Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Natación sincronizada

Anna Tarrés publica 'Cuando ser la mejor no es suficiente'

La exentrenadora del equipo nacional de natación sincronizada relata en su libro su versión sobre el escándalo generado a raíz de su cese.

Europa Press. Madrid Actualizada 11/04/2013 a las 20:49
1 Comentarios
Anna Tarrés en la presentación de su libroEFE

Parece que el destino quiere unir a Gemma Mengual y a Anna Tarrés. Nada más comenzar el programa Splash! Famosos al agua, con Tarrés como jurado, Gemma presentaba su libro 'El agua o la vida'. De nuevo a vuelto a ocurrir, este martes Gemma Mengual presentaba a su hijo Joe, que nació el pasado 6 de abril y este jueves sale a la venta el libro de la extrenadora del equipo nacional. 

'Cuando ser la mejor no es suficiente' es la versión reposada y contundente de la exseleccionadora al escándalo generado a raíz de su cese. Anna Tarrés habla de los éxitos, los fracasos, las situaciones de alegría y también de tensión vividas a lo largo de los quince años que estuvo al frente de la selección. El trabajo día a día con sus nadadoras, las fricciones con los directivos de su federación...

Un libro sincero y abrupto que cuenta episodios no conocidos y que permite entender el día a día de quien se juega en poco más de tres minutos todo su trabajo y el de su equipo, para gloria o desesperación de todo un país.

'Cuando ser la mejor no es suficiente'

El 6 de septiembre de 2012, Anna Tarrés, seleccionadora del equipo nacional de natación sincronizada, que se encontraba de vacaciones en un pequeño pueblo de Extremadura, recibe una llamada de Fernando Carpena, presidente de la Real Federación Española de Natación (RFEN): "Tengo que comunicarte que no te renovamos. Pero no te preocupes, los acuerdos económicos que tenemos los cumpliremos". La razón que el presidente le da es: "Motivos profesionales y nuevo rumbo deportivo".

Anna no da crédito y le cuesta digerir la noticia. Apenas unas semanas antes (agosto 2012), el equipo español participaba en los Juegos Olímpicos de Londres y traía a casa dos nuevas medallas olímpicas, la plata y el bronce. Quince años dedicados en cuerpo y alma al equipo de natación sincronizada, se volatilizan como por arte de magia. Pero lo peor está aún por llegar: días después aparece publicada una carta de las nadadoras cuestionando los métodos de entrenamiento de Anna Tarrés.

'Cuando ser la mejor no es suficiente', es la versión que tiene Anna Tarrés sobre como ha vivido todo lo relativo al escándalo generado a raíz de su cese. En el libro, Anna Tarrés habla de sus vivencias como seleccionadora y entrenadora de la Selección Nacional de Nadadoras Sincronizadas.

A lo largo de más de 220 páginas, dividido en nueve capítulos, narra la realidad del difícil mundo de las élites deportivas, el nivel de exigencia, la necesidad de perfección y del trabajo duro constante. Tarrés ha tomando como punto de arranque el triunfo del equipo en las Olimpiadas de Londres de agosto de 2012 y hace un repaso de todo lo que ha sido su relación con la natación sincronizada desde sus inicios como nadadora: el trabajo constante, el afán de superación, buscar soluciones a problemas, hacer uso de una gran creatividad para imaginar coreografías diferentes, gestionar equipos de chicas jóvenes...

Su libro en definitiva es una historia de aprendizaje, de luchas, de equivocaciones, triunfos, de no dejar de aprender y de desarrollar el método que ha sido conocido como el 'Método Tarrés' que consagró al equipo español como especialistas de la creatividad y de la emoción.

El tsunami: la carta

Conocida como la 'Thatcher de la piscina', muchos critican sus métodos. Se acusa a Anna Tarrés de aplicar métodos draconianos, de insultar a las nadadoras llamándolas "gordas", se describen ofensas y humillaciones.

Anna Tarrés se defiende. La carta hace alusión a unos hechos que ocurrieron hace más de diez años y sólo tres de las firmantes han sido deportistas de élite. "Muchas de las afirmaciones que contiene están hechas desde el rencor, desde la percepción, quizá, de las adolescentes que eran algunas de ellas cuando dicen que ocurrieron los hechos, sacados de contexto o realizadas desde la no aceptación del final de una carrera en la élite. Quizás en algún momento he dicho una palabra fuera de tono, o he herido a alguien. Lo lamento, no era mi intención. Siempre he intentado actuar desde el respeto y la educación; lo que he tratado de hacer durante esos años es educar a través de la sincronizada".

Tarrés es muy exigente, pero como ella misma dice: "Ser exigente en el deporte de élite no es una opción, es una obligación". "Las entrenadoras tenemos la obligación de exigir a nuestras atletas su máximo umbral de perfección, que sean capaces de darlo todo, de buscar el límite".

Andrea Fuentes, capitana del equipo de sincronizada, será una de las que tome su defensa, explicando la realidad que se esconde en un deporte de élite: "En quince años de trabajo duro no vamos a pretender que todo sea un camino de rosas y que vamos flotando por los aires como cuadrúpedos felices. Somos gente que estamos en el deporte de élite y la élite no es para todos. Ha sido muy duro y lo seguirá siendo, pero con nuestro consentimiento".

Aprender de los mejores 

Tarrés ha aprendido de las mejores entrenadoras. La primera fue Karen Babb, entrenadora estadounidense que "representa un estilo muy diferente de trabajar, un estilo basado en la motivación (...). Con ella aprendo a canalizar mi energía, a saber rectificar en positivo, a no limitar la corrección a un "está mal", sino a dar soluciones". 

"Seguimos trabajando con el método de ensayo y error, y mejorando gracias a las especialistas que nos visitan y aportan nuevas perspectivas".

Leslie Sproule, entrenadora canadiense, les facilita la teoría que ella aplica con sus chicas y que Tarrés utilizará para su equipo. "Con ella aprendemos la técnica y ordenamos las ideas. Nos familiarizamos con el término 'workout' (ejercicios específicos) y con los 'checks' (la lista de puntos importantes que hay que tener en cuenta para mejorar la calidad). Nos enseña a ser educadas en la piscina, a dejar las mochilas en orden. A cuidar la imagen. (...) Nos muestra que no sólo hay que entrenar, sino también entrenar para competir, y cómo crear una rutina de entrenamiento para preparar una competición".

La concentración que organiza con el equipo ruso y su entrenadora Maria Maximova les da la oportunidad de ver cómo trabajan. "Se levantan pronto y suben andando hasta la piscina: hay un desnivel importante y está nevando. Supongo que es parte del plan de trabajo (...) Nos invitan a seguir su clase de preparación física. Algunas de las nuestras no logran terminar".

La seleccionadora del equipo francés, Anna Capron, será otro de sus referentes, una mujer de gran creatividad, le ayuda a corregir todo los detalles. Gracias a ella "aprendimos a trabajar desde las propias capacidades, desde la aventura de conocerse a uno mismo y de buscar los propios límites".

"Absorber, absorber y absorber de las que más saben. Captar el mayor número de influencias que permitan hacer aflorar el talento de las nadadoras. Aprender el proceso creativo de las mejores. Las estadounidenses y las canadienses nos enseñaron la técnica; las francesas y las rusas nos mostraron en qué consiste la verdadera creatividad".

El 'Método Tarrés' 

Una coreografía original, una buena gestión equipo ("que todas luchen por los mismos objetivos"), crear un buen ambiente de trabajo basado en la motivación, el trabajo individual, una actitud positiva, la exigencia y la excelencia y mucha disciplina han sido los pilares de lo que se ha conocido como el 'Método Tarrés'. "La voluntad de querer trabajar, mejorar, pagar el precio justo. La voluntad de esforzarse, ser disciplinado y responsable. La voluntad de aprender a comunicarse (...) A mi entender, éstas son actitudes que nos llevan a la excelencia". "Sin disciplina, sin orden interno, sin un patrón de conducta, de trabajo y esfuerzo no es posible caminar juntos hacia un objetivo común".


  • AlbertZgz12/04/13 00:00
    Seguro que se metía con ellas y les decía que tenían pies de pato. Lo siento pero no te creo.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual