Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Real Zaragoza

Con Apoño regresó el gol

Ante el Real Madrid, el Real Zaragoza mantuvo la estadística por la que solo logra perforar la meta rival cuando el malagueño está sobre el césped.

J. Mercadal. Zaragoza Actualizada 02/04/2013 a las 20:42
2 Comentarios
Apoño y Ronaldo durante el partido del Real Zaragoza-Real Madrid.TONI GALAN/ A PHOTO AGENCY

Sin Apoño no hay gol. No se trata de un eslogan o una exageración propia de un forofo, no. Simplemente es pura y descriptiva estadística. Una realidad repetida a lo largo del campeonato que muestra como el Real Zaragoza es incapaz de batir la meta rival sin el malagueño sobre el césped. El centrocampista, que se había perdido los últimos cuatro partidos por lesión, con la respectiva sequía anotadora del conjunto blanquillo, volvió este sábadoante el Real Madrid. Partido en el que los aragoneses, por fin,volvieron a celebrar una diana. Tanto que, a la postre, sirvió para finalizar el choque con un positivo empate a uno.

Tras 29 partidos de Liga disputados, el dato deja de ser anecdótico. Evidentemente, las siete redes y tres asistencias que contabiliza en su planilla personal tienen mucho que ver. La última de ellas, ofrecida en el choque contra los madridistas cuando, a medio camino entre el robo de balón y el pase en profundidad, sirvió a Rodri un balón franco que el delantero no desaprovechó. Solo habían pasado 5 minutos de partido. Tiempo de sobra para demostrar su fuerte incidencia en el juego de los blanquillos.

En total, ya sea convirtiéndolo él o cediéndoselo a un compañero, Apoño ha participado directamente en el 38,4% de los goles marcados por los zaragocistas esta temporada. Una de las razones por las que, durante su periodo de ausencia, Manolo Jiménez no dudó en tildarlo de "imprescindible" para el conjunto aragonés. Claro que no es la única. Según ha explicado en varias ocasiones el técnico hispalense, en su opinión el de La Palmilla es el único organizador de juego puro que posee en la plantilla. Un rol que también puede desarrollar Romaric, futbolista cuya fiabilidad física es todavía inferior hasta el punto de no haber contado prácticamente a lo largo de la temporada.

Claro que Apoño todavía no está recuperado plenamente. Así lo demostró en el minuto 52 del partido. Momento en el que, con evidentes molestias, se vio obligado a pedir el cambio. Un percance que, según el posterior parte médico facilitado por el club, parece haber quedado en un simple susto. Por precaución, no obstante, el medio andaluz no se entrenó con el grupo este lunes. Manteniéndose entre algodones con el objetivo de poder volver al terreno de juego en Riazor. Partido que, sin duda, se dibuja como la primera gran final de los blanquillos esta temporada.


  • JOSE RODRIGUEZ BENITEZ02/04/13 00:00
    La estadistica es elocuente y cierta APOÑO es  nuestro guia,el catalizador del juego blanquillo el manijero todo lo que ustedes quieran por lo tanto hay que cuidarlo como oro en paño y el sabado a ganar en Riazor no queda otra para poder respirar un poquitin mas tranquilo.
  • Manu02/04/13 00:00
    El equipo cambia como el día a la noche cuando Apoño se va del campo, los mejores partidos partidos del equipo coinciden con sus buenas actuaciones (Málaga, Bilbao...) y los periodos sombríos, con sus bajas por lesión. Para muestra el partido del Valencia en casa, con él en el campo hicimos una primera parte buenísima, y al irse lesionado se nos apagó la luz (decisiones arbitrales aparte). Esperemos que pueda jugar tranquilo este tramo final de liga, sobre todo ahora que nos la jugamos con los tres de abajo.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual