedentes a los teléfonos con disco de marcar. En los antiguos teléfonos de disco, los números se marcaban girando una rueda en sentido horario hasta un tope. Los discos, al retroceder a su posición original, mandaban pulsos a la centralita abriendo y cerrando la línea tantas veces como indicaba el dígito marcado. Así, el 1 mandaba un pulso, el 2 mandaba dos pulsos... y el 0 mandaba diez pulsos. El 1 estaba en la posición más cercana al tope, para que así produjera un único pulso en su corto recorrido y el 0 en el extremo, para que el recorrido largo permitiera mandar 10.

Antaño era una práctica extendida poner candados físicos al disco del teléfono para impedir su uso indiscriminado. Uno podía saltarse la protección pulsando, a la frecuencia adecuada, la palanquita donde se colgaba el teléfono, tantas veces como indicaba el dígito que queríamos marcar. Fueron los inicios del 'phreaking', el 'haking' orientado a la telefonía. El término 'hacker' tiene una acepción positiva y otra negativa. Grosso modo, un hacker es alguien con grandes dotes para la el desarrollo de software o hardware, en particular para la seguridad informática. Los medios de comunicación generaron la versión negativa extendida de criminal informático. La palabra inglesa 'phreak' es una contracción las palabras ' phone' ('teléfono' en inglés), 'hack' y 'freak' ('monstruo' en inglés). El 'phreaking' es el 'hacking' telefónico.

¿Habías observado que en muchos teclados numéricos la tecla del 5 tiene una marca en relieve?
La marca se aprecia al tacto y sirve como referencia para localizar el resto de teclas sin necesidad de mirar. En los teclados qwerty de los ordenadores, las letras F y J tienen relieves semejantes. En mecanografía se aconseja, para alcanzar muchas pulsaciones sin mirar el teclado, que el dedo índice de la mano izquierda se sitúe sobre la tecla F y el de la mano derecha sobre la tecla J. De este modo, el dedo meñique izquierdo queda sobre la tecla A y el derecho sobre la tecla Ñ (en el caso de teclados españoles). Algo semejante ocurre con la tecla 5, al detectarla al tacto, determinamos inmediatamente, sin necesidad de mirar, la posición relativa del resto de números. Este recurso proporciona una ayuda de accesibilidad a los teclados de teléfonos móviles, por ejemplo, a personas con ceguera. Se trata de un ejemplo sencillo de tiflotecnología.

CAMINOS HISTÓRICOS
Los economistas e ingenieros suelen referirse al efecto de persistencia de una tecnología sin una razón de peso como dependencia de los caminos históricos. Comentan que la industria automovilística basada en la gasolina es el resultado de una escasez de agua en Estados Unidos en los tiempos en que el motor de explosión y el de vapor de agua corrían parejos tecnológicamente. Una ligera ventaja inicial, producto de un incidente casual y momentáneo, puede marcar un camino irreversible. Más ejemplos: en la batalla por el mercado, ya lejana en el tiempo, entre los formatos de vídeo Beta y VHS; VHS acabó imponiéndose a pesar de que Beta era técnicamente superior. Las razones del suceso no se explican como el resultado de estrategias de mercado. El puro azar dirimió el asunto y la involución se tornó casi imposible.

PARA SABER MÁS:
Exposición 'QWERTY. La evolución de una especie tecnológica' en el Museo Nacional de Ciencia y Tecnología.
 
  • Twittear
  • Recomendar
  • Tuenti
  • Menéame
  • Compartir
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa
Se ha producido un error al enviar tu comentario.
Se ha producido un error al enviar tu comentario.
Su comentario ha sido enviado.






Ahora en portada


Pie
Enlaces recomendados
© HERALDO DE ARAGON EDITORA DIGITAL, S.L.U.

Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099

Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3290, Folio 156, Hoja Z-39438

Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Política de cookies


Grupo Heraldo
Comercialización de publicidad

Sitio comercializado por metha para publicidad regional

Sitio comercializado por cmvocento para publicidad nacional


Edición impresa

Versión en PDF

Portada de la edición impresa de Zaragoza