Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Opinión

Un balance esperanzador

Isidro Villanova Actualizada 02/01/2013 a las 07:57
0 Comentarios

“Por una temporada tranquila”, ese fue el deseo del cuerpo técnico y la plantilla del R. Zaragoza, el 17 de agosto de 2012, 4 días antes de que arrancase la temporada 2012-2013, cuando acudieron a la Basílica del Pilar en la tradicional ofrenda de flores a la Virgen. Esa frase, aglutinaba a todo el sentimiento del zaragocismo que ya estaba cansado, fatigado y agotado del sufrimiento deportivo de las tres ultimas temporadas y del convulso y contaminado aire que se respiraba en el orden social e institucional.

Es cierto, que habían cambiado algunos aspectos importantes a lo largo del transcurso de la pretemporada, dentro de la sociedad, que nos hacían pensar que por fin, el sentido común, se había implantado, en el R. Zaragoza; por un lado se le daba un proyecto a medio y largo plazo a Manolo Jiménez, el principal artífice de la milagrosa salvación de la temporada pasada, quien se puso como uno de sus principales objetivos instaurar e implantar sus bases futbolísticas contando para ello con amplios poderes para poder llevarlo a cabo. Por otro lado, la llegada de Fernando Molinos como cabeza visible de la institución, suponía un paso atrás de Agapito Iglesias, y de esta forma, dotar a la entidad de una calma y estabilidad social que necesitaba urgentemente.

Una vez colocadas las piedras angulares del nuevo proyecto a lo que como siempre se preveía el animo y el apoyo incansable del zaragocismo (que nunca falla), únicamente quedaba darle forma a la composición de una plantilla que sufrió una mutación importante con la incorporación de numerosas caras nuevas.

Acuciado por la deuda económica y con el riguroso calendario de pagos que se deben afrontar, se puso la mirada y el objetivo en jugadores jóvenes, comprometidos, con hambre de futbol, con contratos ya no pasajeros sino con una proyección de futuro que unidos con una columna vertebral ya experimentada y consolidada formaban un bloque capaz de competir y rivalizar con la mayoría de los equipos de la liga española.

Es indiscutible que los comienzos no fueron fáciles, las dudas , incógnitas e incertidumbres se ceñían alrededor del equipo, pero pronto se pudo comprobar que a pesar de los reveses sufridos, fundamentalmente en casa , las sensaciones y las impresiones que transmitía el equipo eran positivas, que en cierta manera, por fin, se había logrado formar un conjunto con unas señas de identidad claras y definidas y que cuando cada una de sus piezas daba lo mejor de si mismo, ha quedado demostrado, ser un conjunto compacto homogéneo y comprometido con los colores que defienden y su afición.

De esta forma, casi se ha llegado al ecuador de la temporada muy vivos en la copa del rey y con 22 puntos ,en una situación tranquila y cómoda en la liga.

¿Y ahora, qué?: una vez encontrado el camino adecuado y correcto, no debemos perder la perspectiva, que queda lo mas complicado, consolidarse y alcanzar el objetivo trazado al comienzo de la temporada, por el que, no nos olvidemos, van a luchar 10 o 12 equipos mas, por ello vayamos paso a paso y jornada a jornada y de esta forma tratar de cimentar y consolidar las bases para un futuro todavía mucho mejor.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual