Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Grecia

​Alexis Tsipras ya tiene la cumbre europea que tanto quería

Grecia ha pagado un alto peaje buscando la cita.

Adolfo Lorente. Bruselas Actualizada 20/06/2015 a las 22:40
6 Comentarios
​Alexis Tsipras este sábado en AtenasAfp

146 días después de levantar el puño proclamando la llegada de una nueva Europa nacida en la plaza Sintagma, casi cinco meses después de jalear a sus masas certificando la muerte de la troika, Alexis Tsipras, el primer ministro griego, ya tiene la cumbre que tanto quería. El lunes por la noche, en una reunión de extraordinaria emergencia, los 19 jefes de Estado y de gobierno del euro se reunirán en Bruselas para debatir única y exclusivamente la secular crisis griega. Tsipras ha ganado. "Es el contexto que buscábamos, llevar la discusión al nivel más alto", confesó ayer el ministro griego de Estado, Alekos Flaburaris.

Lo cierto es que tampoco hay que ser un estadista para llegar a este escenario: bastaba con decir 'no' a todo. A rechazar las propuestas de los acreedores internacionales (país del euro, FMI y BCE), a malgastar muchas horas de reuniones políticas al máximo nivel para acercar posturas o a desacreditar las reuniones del Eurogrupo (ministros de finanzas) porque la solución, de llegar, la deben establecer los mayores, los jefes. Vamos, Angela Merkel y en menor medida, el francés François Hollande.

Cinco meses después de su victoria, con un país que ha vuelto a la recesión, que ha perdido a muchos amigos europeos por el camino y ha sufrido una fuga masiva de depósitos de 40.000 millones que ha puesto al país al borde de un corralito que podría decretarse esta misma semana, Alexis Tsipras ya tiene la cumbre que anhelaba. Será el 22 de junio de 2015, un día que jamás olvidará. Serán 18 contra uno... Una de las grandes virtudes del griego es que ha conseguido unir a todos los líderes como nunca. "Ni Rusia", ironiza un diplomático."Pensar que los líderes van a modificar alguna coma del debate técnico de los ministros es ilusorio", zanja una alta fuente comunitaria. "Se acabaron los juegos. El 'juego del gallina' (dos coches y un acantilado) debe terminar. O Grecia acepta la generosa oferta de los acreedores o se encamina hacia la quiebra", advirtió el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, tras verse obligado el jueves a convocar una eurocumbre que hacía años que no se convocaba.

El discurso del miedo


Allí estarán el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, el del BCE, Mario Draghi, o la directora gerente del FMI, Christine Lagarde. En efecto, la "jefa de los criminales", como se presentó ella el pasado jueves ante el ministro Yanis Varoufakis, harta de tantas acusaciones procedentes desde Atenas y en especial de ese otro Tsipras. No el que habla y viene a Bruselas, sino el que jalea ante los suyos de Syriza. "Se debe restaurar un diálogo entre adultos", espetó Lagarde en Luxemburgo.


El ambiente no es el más propicio para casi nada y menos, para llegar a ese gran acuerdo político que todos quieren para acabar con la gran tragedia griega, primero, pero también para consolidar el proyecto del euro. "Es mejor no alcanzar un acuerdo que firmar uno malo", aseguraba hace un par de días un destacado alto cargo europeo a un reducido grupo de corresponsales. Es el nuevo mantra que se repite en Bruselas. Vale ya de parches y promesas que no llegan a ninguna parte. O Grecia acepta las grandes líneas de la propuesta de la troika -nuevo modelo de pensiones, superávits fiscales progresivos, ampliar la edad de jubilación...- o el país deberá enfrentarse "a lo peor".


"Nosotros no estamos presionando a nadie, son los propios griegos los que están presionando a su Gobierno retirando el dinero de sus bancos", recalca este funcionario. "Si la cumbre se ha organizado el lunes y no se ha esperado a la que se celebrará el jueves y el viernes es porque el sistema financiero no aguantará hasta finales de semana", apostilla otra fuente comunitaria.


Aquí no hay ideologías que valgan. Son números, esos que dicen que sin la ayuda de sus socios europeos, los únicos dispuestos a prestarle dinero, el Gobierno de Atenas no pagará al FMI el día 30 (1.544 millones) y lo que es peor, quizá no puede abonar las nóminas de sus empleados públicos o las pensiones. Éste es el escenario, la dura realidad que los jefes de Estado y de gobierno intentarán hacer ver a un Tsipras que confía en la magia de las madrugadas europeas, ésas en las que el acuerdo siempre se produce en el último segundo del último minuto.

"No está en juego el futuro de Grecia, sino de toda Europa", insiste una y otra vez abonando su tesis del 'no se van a atrever'. Buscan algo con que calmar a las bases de Syriza después de ver como casi todas sus líneas rojas se han difuminado. Y ese algo pasa por una reestructuración de la deuda. Tener algo con lo que ganar la batalla del relato, la misma que también deben ganar los otro 18 países ante sus contribuyentes para convencerles que merece la pena seguir dando a Grecia más dinero al margen de los 210.000 millones ya prestados.
Tsipras cree que sus socios cederán, que volverán a darle dinero sin exigir las reformas estructurales que tuvieron que sufrir Portugal, Irlanda, Chipre o España para evitar un posible tsunami de los mercados. "Podría ser un Lehman Brothers al cuadrado", viene alertando el economista Barry Eichengreen.


¿Y si al final se atreven?


El problema es que 2015 nada tiene que ver con 2012 y al menos a corto plazo, la voladura está más que controlada con el BCE inyectando liquidez como nunca. No sólo eso. Ya no hay miedo a reconocer que existen planes B, que están trabajando en escenarios tan adversos como la salida de Grecia del euro.

"Nuestro escenario preferido todavía es el de un acuerdo y aún está esa posibilidad, pero por supuesto estamos preparados para cualquier eventualidad", señaló el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem. Durísimas palabras. "Hay quien cree que en Bruselas hay una persona capaz de sacar siempre un conejo de la chistera, pero esta vez no es así", apostilló Juncker temiéndose lo peor.

Lo peor... ¿Qué es lo peor? Al menos para Grecia, según su propio Banco Central, pasaría por un no acuerdo esta semana, incurrir en una 'default' (impago) con el FMI, perder la línea de emergencia del BCE y tener que decretar el corralito obligado por los acontecimientos. El 'Grexident' provocaría la creación de una divisa paralela dentro aún del euro para recibir pensiones o sueldos a través de pagarés, y el 'Grexit' traería a posteriori la salida del país de la moneda única, una decisión voluntaria porque los Tratados no contemplan la expulsión del euro de un país.

Dicho de otro modo, se habla de la propia reversibilidad del euro, del gran proyecto europeo. Si cae Grecia, quiere decir que podrían caer otros en un futuro y los mercados pueden ser muchas cosas menos comprensibles. El problema para Grecia es que todo ha derivado a tal punto de distanciamiento (formas y fondo) que hay países dispuestos a afrontar este reto de consecuencias impredecibles.


  • SI GANA21/06/15 18:04
     Como este individuo consiga lo que quiere YA SE A QUIEN VOY A VOTAR LAS PROXIMAS ELECCIONES. En Grecias NO PAGAN IMPUESTOS, se jubilan a  LOS 55 AÑOS. Y encima LES TENEMOS QUE DEJAR DINERO Y AGUANTAR QUE NO NOS LO DEVUELVAN. PABLETE COMO GANE ESTE, TE VOTO MAJETE.
  • Charly21/06/15 13:08
    Los griegos se van a arrepentir de votar a quien votaron, los van a llevar a la mayor de las miserias, si se puede estar peor que ahora, esperó q aprendamos d errores ajenos, 
  • Francisco21/06/15 12:14
    Se bajaran los pantalones con Syriza seguro y les darán mas dinero y se jubilaran los griegos a los 38 años con pensión máxima y muda nueva todos los días y lo pagaremos nosotros. En cambio el Rajoy como es un gañan enseguida la metieron miedo y nos jodió a todos y además todos contentos, eso si, jodidos. Por eso VIVAN LOS GRIEGOS...Que no seguirán haciendo "el griego" y además sonreiremos...Eso si, muda nueva.
  • Merkelandia21/06/15 11:33
    Y David le pego una pedrada en la frente a Goliat y lo elimino , adiós Merkelandia .
  • QUE PENA21/06/15 10:39
    QUE PENA DE PAIS, y no me refiero a Grecia si no a España. ESPAÑA HA DEJAR MUCHO DINERO A GRECIA Y DEBERIA ESTAR INVITADA A ESTA MINICUMBRE. Pero con un representante como RAJOY aqui estamos. NOS HAN HECHO A UN LADO Y DE LO QUE ALLI SE ACUERDO SOLO NOS QUEDARA AGUANTAR EL CHAPARRON. Rajoy se juega mucho en esa minicumbre. SI SE DECIDE DAR MÁS DINERO A GRECIA, YA SABEMOS QUIEN NO VA A GANAR LAS PROXIMAS ELECCIONES y quien SI.
  • Uno21/06/15 09:07
    El gobierno griego y Syriza no va a ceder en nada importante, si acepta alguna imposición será en cuestiones menores, porque sabe que tiene poco que perder y si Grecia pierde Europa perderá mucho mas y saldrá perjudicada, es decir morirá matando. Pero es hora de terminar de una vez, si se continua sin atajar el problema de una vez no se solucionara nunca y aumentará porque el dinero que se le presto solo hará aumentar la deuda sin garantías de su devolución. Y ademas aunque no sea lo importante, lo estético es que el gobierno griego van de prepotentes y como saben que si pierden los demás también perderan mas, pues parece que sean ellos a los que les deban el dinero y ponen las condiciones





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual