Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Real Zaragoza

Agosto ya está aquí, comienza el vértigo

Arrancada la hoja de julio en el calendario, llegan las prisas a todos los equipos para cerrar las plantillas. El Real Zaragoza afronta días decisivos.

Paco Giménez. Zaragoza Actualizada 01/08/2016 a las 09:14
La hoja de agosto ya rige en el calendario desde hoy.HA

Se acabó julio. Agosto nace con su día 1 y, con su presencia permanente en la primera vista del calendario, surge el vértigo en todos los clubes de fútbol. Julio es una especie de tierra de nadie, un espacio abierto a la especulación, las negociaciones largas y sin prisas excesivas, a la búsqueda de diversas opciones con cierto sosiego y a un estado de cierta calma dentro de las secretarías técnicas y las direcciones deportivas. Agosto, por el contrario, cambia los biorritmos de raíz y las pulsaciones de los ejecutivos de las SAD futbolísticas cambian del modo fondo al modo velocidad.

Este mes que acaba de iniciarse es el mes del arranque liguero y el del final del mercado invernal. O sea, el mes de la verdad. En apenas 15 días se acabarán los experimentos con gaseosa y cada vestuario, en la Segunda División en la que habita el Real Zaragoza por cuarto año consecutivo, deberá preparar ya el primer partido con tres puntos en juego. Puntos que son tan importantes como los que se diriman luego en noviembre o diciembre o, por supuesto, como los de la última jornada, en junio de 2017. Es decir, conviene no enredar demasiado ante el pistoletazo de salida de la nueva liga. Empezar mal penaliza. Bien lo sabe el Zaragoza de los últimos tiempos de penurias. 

Narciso Juliá y Albert Valentín, los responsables del área deportiva zaragocista, están en trance de culminar las facciones definitivas del rostro del Real Zaragoza de nuevo cuño. Y lo que les resta es de máxima importancia. Orfebrería de pulso firme. El remate a una remodelación brutal del vestuario que, en el fondo, supone una apuesta arriesgada por su enorme envergadura.

En primer lugar, una vez que los dirigentes de la SAD tengan solventado el frenazo al que la Liga de Fútbol Profesional (LFP) los abocó la semana pasada con el recorte del techo salarial en un millón de euros (de 4 a 3, en números redondos), lo más urgente es terminar con el apartado de las salidas para abrir huecos en el listado de fichas y, sobre todo, en el margen de inversión en nuevos fichajes, los importantes que aún faltan por llegar. Esta vertiente, la de concluir la remodelación del equipo con la contratación de los futbolistas que aún necesita Milla en su caseta, es el segundo y definitivo objetivo a cerrar cuanto antes. 

Manu Herrera es una patata caliente. El portero ha de irse y la cosa no acaba de estar clara con el paso de los días: ni cuándo, ni cómo, ni a dónde. Menos complicaciones parece presentar el caso doble de los jóvenes Whalley y Suárez, a quienes se les ha indicado como solución una nueva cesión (el año pasado ya jugaron prestados en Huesca y Lleida, respectivamente). No obstante, ni uno ni otro acaban de dar el paso definitivo. La hoja del calendario de agosto, seguro que va a ser razón suficiente para acelerar el ritmo de decisión. Aún está vivo, en un segundo plano, el conflicto con Sergio Gil. El canterano, que no admite como bueno el contrato de renovación que firmó en su día hasta 2019 y se declaró en rebeldía no presentándose al inicio de la pretemporada, tendrá que verse con el Real Zaragoza en los tribunales para definir un futuro que se antoja lejos de casa para siempre. De esta operación, el club blanquillo, al menos, espera un desagravio en forma de dinero que, bien utilizado, le ayudaría a ampliar su burbuja inversora en la plantilla que ha de terminar de esculpir.

En sentido contrario, se sigue rastreando el mercado en busca de jugadores buenos, bonitos y, sobre todo, baratos. Un defensa central más, zurdo de golpeo (el francés Diallo, del Monaco, decidirá su futuro en brevés y se está a la espera de que, in extremis, pueda dar el sí a una oferta firme del Real Zaragoza que se ha deteriorado con el paso de los días y la posición expectante de su club ante mejores opciones). Un extremo o interior con desborde que apuntale esas posiciones escasas de efectivos. Un centrocampista con rigor táctico y buena técnica. Y, sobre todo, un delantero centro diferente a Ángel y Dongou, un tanque grande que fije defensas y gane balones aéreos en las áreas rivales. Esto es lo que Milla echa en falta en su actual caja de herramientas. Nada más y nada menos.

Y, por si esto no fuese poca tarea, Juliá y Valentín también han de estar muy al tanto de las ofertas sugerentes y rentables que puedan surgir en la contrarreloj de agosto que hoy comienza de cara a vender a Cabrera o/y a Rico. Las arcas de la SAD necesitan 'cash'. El central uruguayo, Cabrera, acaba contrato el año que viene y es el momento adecuado para obtener un rendimiento económico de su marcha. Lo de Rico se estima, a 1 de agosto, una segunda opción de venta, menos perentoria que la del charrúa, pero tampoco desdeñable si asomara por cualquier resquicio un pretendiente del gusto financiero de los hambres zaragocistas.

Los días van a caer como fruta madura. De golpe y cada vez más deprisa. La sensación de frenesí va a comenzar a inundar los despachos de la Ciudad Deportiva. Da igual que ya se hayan ido en lo que va de verano 17 hombres con contrato del año pasado (Alcolea, Marc Bertrán, Rubén, Dorca, Jaime, Lanzarote, Bono, Culio, Pedro, Hinestroza, Guitián, Campins, Diamanka, Abraham, Vallejo, Ortí y Adán Pérez). La realidad del club aún necesita que esa cifra se amplíe y, probablemente, supere la veintena. También da igual que ya haya habido 10 nuevas incorporaciones al vestuario (Zapater, Cani, Casado, Fran, Alex Barrera, Xumetra, Marcelo Silva, Irureta, Popa y Ratón). Son pocas para lo que el entrenador necesita. Faltan aún unas cuantas y de nivel medio-alto.

Este repaso, a solo 19 días para que la liga arranque oficialmente, abre la veda del nerviosismo y los vértigos. Dentro y alrededor del club. Es lo de siempre en los últimos años.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual