Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Real Zaragoza

Jorge Díaz, cedido en el Numancia, se pierde lo que queda de liga

El uruguayo, lesionado en un gemelo hace seis semanas, sufre una severa rotura de siete centímetros que requiere largo reposo

Paco Giménez. Zaragoza Actualizada 29/04/2016 a las 21:22
Jorge Díaz, en el partido Numancia-Alcorcón jugado bajo la nieve en febrero, una de sus cuatro apariciones con la camiseta soriana tras su cesión por parte del Real Zaragoza.Mario Tejedor

Jorge Díaz, jugador del Real Zaragoza que está cedido en el CD Numancia desde el final del mercado de enero, se pierde con total seguridad lo que queda de temporada a causa de una severa rotura muscular en el gemelo derecho que sufrió el pasado 19 de marzo, hace ya seis semanas. El extremo uruguayo se lesionó en el calentamiento previo al inicio de la segunda parte del partido Numancia-Córdoba al notar ese desgarro un la pierna diestra y las pruebas radiológicas posteriores revelaron que padecía una rotura de fibras de 7 centímetros de longitud, realmente aparatosa.

En primera instancia, los médicos consideraron que tras el paso de seis semanas podría evaluarse si la cicatrización de la zona afectada iba a permitirle regresar al equipo en la recta final de la liga o si, por el contrario, la relevancia de su problema requería mucho más cuidado y reposo. Llegado ese momento, se ha observado que la evolución de la lesión discurre por el camino más lento de los posibles. La morfología muscular de Jorge Díaz necesita de más tiempo hasta que el callo del músculo sea firme y asegure que no va a producirse una recaída, por lo que la temporada del charrúa se da por concluida y su vuelta al trabajo normal no se producirá hasta la pretemporada, el próximo mes de julio, en principio en la disciplina del Real Zaragoza, con quien tiene contrato en vigor.

Díaz apenas ha jugado 117 minutos en cuatro partidos con el equipo numantino, de los que solo en uno formó como titular. Esta es su minúscula aportación desde que llegó el 1 de febrero a Soria tras dejar el Real Zaragoza a instancias del nuevo equipo técnico, encabezado por Juliá y Valentín y con el refrendo del nuevo entrenador, Lluís Carreras. En su debut con la camiseta rojilla del Numancia, el 14 de febrero, Jagoba Arrasate le dio 12 minutos al final del choque en el triunfo frente al Mallorca por 2-0 en Los Pajaritos. La semana siguiente, en Valladolid, fueron 14 los minutos que tuvo Jorge Díaz en el 2-2 del Numancia en Zorrilla. Siete días después, frente al Alcorcón en campo soriano, se dio la única titularidad del cedido zaragocista, que aguantó sobre el césped 69 minutos en una tarde en la que los castellanos empataron a uno con los madrileños. Y, por fin, su última aparición como jugador del Numancia, tuvo lugar en Ponferrada (donde juega el Real Zaragoza en pocas horas) para reforzar el ataque de Arrasate en los últimos 22 minutos en busca de evitar, sin éxito, la derrota por 1-0 que sufrió su equipo en El Toralín.

El día del Córdoba, el 19 de marzo, Díaz iba a salir tras el descanso en el choque ante el Córdoba y afrontaba una nueva oportunidad para demostrar que tenía hueco en el once inicial soriano. Pero cinco minutos antes de la reanudación del partido, en plena fase de calentamiento, llegó la fatal lesión que se hizo él solo. Antes de irse al Numancia, Jorge Díaz jugó solo 628 minutos diseminados en 18 partidos con el Real Zaragoza (que lo fichó del Albacete el pasado verano en una gestión del anterior director deportivo, Ángel Martín González). Solo fue titular en cinco oportunidades y no completó nunca los 90 minutos. Eso sí, como zaragocista marcó un gol importante, el que supuso el 1-1 final en Leganés en la 4ª jornada. 







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual