Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Opinión

"No encuentro trabajo, ¿qué puedo hacer?"

Pedro Mata, gerente de la Fundación Aragón Invierte, analiza el camino por el que transitan los emprendedores y los problemas a los que se enfrentan.

Pedro Mata Actualizada 05/11/2012 a las 11:43
25 Comentarios

“No encuentro trabajo. Busco y no encuentro, ¿qué puedo hacer?”. Muchos desempleados comienzan su andadura como autónomos intentando encontrar una respuesta a esa pregunta. “Si nadie te contrata deberás montarte por tu cuenta”, han escuchado en numerosas ocasiones. Pero, ¿todo el mundo puede ser emprendedor? ¿es más fácil emprender para un desempleado? ¿qué problemas pueden encontrarse?

Debemos comenzar planteando qué es un emprendedor. En la primera mitad del siglo XX, el economista austriaco Joseph Schumpeter definía a los emprendedores como aquéllos que son capaces de generar una “creación destructiva”, “haciendo añicos el status quo” vigente, creando “nuevos productos y servicios” o “innovando”, estableciendo “nuevas funciones de producción.” El emprendedor de Schumpeter nunca está satisfecho con los resultados de la innovación existente y siempre está buscando nuevas oportunidades. Es decir, el emprendedor está asociado con la innovación continua, la creación destructiva y la diferenciación. En este contexto, si una persona no tiene un proyecto innovador, diferente, no será un emprendedor aunque ponga en marcha una empresa.

No obstante, la opinión pública suele incluir como emprendedores, no sólo a aquéllos que tienen unas ideas innovadoras y que están dispuestos a transformarlas en una empresa, sino a aquéllos que asumen ciertos riesgos profesionales –por ejemplo, montando una empresa o estableciéndose como autónomo- aunque no haya innovación o diferenciación manifiestas. Es decir, para distinguir a un emprendedor de otro que no lo es, la variable más relevante sería el riesgo asumido, no la innovación o diferenciación generada. En este caso, si alguien tiene que incorporar a su trabajo la acción comercial para conseguir ingresos, pasa a ser emprendedor. La incertidumbre sobre los ingresos aportaría ese riesgo que transforma a un trabajador en emprendedor. Cuando se habla de emprender como solución a una situación de desempleo se suele hablar de este tipo de emprendedor.

Hay numerosos estudios sobre la personalidad del emprendedor. Se concluye, mayoritariamente, que los emprendedores comparten una serie de rasgos comunes de la personalidad. Para saber si cualquiera puede ser emprendedor, sería razonable conocer si las características del emprendedor son congénitas o no; es decir, si el emprendedor nace o se hace. Un reciente estudio de la consultora Ernst & Young, entre otros con resultados similares, concluye que la mayoría de los emprendedores han tenido una experiencia profesional previa, argumento que se utiliza para afirmar que un emprendedor puede “hacerse”. Las carencias en la personalidad del emprendedor se pueden sustituir con formación, experiencia, o asesoramiento. Si el emprendedor se hace, cualquiera puede hacerse emprendedor.

En ciertas ocasiones, cuando las personas se encuentran trabajando por cuenta ajena, no están dispuestas a correr los riesgos de emprender (entre otros el riesgo a no generar ingresos que compensen la pérdida del salario recibido en esos momentos). La pérdida del trabajo facilita el emprender, pues desaparece el coste de oportunidad de seguir trabajando. En otras palabras, para trabajar por cuenta propia ya no hay que dejar ningún empleo y, consiguientemente, no se va a perder ninguna remuneración. Lógicamente, cuanto más tiempo pase desde que se entró en el desempleo, menos prestación se cobre, y menor sea la esperanza de encontrar empleo por cuenta ajena, menor será el coste de oportunidad de emprender y mayor será la inclinación al emprendimiento. Con lo que la situación de desempleo tiene un peso importante a la hora de tomar la decisión de emprender.

Adicionalmente, a la hora de emprender, aparecen reiteradamente otros dos aspectos que frenan a los emprendedores: la financiación y el desconocimiento.

Los emprendedores comienzan ilusionados su proyecto, pero todo proyecto necesita capital. Los fondos disponibles suelen ser más bajos cuando se está desempleado que cuando se está trabajando, aunque, en todo caso, los fondos iniciales se suelen acabar con cierta rapidez. Se comienza entonces a incorporar a amigos, familiares y “locos” (las 3 efes en lenguaje del emprendimiento) al proyecto. El emprendedor, normalmente, comienza a buscar dinero cuando le falta, y no con cierta planificación y anticipación. Además, la financiación bancaria no es fácilmente accesible en estos tiempos, con lo que el “problema” financiero se hace aún más relevante. Por último, muchos emprendedores se encuentran con el problema de las carencias en gestión, control y falta de experiencia emprendedora. A pesar de que estas carencias no sean insuperables, el conocimiento sobre cómo transformar una idea en una empresa supone la mayor barrera al emprendimiento.

Hoy en día existen numerosas instituciones, públicas y privadas, que pueden ayudar a los emprendedores a validar sus ideas, a estudiar su viabilidad, a confeccionar y matizar el plan de negocio, e incluso apoyar financieramente los proyectos. En este sentido, los Business Angels, o inversores tutores, ayudan a eliminar las barreras principales de los emprendedores. Los inversores tutores aportan algo más que financiación a los emprendedores, pudiendo suplir esas carencias que el emprendedor tendría a la hora de montar una empresa, ayudando a establecer instrumentos de gestión y control, aportando know-how, conocimiento sobre el sector o el negocio, potenciales clientes y contactos en la cadena de valor. Obviamente, lo que los Business Angels no pueden suplir es la existencia de un proyecto innovador y, por ello, tienen preferencia por los emprendedores de tipo schumpeteriano.

Pedro Mata es gerente de la Fundación Aragón Invierte



  • kino06/11/12 00:00
    Ahora lo que nos queda es empezar las conversaciones sociales con la pregunta...¿ Estudias o emigras?. Hace 25 años era esta ¿ Estudias o trabajas?, como ha cambiado todo ¡todo! todo no los politicos son los unicos que no han cambiado, siguen igual, con sus privilegios, sueldazos, todo pagado..... jejje como nos la han metido doblada.
  • Juan Antonio06/11/12 00:00
    David, no sé si te das cuenta que lo que propones ya lo hacia Franco. Creo que hay dos vías la de seguir en Europa, que es en la que yo creo, es más dificil de primeras y cuesta más sacrificio, pero a la larga es la mejor, y la de salirse como propones, pero a corot es buena, pero a medioi y largo es la peor, ningún país prospera mucho cerrandose al exterior, lo que necesita España es que se vuelva a invertir en el país (me refiero el capital extranjero, y no me refiero a que compren deuda que eso es pan para hoy y hambre para mañana) y eso no se consigue cerrando con proteccionismo. Y volviendo a políticas más que superadas. pienso yo
  • celtibero06/11/12 00:00
    chari yo me encuentro fuera de espana pero pienso ZP aria las cosas mal pero lo hacia por la igualdad social el PP solo por el interes de los bancos OK
  • José06/11/12 00:00
    ?No encuentro trabajo, ¿Qué puedo hacer??, y la única respuesta es móntate tu propio negocio ¡Tócate ?! Los clientes de la Fundación Aragón Invierte son los inversores y nunca los emprendedores, y su objeto es filtrar los proyectos de acuerdo al interés del inversor, proyectos innovadores y tecnológicos y, sólo si se instalan en Aragón. Pocas empresas ya montadas afrontan riesgos con optimismo en época de crisis, y sólo los que no tienen nada que perder se lanzan en crear un negocio propio.
  • David06/11/12 00:00
    La solución tiene que ser a nivel de estado. Salir de euro, desvalorizar la moneda. Invertir en turismo, poner aranceles a productos no españoles. Concienciar a los ciudadanos de consumir productos nacionales. Crear Bancos del estado para mover el dinero y ni un duro para la banca privada. Y así en MESES se solucionaría el problema económico en este país
  • Gonzalo06/11/12 00:00
    Lo único que te queda es formarte más... Yo a mis 27 años he vuelto al instituto a sacarme otro Grado Superior FP2. Y estoy en clase con gente de hasta 40 años.
  • nicolas06/11/12 00:00
    En tiempos normales de cada 5 emprendedoras que arrancan su negocio 3 cierran su negocio dentro de 2 años: Que sera la cifra en tiempos de crisis. Dinero invertido de ico en general; así 3 o mas quedan con dudas y sin derecho a paro.  hay que gastar menos dinero publico en cursos para personas que nunca serán aptos para este tipo de trabajo o pagar por cursos que antes de empezar ya saben que no hay trabajo en España. El dinero que no se gastan en estos proyectos se usan en mas inspectores de hacienda que buscan empresas y personas que trabajan de forma ilegal (trabajos sin contratos, o demasiado pocas horas, etc etc) con este dinero de multas se pueden generar empleo en sectores de innovación.
  • fer05/11/12 00:00
    Lo de siempre, que el empresario o el emprendedor han de asumir un riesgo, que no hay capital pero hay ayudas... A ver cuando cambiamos todos el chip!!!! Que no hacen falta ayudas sino un sistema equilibrado y favorecedor para la generación de trabajo. Si un autónomo no tuviese que pagar todos los meses casi 300 euros gane o no gane dinero, al menos durante el primer año, o fuese un pago menor y progresivo según ingresos, no harían falta ayudas a emprendedores ni autónomos. Este país es el único que sangra a un self-employed (autónomo) de la manera en que se hace. En el resto de Europa no hay quien se crea esto, que aunque tengas pérdidas los 6 primeros meses tengas que poner 300 euros cada mes; que aunque tus ingresos no lleguen a los 800 euros, tengas que pagar esos 300 euros. Sencillamente, en el resto de países esto no es así. El sistema es bastante más accesible para crear una nueva empresa unipersonal o incluso familiar y cuando empiezas a tener beneficios, empiezas a pagar, y cuanto más ganas más pagas, pero no se sangra al que no llega. El sistema español es un sistema pro-fraude y pro-trabajoennegro. De hecho así se estudia en Universidades extranjeras; como ejemplo de como configurar un sistema laboral y fiscal excluyente y que penalice al que quiere ser un autónomo. Somos ejemplo de cómo no hacer las cosas. Entretanto en otros países para montar tu negocio como autónomo empiezas poniendo 50 o 100 euros al año (en algunos ni siquiera empiezas poniendo nada), y en función de tus beneficios, el fisco se te queda más o menos. Va siendo hora de simplificar al máximo estas normativas y eliminar el RETA o modificarlo para que durante los dos primeros años los abonos sean progresivos, aunque se pierdan deducciones fiscales. Es preferible eso a ayudas que sólo ven unos pocos, mientras la mayoría se muere de hambre o tiene que trabajar en negro. 
  • un maño exiliado en ciernes05/11/12 00:00
    Pues la cosa no pinta nada bien, para todos por igual en España, tanto a los cualificados como a los menos cualificados , ya que basandonos en el sentido común que se respira ya en el ambiente dle día a día de un decrecimiento paulatino del consumo interno y de la generación de puestos de trabajo durante no menos de 8 años por lo menos, la cosa esta realmente jodi....como para encima montarse un negocio, y tener que pedir fondos de donde no los hay , como dice Andrés y lo comparto su comentario, yo he terminado hasta los reales huevos de buscar curro , y me voy finalmente al extranjero a currar, de alquiler y mejor valorado allí donde voy al otro lado del Atlántico y que les den dos duros a la pandilla de chorizos de este santo país. suerte a todos. 
  • tejedor05/11/12 00:00
    Y eso de volver al pueblo a criar un cochinillo,......................daría resultado ?
Ver más comentarios


Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo