Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Real Zaragoza - Temporada 2016-2017

Valencia 4-1 Real Zaragoza

Derrota por inferioridad asumida del Real Zaragoza ante el Valencia

El equipo experimental de Natxo González cayó por 4-1 frente a los suplentes de Marcelino y dice adiós a la Copa según las previsiones.

Actualizada 30/11/2017 a las 23:32
Zaza trata de driblar a Ratón durante el Valencia-Zaragoza de este jueves.Efe

Un Real Zaragoza sin Zapater, Borja Iglesias, Toquero, Verdasca, Cristian Álvarez, Ángel González, Benito, Delmás o Eguaras, lleno de cambios y caras novedosas, cayó goleado por 4-1 frente a un Valencia repleto asimismo de futbolistas suplentes y canteranos en sus filas. El 6-1 global de la eliminatoria, tras el 0-2 que los valencianos ya habían logrado en La Romareda 30 días antes, habla por sí solo y no admite mucho debate. La apuesta de Natxo González no tuvo demasiado recorrido en Mestalla y acabó claudicando con suma facilidad frente a un rival muy superior en todas las facetas del juego.

El partido comenzó con un Real Zaragoza muy decoroso dentro de lo experimental, en grado extremo, de su alineación. Incluso hubo 5 minutos, los primeros, en los que los tomates (vistieron de rojo los aragoneses) se atrevieron a dominar al Valencia, segundo clasificado en la liga de Primera, también revolucionado por Marcelino para la ocasión. Vinícius, activo en la primera parte, ejecutó el primer disparo en el minuto 3, fuera, desde la frontal del área. Salió con descaró al campo el equipo de Natxo. De ahí a las cercanías de la primera hora, el cuadro zaragocista se mostró bien armado, ordenado, con cierta salida hacia arriba de vez en cuando. Fue una imagen interesante, prometedora, de los menos habituales.

Pero la compostura duró 28 minutos. Ahí llegó el primer gol, obra de Santi Mina tras una doble pared en avance con el italiano Zaza, la gran sorpresa del técnico local, por su condición de titular y estrella del equipo ché en la liga. Mina remachó raso en una acción que vino precedida de un error grave de Grippo en la pérdida del balón. Se vino abajo de un plumazo la buena puesta en escena de los de Natxo, que no habían dado sensación de inferioridad en casi ningún momento hasta entonces. Incluso Buff, tras una jugada de Vinícius en el 16, tuvo por dos veces en sus botas el 0-1, pero primero marró el empalme en el área y después no se atrevió a volear con la derecha con todo a favor.

Entremedias, los valencianos jugaban a empujones y punteaban a Ratón con jugadas sin demasiada picardía final. Mina no llegó a rematar a bocajarro en el 9 un centro de Lato y en el 21 Zaza pidió penalti de Grippo en una acción confusa que no lo pareció viendo las repeticiones en el monitor. También Pereira, muy efervescente en la media punta, forzó a Ratón a rechazar a dos manos un duro remate desde fuera del área en el 19. Pero no sufrió nunca el Real Zaragoza, bien plantado en su 4-2-3-1 de libro. Lo más llamativo en esa fase positiva fue la soltura del lateral diestro juvenil, David Vicente, que no destiló un solo nervio y aportó una confianza en su zona, con y sin balón, digna de ser loada.

Los de Natxo salían con cierta comodidad desde atrás, con Oyarzun (esta vez extremo) y Buff ayudando en la transición a Guti y Ros. Pero siempre faltó la continuidad hacia la punta. Pombo, metido por los adentros, no logró conectar en las filtraciones y Vinícius se apagó poco a poco de su luminoso arranque de partido. El gol inicial de Mina hizo daño en la moral del Zaragoza. De nuevo, un fallo puntualindividual penalizó tremendamente al colectivo. Hasta el descanso, en ese cuarto de hora de desorientación zaragocista, Pereira y de nuevo Mina amagaron el segundo tanto. El primero lanzó otro obús raso en el 35 que se marchó fuera rozando el poste derecho y el segundo, de cabeza, remató alejado del marco de Ratón, a placer, tras una penetración hasta el fondo del lateral Lato en el 44. La concentración de los aragoneses había bajado un par de puntos su graduación y se notaba. El descanso vino de maravilla.

El segundo tiempo dio inicio sin cambios nominales en ninguna formación. Pero Natxo cambió alguna pieza de lugar. Metió a Oyarzun por la derecha del ataque. Centró a Buff, que en los primeros 45 minutos se volcaba a ese flanco, y escoró a Pombo del centro a la izquierda. Un meneo a la segunda línea de ataque en busca de alguna luz atacante, apagadas en demasía con anterioridad. Como al principio, el Zaragoza firmó la primera llegada al área rival, tras un centro de Vinícius sobre Buff que, solo, no se atrevió a rematar en el área. Su pase atrás a Pombo concluyó con las dudas del canterano, al que le arrebataron el balón entre la confusión. La réplica valenciana llegó en 30 segundos, después de otro error garrafal de Grippo, que donó el balón a Zaza para que éste encarase mano a mano a Ratón en el 52. Cuando Mestalla ya gritaba el gol, el italiano la echó fuera con la portería vacía tras regatear al guardameta, al lateral de la red.

Fue el aviso del 2-0, que anotó de nuevo el oportunista Santi Mina en el 58 tras un rechazo de Ratón en un disparo raso de Zaza. El delantero valencianista quebró con la cadera a Jesús Valentín en una baldosa y colocó la pelota rasa junto al palo. Fue la desembocadura a un principio de segunda parte demasiado blando por parte del Real Zaragoza. El Valencia llegaba mucho más fácil al área aragonesa y eso auguraba quizá un marcador más abultado de no rectificar la actitud en las marcas y la ocupación de los espacios. De hecho, a partir de ahí, ya con el carrusel de cambios en marcha por ambos técnicos, los valencianistas empezaron a descoser la posición defensiva de un Zaragoza de mantequilla.

Rober Ibáñez, recién salido al campo, firmó el 3-0 en el 67 dejando en evidencia por enésima vez a Grippo y a Jesús Valentín en el área. Antes, Carlos Soler -otro refresco de Marcelino- y Lato habían perdonado dos opciones cristalinas para marcar más tantos. Lo mismo que hicieron después el incisivo Zaza o Maksimovic. Realmente, al Real Zaragoza le sobró el partido desde el primer gol, aquel del minuto 28. Se quedó sin pilas en ese mismo instante. Y Natxo no llevaba batería de recarga por lo que se vio. Todo quedaba a merced de las ganas que tuviera el Valencia de hacer sangre en la última media hora. Cada llegada a la línea de tres cuartos de los locales era un suplicio. Los tomates eran flanes a la hora de despejar o restar balones fiiltrados al área.

El 4-0, que se olía desde mucho tiempo antes, lo rubricó el central Rubén Vezo a la salida de un córner, cabeceando entre Jesús Valentín y Delmás, en una defensa de cartón y estática a más no poder. Zaza, toda la noche cegado ante el portal de Ratón pese a su gran calidad, había marrado dos dianas con anterioridad. Cuando todo parecía concluido, Pombo marcó el llamado gol del honor aragonés. Lo hizo en un plástico cabezazo a centro de Ros con los locales regocijándose de su cómoda noche. Puro maquillaje sin más sustancia, obviamente.

Y así puso punto final el Real Zaragoza a su andadura copera de este año, la mejor del último lustro, tras haber eliminado con antelación a Granada y Lugo. Todo según lo previsto ante un rival grande de Primera con el que compitió en la ida y la vuelta a base de equipos de suplentes y poco habituales. Lo mollar del cuadro que dirige Natxo está en la liga. En Gijón el próximo domingo, en primera instancia. Esto de Valencia era un extra, por el devenir de la competición, incluso un estorbo de última hora. Este abultado marcador, por asumido a priori, no debería hacer ninguna mella en la moral del grupo. Era lo normal. A partir de ahora, los cinco sentidos ya han de centrarse en la liga, donde urge salir del atasco de puntuación que sufren los zaragocistas. Esa es su misión inmediata e indiscutible. Y de conclusiones tras este cruce copero contra los valencianos, pocas y escasamente sustanciales.

Ficha técnica

Valencia CF: Jaume Doménech; Nacho Vidal, Rubén Vezo, Gabriel Paulista, Lato; Maksimovic, Parejo (Carlos Soler, 62); Nacho Gil (Ferrán Torres, 70), Pereira (Rober Ibáñez, 62); Santi Mina y Zaza.

Real Zaragoza: Ratón; David Vicente (Delmás, 69), Jesús Valentín, Grippo (Zalaya, 74), Lasure; Raúl Guti, Javi Ros; Pombo, Buff, Oyarzun; y Vinícius (Raí Nascimento, 60).

Árbitro: Melero López (Comité Andaluz). Amonestó a Pereira (61).

Goles: 1-0, min. 28: Santi Mina. 2-0, min. 58: Santi Mina. 3-0, min. 67: Rober Ibáñez. 4-0, min. 86: Rubén Vezo. 4-1, min.89: Pombo.

Incidencias: Noche inusualmente fría en Valencia, con 8 grados al inicio del partido. El césped de Mestalla presentó un aspecto impecable. En las gradas, floja entrada, alrededor de 16.000 espectadores sobre un aforo total de 55.000 butacas.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo