Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Real Zaragoza

Carreras y Martí, rivales, colegas, maestro y discípulo

Los entrenadores del Zaragoza y el Tenerife jugaron juntos cinco años en el Mallorca donde, hace tres campañas, uno dirigió al otro

Paco Giménez. Zaragoza Actualizada 18/03/2016 a las 09:04
Etiquetas
Lluís Carreras, como entrenador del Mallorca hace apenas dos años, instruye a José Luis Martí, entonces capitán del cuadro balear y ahora técnico del Tenerife.Diario de Mallorca

Lluís Carreras, entrenador del Real Zaragoza, y José Luis Martí, su homólogo del Tenerife, van a vivir el domingo por la mañana un momento especialmente curioso y entrañable dentro de sus respectivas trayectorias deportivas. Van a ser rivales de banquillo por primera vez, pugnando por tres puntos cruciales para sus equipos de turno. Pero en su pasado profesional, la amistad, el compañerismo y la cercanía los ha unido en diferente forma a lo largo de seis años. En cinco temporadas, Carreras y Martí coincidieron como futbolistas en el Real Mallorca. Y, hace tres campañas, el primero dirigió al segundo en el mismo cuadro balear en la breve fase en la que Carreras entrenó a los bermellones, donde Martí era todavía jugador en activo y capitán de aquel vestuario.

Carreras, tras salir del Barcelona como futbolista y pasar por el Oviedo y el Racing de Santander, recaló en Mallorca en 1996. Allí estuvo hasta 2001. Desde los 24 hasta los 28 años. En aquellos vestuarios empezó a pulular un más juvenil Martí que, con tres años menos de edad que Carreras, cabalgó entre la primera plantilla y el filial en las tres temporadas centrales de Carreras en la isla balear. Entrenaron más que jugaron juntos, pues Martí sí era fijo en los ensayos de Son Bibiloni a las órdenes de Tomeu Llompart, Víctor Muñoz, Héctor Cúper o Mario Gómez, los técnicos mallorquinistas con los que compartió caseta junto a Carreras, pero el joven canterano no gozó de demasiadas oportunidades con la primera plantilla.

"Recuerdo a Martí como un chico joven, un futbolista muy disciplinado y atento a las órdenes de los entrenadores. Muy exigente consigo mismo y siempre cumplidor en el campo. En el vestuario, siempre fue un gran compañero, porque es una persona ejemplar, cercano y de trato exquisito", define Lluís Carreras a su colega José Luis Martí cuando recuerda para HERALDO aquellos años jóvenes en el viejo estadio Luis Sitjar de Palma de Mallorca.

En 2000, Martí buscó hacer carrera fuera de casa y fichó por el Tenerife, vinculación que precisamente le ha devuelto a la isla canaria 16 años después como entrenador (llegó a mitad de la primera vuelta a sustituir al aragonés Raúl Agné). De ahí daría el salto al Sevilla, donde se convirtió en un centrocampista clásico de la Primera División en un equipo de buen nivel. Pasó brevemente por la Real Sociedad para retornar a su querida Mallorca, ya cuajado y con 33 años. Lo que parecía una temporada -o a lo sumo, dos- de despedida como profesional, acabó convirtiéndose en una prórroga longeva inesperada a su historial profesional: Martí duró en activo hasta los 39 años, hasta hace dos temporadas. En Primera División, hasta los 37. Las dos últimas, ya con el Mallorca descendido a Segunda. 

Y ahí es donde se reencontró de nuevo con Lluís Carreras en un nuevo formato de relación profesional, radicalmente diferente a la anterior. Hace tres temporadas, a mitad de la liga 2013-14, el hoy técnico zaragocista recaló en Son Moix como entrenador del Mallorca para sustituir al destituido José Luis Oltra. Solo aguantaría diez jornadas porque los resultados no le acompañaron y acabó siendo destituido y relevado por el también exjugador bermellón Javier Olaizola. Pero, en esos dos meses y medio, Carreras dirigió a Martí como jugador, como pupilo, ya que a sus 39 años, el mallorquín apuraba sus últimos días de fútbol en activo con el brazalete de capitán del Mallorca en su brazo. Cronológicamente, apenas han pasado dos años naturales de aquel episodio.

"Martí fue en ese tiempo el veterano que cualquier entrenador quiere tener en un vestuario", remarca Carreras sobre este nuevo episodio de coincidencia profesional con quien el domingo va a ser su rival de banquillo en Tenerife. "José Luis Martí, en unos momentos delicados para el Mallorca, ayudó muchísimo al equipo y también al entrenador, que era yo", redunda al respecto el preparador del Zaragoza.

Esta vez, 20 años después de que se conocieran personalmente en los entrenamientos y partidos de la pretemporada de 1996 en el Mallorca, Carreras y Martí van a vivir un tercer reencuentro en sus respectivas trayectorias en el fútbol de élite. Primero fueron compañeros. Después, maestro (Carreras) y discípulo (Martí). Ahora, el domingo en el Heliodoro Rodríguez López, el rol será el de rivales como máximos responsables de los banquillos. Pero, como destaca Carreras al hablar de Martí, por encima de todo son buenos, respetados y reconocidos amigos.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual