Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Tribunales

​Los delitos de Ausbanc y Manos Limpias anteriores a 2005 no se pueden juzgar

Los investigadores creen que Ausbanc podría llevar chantajeando a entidades bancarias desde finales de la década de los 90.

Efe. Madrid Actualizada 21/04/2016 a las 19:11
Luis Pineda, presidente de Ausbanc.Efe

Los delitos que presuntamente cometieron los representantes de Ausbanc y Manos Limpias antes del año 2005 no se pueden juzgar ya que estarían prescritos, al haber transcurrido más de 10 años desde que la Fiscalía de la Audiencia Nacional comenzó a investigar las extorsiones a bancos.

Según han informado fuentes jurídicas, antes de ese año los delitos no se pueden investigar, por lo que la Fiscalía, que abrió la investigación en febrero de 2005, está circunscribiendo las pesquisas a todo lo posterior.

En la causa se investigan los delitos de extorsión, organización criminal, fraude de subvenciones, estafa y administración desleal, centrados en los máximos dirigentes de ambas organizaciones, Miguel Bernad y Luis Pineda, ambos en la cárcel por orden del juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz.

Los investigadores creen que Ausbanc, germen de la trama al que luego se unió Manos Limpias, podría llevar chantajeando a entidades bancarias a cambio de publicidad positiva y de retirar demandas contra ellas desde finales de la década de los 90, a cambio de dinero que se disfrazaba de convenios publicitarios y patrocinios.

De hecho, los pinchazos telefónicos realizados a los miembros de la trama desde enero de este año han permitido apuntalar las sospechas sobre cuatro extorsiones concretas, una de ellas para intentar conseguir 3 millones de euros a cambio de que Manos Limpias retirara la acusación contra la infanta Cristina en el caso Nóos.

La extorsión que sí fructificó fue la del presidente de Unicaja y en las conversaciones figura cómo Pineda pactó con la entidad el pago de un millón de euros en forma de contratos publicitarios a cambio de la retirada de la acusación.

Otro caso investigado atañe al Banco Sabadell, donde Pineda negoció el envío de un burofax a ese banco al tiempo que él se ofrecía a ayudar a la entidad a cambio de que le rebaje la deuda a un determinado constructor.

El cuarto es el relativo a Facua, con grabaciones en las que Pineda pide a los abogados de Manos Limpias que en el caso de las presuntas facturas falsas de UGT Andalucía se centren en imputar al portavoz de la organización de consumidores, quien les acababa de ganar un juicio y una indemnización de 900.000 euros por intromisión en el derecho al honor.

Estos cuatro supuestos chantajes son posteriores a 2005, como también algunas de las subvenciones públicas que recibió Ausbanc engañando acerca de sus fines (supuestamente es una asociación de protección del consumidor frente a los bancos) y del dinero que recibió de los bancos a cambio de tratarlos bien.

Ese dinero variaba en función de la entidad y llegó, en el caso del Santander, al millón de euros al año, aunque muchas de las entidades bancarias no han denunciado estas prácticas y sin su testimonio es difícil que se pruebe el delito, apuntan las fuentes.

Algunas sí lo hicieron, como fue el caso del BBVA, Caja Madrid, Credit Services y Novagalicia, cuyos responsables acudieron a la Policía para denunciar los chantajes enmascarados en convenios publicitarios.

En el caso de La Caixa y el Banco Sabadell, denunciaron las gestiones que llevaron a cabo los detenidos para el chantaje a la infanta, que lo articularon a través de miembros de estos dos bancos porque la hermana del Rey trabajaba en el primero y su abogado, Miguel Roca, era miembro del consejo del segundo. 







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual