Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Motorland

Alcañiz, una historia contada sobre ruedas

Con la llegada del circo de la MotoGP este fin de semana Alcañiz vuelve a encumbrarse como cuna del motor en Aragón. Una relación recuperada en los últimos años, cuyo origen se remonta 50 años atrás.

V. Millán. Zaragoza Actualizada 26/09/2013 a las 23:36
1 Comentarios
Una de las pruebas celebradas, en 1968HTTP://AVAMPILOTOS.BLOGSPOT.COM

Alcañiz se convierte este domingo por cuarto año consecutivo en el centro del mundo del motor. La capital bajoaragonesa recibirá a más de 80.000 peregrinos empeñados en disfrutar de toda la velocidad y la emoción que les puedan proporcionar los Lorenzo, Márquez y compañía, devolviendo a la ciudad un aroma que forma parte de la idiosincrasia alcañizana desde 1965, cuando se celebró la primera carrera en el antiguo circuito urbano de Guadalope.

Pese a los años, a día de hoy aún se puede distinguir en la avenida de Aragón un esbozo de lo que en su momento fue la línea de meta, punto culminante de aquel trazado urbano de apenas 4 kilómetros que acabó sucumbiendo a las normas modernas, pero que sirvió para imprimir el germen de lo que ahora es Motorland. "Sin el antiguo circuito de Guadalope nunca podría haber existido Motorland", valora Jesús Baquero, presidente del Club automovilístico que toma el nombre del circuito, y que durante cuatro décadas impulsó a Alcañiz como referente en el calendario de las carreras.

El origen de esta relación fue tan repentino como exitoso. En 1965 el doctor Repollés reunió en su consulta a un grupo de amigos. El objetivo, imitar en Alcañiz lo que había visto en el circuito urbano de Mónaco. La dificultad: solo él había tenido algún contacto con el mundo de la Fórmula 1. "Los más veteranos del club cuentan que aquello fue una locura, el pueblo entero se volcó para celebrar la primera carrera", explica Baquero, heredero del club que se formó el año posterior a la primera prueba, celebrada el 11 de septiembre durante las fiestas de la Virgen de los Pueyos.

La magia del trazado, y la dificultad de las calles alcañizanas hicieron que poco a poco la prueba fuera creciendo, convirtiéndose en un punto de referencia del calendario nacional, y en punto de peregrinaje de pilotos con ganas de experimentar. "Para los años 70 Alcañiz ya se había convertido en sinónimo de automovilismo, y destacaba sobre todo porque entonces la gran mayoría de circuitos eran permanentes, los urbanos se veían muy poco", explica Baquero. El sueño del doctor Repollés ganaba alas poco a poco, siendo reconocido por todos los organismo y llamando la atención de pilotos de la talla -y el linaje- de Francisco de Baviera o, años más tarde, Carlos Sainz.

Éxito y caída

"El Guadalope era el circuito más rápido de España. El ruido de los motores rebotaba contra las paredes de las casas. Era increíble", comenta con nostalgia Baquero, que afirma que según las fuentes de la época Alcañiz llegó a recibir durante los años 80 -la época dorada del circuito- más de 70.000 visitantes los días de carrera.


Uno de los hombres que cruzó aquella línea de meta de la avenida de Aragón, o tuvo que ingeniárselas para salir bien parado de la conocido curva de 'El embudo', fue Mariano Sánchez. Tercero en 1990 en el campeonato de España, fue el primer alcañizano en subirse al podio del circuito de su ciudad. "Cualquier fallo te dejaba fuera, aquello era una experiencia única en un circuito y en la que todo el mundo se implicaba", explica Sánchez, que además ostenta el récord de ser el piloto que más veces ha cruzado la línea de meta de la avenida de Aragón, con un total de 32 ocasiones.


Sin embargo, y como en muchas otras historias, la mezcla de encanto y locura del circuito urbano Guadalope acabó sucumbiendo ante las nuevas normas de seguridad que poco a poco acabaron sacando a Alcañiz del mapa. En 2003 los coches dejaron de derrapar por sus curvas. Era el último circuito urbano que quedaba en el país.

Con su pérdida, Alcañiz trazó una década de sequía automovilística, que fue superada con la llegada de Motorland en 2009. "Alcañiz ha tenido, tiene, y seguirá teniendo su página en la historia del motor", asegura Mariano Sánchez, que espera ansioso que este fin de semana su ciudad vuelva a acoger a los aficionados de la velocidad en el ahora moderno trazado de las afueras, heredero de un circuito que, por mucho tiempo que pase, pertenecerá a los alcañizanos para siempre.


  • Antonio27/09/13 00:00
    Yo iba muchas veces a las carreras y alucinaba como se volcaba el pueblo, y claro está alucinaba como podían entrar en el embudo tres coches a la vez, luego nos iban poniendo cada vez más lejos, más guardarrailes, más seguridad, pero seguía siendo una pasada el oir bajar la recta a tope, la bajada de marchas y frenazos para entrar en el embudo, voy mucho por Alcañiz y ahora pienso como podían correr ahí, por cierto....la gente de Alcañiz te trataba como si fueras de la familia y ahora sigue igual





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual