Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Real Zaragoza

El Real Zaragoza se rompe por la mitad

El entrenador del equipo aragonés, Paco Herrera, trabaja para intentar dar forma a un centro del campo que ni carbura ni hace funcionar al equipo.

M. Gay. Zaragoza Actualizada 26/09/2013 a las 08:16
3 Comentarios
Paco Herrera, entrenador del Real Zaragoza, da indicaciones en un entrenamientoARÁNZAZU NAVARRO

El entrenador del Real Zaragoza,Paco Herrera, acelera la puesta a punto del equipo de cara a la disputa del partido del domingo, en La Romareda, ante el Recreativo de Huelva. Llega el líder y el cuadro blanquillo debe mutar por completo la imagen ofrecida el sábado pasado ante el colista, a pesar de la victoria.

El técnico no consigue dar con la tecla que garantice solidez y contundencia. Sabe que existen problemas en el centro de la defensa –ya pidió un central que el club no pudo ofrecerle antes del cierre del mercado-, aunque las verdaderas complicaciones –resuelto en gran medida la cuestión de la delantera con la llegada de Henríquez- están en la medular. Porque el Real Zaragoza se rompe por la mitad.

Paco Herrera quiso en un principio brindar galones a Barkero –la gran apuesta del equipo aragonés en el mercado de fichajes- y a Luis García, recuperado para el equipo tras la experiencia mejicana de la pasada campaña. Se ensamblaban ambos con Paglialunga y Cidoncha.

El puzle nunca encajó. Barkero no ha conseguido adaptarse y parece fuera de forma física y sin la fortaleza mental que se le exige al líder del equipo. Luis García está de momento fuera de juego, recién operado del tobillo. A Cidoncha la puede la presión, sobre todo en La Romareda; y Paglialunga es el único que parece consolidarse en las alineaciones del cuadro blanquillo.

Echó mano de Movilla, una alternativa que siempre funciona, pero que no puede ser definitiva; a la que se puede recurrir como hizo en el partido del Tenerife, pero una opción que es preciso regular, dándole paso cuando es necesario.

El entrenador catalán también ha jugado la baza de José Mari, pero no da la impresión de que el técnico cuente con él. Se ha quedado fuera de la lista en los dos últimos partidos y debe volver a pelear por subirse al tren.

El último en llegar a ese conglomerado de nombres ha sido el también argentino Walter Acevedo. Puso orden en el partido con el Castilla y contribuyó a frenar las embestidas de los jóvenes aspirantes al Real Madrid. Su actuación le aporta jerarquía en un Real Zaragoza necesitado de futbolistas con capacidad de resolver problemas.

A ese grupo se unen los jugadores de banda, con vocación más ofensiva y que deben marcar la diferencia en vanguardia, como Abraham, Montañés y, sobre todo, el inspiradísimo Víctor Rodríguez.

La clave de por dónde se conducirá el Real Zaragoza está en la línea medular. Herrera debe componer con acierto el rompecabezas en el que se ha convertido el centro del campo.

En la creación y en la posibilidad de frenar el juego del rival se encuentra buena parte de la capacidad de reacción del equipo aragonés en el complejo territorio de la Segunda División.


  • Skaiper27/09/13 00:00
    Paglialunga-Acevedo con Victor-Ortí-Montañes y en punta Henriquez. Y cuando se recupere Javi Alamo... Paglialunga-Acevedo / Alamo-Victor-Montañes / Henriquez. Calidad la habría de sobra si juegan los adecuados... A ver si Herrera además de quejarse pone en el campo de inicio a los adecuados y no las gilipolleces de Jose Mari-Paglialunga... Barkero sí o sí...
  • leo26/09/13 00:00
    Paglialunga y acevedo de mediocentros,por delante linea de 3 con montañes ,victor y barquero con henriquez en punta....
  • yeyus26/09/13 00:00
    barquero????!!!! me parece el romarik de esta temporada #leo





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual