Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Real Zaragoza

Lapetra: “Que el Ayuntamiento diga 'yo arreglaré y luego pasaré la factura' no tiene sentido”

El presidente del Real Zaragoza pone en evidencia la falta de sintonía con el Consistorio en el asunto de las obras de La Romareda.

Paco Giménez. Boltaña Actualizada 20/07/2016 a las 17:37

Christian Lapetra, presidente del Real Zaragoza, ha abordado a primera hora de la tarde de este miércoles en su visita a la localidad oscense de Boltaña, el asunto de las obras en el estadio de La Romareda que, según ha anunciado el Ayuntamiento, van a tener lugar en las próximas fechas y que van a afectar a los primeros partidos de la temporada del equipo zaragozano. El dirigente blanquillo, que pasa unas horas junto al equipo en el Pirineo en compañía de otros consejeros de la SAD, ha dejado en evidencia que la relación con los actuales responsables del consistorio no es la mejor en unos momentos cruciales para solventar el presente y el futuro del viejo y deteriorado estadio de la ciudad.

La relación con el Ayuntamiento de la ciudad está como está. Ellos son los propietarios del terreno de juego y ellos tienen que ir tomando decisiones. Siempre hemos dichos que nosotros estamos abiertos a escuchar, a colaborar, pero siempre que haya algo encima de la mesa”, ha subrayado Lapetra mientras recordaba que la iniciativa municipal no ha sido contrastada en ninguna reunión previa con el Real Zaragoza.

“Hay un informe, que sí se nos ha hecho llegar. Y en él hay unas actuaciones. Unas, que serán inmediatas. Y otras que requerirán otros plazos. Pero el Ayuntamiento es el propietario de ‘la casa’ y, al fin y al cabo, las obras han de afrontarlas ellos”, apuntó Lapetra sugiriendo que el monto económico de la intervención urgente en la estructuras del estadio ha de repercutir en el Ayuntamiento y no en el club. “Una cosa es lo que digan ellos (el Ayuntamiento) y otra la realidad. Ellos son los propietarios. El convenio está como está y, para eso, hay que sentarse y hablar de cosas serias. Lanzar el ‘yo arreglaré y luego pasaré la factura’ me parece que tiene poco sentido”, ha insistido el presidente del Real Zaragoza al respecto, dejando claro que el club de fútbol no está de acuerdo con las intenciones hechas públicas por los ediles sobre quién va a pagar el coste de las obras.

Dentro de exactamente un mes, el 20 de agosto, la liga comenzará en La Romareda con el primer partido, Real Zaragoza-UCAM Murcia. Siete días antes, el 13, el estadio ya acogerá el primer partido del nuevo curso, ante el Eibar de Primera División en la disputa del Trofeo Ciudad de Zaragoza-Memorial Carlos Lapetra. Para esa fecha, apenas restan 24 días.

En el horizonte, además, aparece el Real Zaragoza-Huesca de la 3ª jornada, el 4 de septiembre, el derbi aragonés que llevará a las gradas de La Romareda el mayor flujo de seguidores, probablemente, de toda la temporada. El presidente del Real Zaragoza no ha querido entrar en detalles sobre la manera en la que pueden verse afectados los aficionados y otras cuestiones básicas en la disputa de los partidos en estos primeros compromisos del nuevo curso futbolístico. “Yo creo que es pronto para valorar de qué manera van a afectar las obras en los espectadores en los primeros partidos de la temporada. Como digo, ellos (por el Ayuntamiento) son los propietarios y ellos nos van a decir cómo acometer las mejoras. Al menos, la adecuación de lo que es más urgente. Considero que hay tiempo más que suficiente para ir haciéndolo todo hasta el principio de la liga”, ha concluido Christian Lapetra en la concentración del equipo en Boltaña.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual