Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Real Zaragoza

Doce años del 'Galacticazo' de Montjuic

El 17 de marzo de 2004, el Real Zaragoza logró su último título de Copa al ganar 3-2 al poderoso Real Madrid con el mítico gol de Galletti.

Paco Giménez. Zaragoza 17/03/2016 a las 06:00
Etiquetas
Final Copa del Rey 2004. Real Zaragoza 3- Real Madrid 2

Han pasado 12 años. Ya 12 años. Una docena de, en líneas generales, sufridos y oscuros años para el zaragocismo. Este 17 de marzo, allá por 2004, fue un día grande en Zaragoza, en Aragón. El Real Zaragoza logró otro título, el de su sexta Copa de España. Y lo hizo contra todo pronóstico porque en frente estaba el equipo más caro del mundo, dato que, exponencialmente y trasladado en el tiempo, probablemente siga vigente ahora mismo y durante mucho tiempo más: el Real Madrid de Los Galácticos. Es decir, aquel vestuario fabricado por Florentino Pérez en el que convivían Zidane, Ronaldo (Nazario, 'el gordo'), Beckham, Figo, Roberto Carlos, Raúl, Casillas (ese día no fue titular)... Y, además, lo consiguió a través de otro formato épico, con un final muy al estilo zaragocista, sin llegar al extremo del tanto de Nayim en París, pero aproximándose en la medida de lo posible al grado de milagro. Para que nadie, ni en tierras aragonesas ni en cualquier rincón del mundo, lo pueda olvidar. Nada de partidos ordinarios. Todo, fuera de serie.

Aquella noche fría en la montaña barcelonesa de Montjuic, escenario único, atípico en la era moderna del fútbol español pero imborrable ya en el listado de lugares dorados en el palmarés zaragocista, el héroe fue Galletti. Como en París nueve años antes, la final fue a la prórroga. Esta vez, con empate a dos, con tantos de Beckham y Roberto Carlos para los madridistas y de Dani y Villa, de penalti, para los avispas zaragocistas. El grado de dificultad y sufrimiento para los aragoneses creció en el minuto 67, a falta de casi media hora para el final, cuando el árbitro extremeño Carmona Méndez expulsó a Cani por doble amarilla. Más trabas para el pequeño, más zancadillas para el modesto ante el mastodóndico gigante sobre el que nadie contemplaba el fracaso ese día. Dio igual. Los chicos que entrenaba Víctor Muñoz, en su mejor momento como técnico zaragocista, aguantaron el tipo con casta y orgullo y, en la media hora de tiempo añadido, surgió el latigazo para la historia del argentino Luciano Martín Galletti.

El Madrid andaba desesperado hacía muchos minutos. No podía ni con uno más. Tanto que Guti, en una reacción de impotencia, provocó su expulsión ya en el tiempo extra e igualó las fuerzas. En una contra, Movilla le dio el balón a Galletti a diez metros de la frontal del área. Éste no se lo pensó dos veces y se sacó un derechazo seco que, con la comba de aquel balón blando que se puso de moda alrededor de la Europa de Portugal de aquel 2004 -el 'Roteiro'-, sorprendió junto al palo al guardameta madridista César Sánchez, que después acabó siendo del Real Zaragoza con el paso de un tiempo. Fue el 3-2 definitivo. Quedaban 9 minutos. Pero el equipo zaragocista supo atar su hazaña y elevó las cotas de sus proezas hasta un límite impensable en la previa de esa desequilibrada final de Barcelona.

Fue la final de la Copa de España que más pronto se ha celebrado en el calendario de competición. Todavía en fecha y horario de invierno. Una final donde las aficiones acudieron a las gradas con abrigos, jerseys, chaquetones, bufandas y guantes. Antagónicas imágenes a las clásicas finales antiguas del verano, de manga corta y sed bajo el tórrido sol, como aquella otra del 30 de junio ante el Celta en La Cartuja de Sevilla, la anterior Copa del Rey ganada por los zaragocistas tres años antes, en 2001.

En el estadio Olímpico de Montjuic, elegido como solución salomónica al negarse el FC Barcelona a ceder el Camp Nou donde hubiesen cabido 95.000 espectadores, se concitaron esa húmeda y gélida noche 55.000 seguidores, 22.500 de cada equipo, con un colchón de 4.000 asientos vacíos entre ambas mitades para garantizar la seguridad dadas las características de las tribunas del coliseo barcelonés. En el palco, el Rey Juan Carlos, acompañado esta vez por la Reina Sofía. Junto a ellos, en tiempos bien diferentes a los actuales, se sentaron la Infanta Cristina y su marido, Iñaki Urdangarín, entonces vecinos de Barcelona en su palacete de Pedralbes. Urdangarín lo hacía como vicepresidente del Comité Olímpico Español. También tuvieron lugar preferencial la ministra en funciones de Educación, Cultura y Deporte, Pilar del Castillo; el presidente de la Generalitat de Cataluña, Pasqual Maragall; el presidente del Gobierno de Aragón, Marcelino Iglesias; los alcaldes respectivos; el presidente de la Real Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar; el entonces seleccionador español Iñaki Sáez; y, por supuesto, los presidentes de los dos equipos, Florentino Pérez y Alfonso Soláns Soláns.

Cuando el capitán zaragocista subió a recoger el trofeo, surgió otra de las anécdotas imborrables de esta final única. Luis Carlos Cuartero, recientemente nombrado director general del Real Zaragoza contemporáneo, fue el futbolista que pasó a la historia esa maravillosa noche al acudir al palco con el brazalete de la bandera de Aragón en el brazo a recibir la copa de campeones de manos del monarca. Cuartero, al izarla al cielo de Barcelona, gritó un sonoro "Viva la Virgen del Pilar" que se leyó en sus labios con honda emoción entre los miles y miles de zaragocistas que vivieron el éxtasis por televisión. Uno de esos momentos singulares, diferenciales en el devenir histórico del Real Zaragoza.

Esta fue la Copa de un equipo que venía de ascender de Segunda. Un bloque renovado, emergente tras un fracaso estrepitoso de meses antes al caer a Segunda División el Zaragoza más caro de la historia, encabezado por Soláns, Pedro Herrera y Chechu Rojo. Un Zaragoza en el que había aparecido a mitad de temporada Víctor Muñoz en el banquillo para suplir a un criticado Paco Flores, autor del ascenso previo y con quien esa plantilla cubrió la mitad del camino de esta Copa ganada a Los Galácticos. Los blanquillos eliminaron paso a paso al Mirandés, Salamanca, Betis, Barcelona y Alavés hasta plantarse en la final. Aquella noche grande jugaron Láinez; Cuartero, Álvaro, Gaby Milito, Toledo; Cani, Ponzio (Generelo, 69), Movilla, Savio (Juanele, 125); Dani (Galletti, 60) y Villa. En el plantel estaban también Valbuena, Rebosio, Soriano, David Pirri, Corona, Yordi, Drulic, Iñaki, Ferrón, Paco Jémez, Pablo Díaz, Espadas, Vellisca, Jesús Muñoz y los filiales Zaparain y Capi.

En el Madrid, mordieron el polvo de Montjuic estos protagonitas: César; Míchel Salgado, Iván Helguera, Raúl Bravo, Roberto Carlos; Guti, Beckham; Figo, Zidane, Solari (Portillo, 83); y Raúl.
En la plantilla que entrenaba el portugués Carlos Queiroz también militaban Casillas, Ronaldo, Cambiasso, Morientes, Pavón (luego también llegó al Zaragoza), Mejía, Miñambres, Borja Fernández, Diego López, Juanfran Torres (actual internacional del Atlético de Madrid), y los incipientes Rubén González (central ahora del Real Zaragoza), Núñez, Soldado, Jurado, Jordi López, Arbeloa o Riki, entre otros chicos del filial que jugaron algún partido ese año.

La secuencia de los goles fue esta:
1-0, min. 23: Beckham, en una falta directa que sorprendió a Láinez. 1-1, min. 29: Dani, al recoger un centro pasado de Savio y volear cruzado en el área. 1-2, min. 44: Villa, de penalti cometido sobre Savio. 2-2, min. 47: Roberto Carlos, con un zurdazo de falta directa muy lejana. 2-3, min.111: Galletti, con un disparo con la derecha desde 20 metros que sorprende a César con un efecto endiablado.

El árbitro, el extremeño Carmona Méndez, expulsó a Cani por doble amarilla (66 y 67) y a Guti (44 y 95). Amonestó a Míchel Salgado (8), Gaby Milito (38), Álvaro (40), Figo (55), Villa (69), Galletti (74), Víctor Muñoz (76), Solari (80), Raúl Bravo (90), Helguera (98), Juanele (100) y Zidane (117).
 







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual