Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Real Zaragoza

El fado optimista de Hélder Postiga en el Real Zaragoza

Trabajador incansable, el ariete portugués suma a su aportación habitual una sobresaliente racha goleadora. El último tanto, el pasado sábado ante el sevilla.

J. Mercadal. Zaragoza Actualizada 30/10/2012 a las 13:15
4 Comentarios
Postiga marca en una jugada genial el primer gol del Real ZaragozaTONI GALáN

Suenan los acordes de una guitarra portuguesa. Doce cuerdas capaces de pronunciar algunas de las notas más amargas del espectro musical. La banda sonora perfecta para el rictus de Hélder Postiga durante la gran mayoría de los 90 minutos que dura un partido. Ejemplo de esfuerzo, el ariete portugués no da nunca un balón por perdido. Ni cuando el esférico está en posesión del rival. Sin ir más lejos es, con 30, el jugador de la Liga que más faltas comete. Una faceta oscura, generalmente reservada a posiciones más sombrías que la del delantero centro.

Sin embargo, no resulta extraña interpretada a través de las botas de Postiga. Como una canción lusa, su fútbol no se limita a resaltar el aspecto brillante del juego. Sobre el césped, el internacional portugués recorre todos los espectros existentes en el mundo del balompié. Incidiendo en las diferentes tonalidades que pueden inundar un estadio en día de partido.

Famosas son ya en La Romareda sus muecas de lamento. Esas que repite cada vez que el linier de turno decide que se encontraba en fuera de juego cuando andaba raudo a por un balón en profundidad asistido por algun compañero. Hasta 17 veces se ha repetido la estampa este curso. El jugador de Primera que más veces ha tenido que pasar por dicho trance. En esos instantes, el atacante se torna en la personificación de la desesperación. En una dolorosa letra que podría haber sido interpretada por la reina del fado, Amália Rodrigues.


La felicidad del gol

Sin embargo, a diferencia de los sonidos más característicos de su tierra, Postiga posee en su registro una faceta alegre. Esa que se dispara en el momento en el que logra batir al meta rival. Prácticamente, el único instante en que relaja su mueca y deja dibujar una sonrisa en su rostro. Cuatro veces se ha repetido el ritual esta temporada, la última el pasado domingo contra el Sevilla.

Corría el minuto 35 de la primera parte cuando Zuculini, en tres cuartos de campo, robaba con la cabeza un incauto pase de Medel. El balón cayó en los pies del ariete blanquillo, que, una vez superado Botía con un toque de balón casi intimista, vio como su fotografía perfecta se reproducía delante suyo. Él contra el portero, música para bailar.

Llegada la ocasión, Postiga no se pone nervioso. De hecho, raramente falla un mano a mano. Así, encaró a Palop, que hasta la fecha estaba siendo el mejor de su equipo, habiendo desbaratado varias ocasiones zaragocistas previamente, y decidió quebrarlo con un recurso de gran belleza técnica. Casi parado, sin acelerar el ritmo, el delantero realizó una estética bicicleta que confundió por completo al meta sevillista. Derecha, izquierda y gol. Un fado optimista para poner música a la cuarta victoria del Real Zaragoza.


  • Quique01/11/12 00:00
    Desde Porto, un abrazo para Postiga
  • javier30/10/12 00:00
    Vaya golazo el del domingo. Si lo mete Cristiano Ronaldo nos lo repiten por televisión 100 veces al día durante dos meses
  • All i Oli30/10/12 00:00
    !Este gol es copia de uno de Cristiano Ronaldo, por cierto.! Como se está tratando de fichar a un delantero, si yo fuera Jimenez, le solicitaría a Helder que me diga a que jugador quiere a su lado para potenciar aun más su juego.!Seguro que el Portugal hay más de uno que él conoce.!
  • postiguista30/10/12 00:00
    +1 All i Oli





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual