Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

BALONCESTO

Días de fiesta

Tras tres victorias consecutivas, el CAI Zaragoza recibe al todopoderoso Real Madrid con la ilusión de poder agradar a su afición.

J. MERCADAL Actualizada 26/11/2011 a las 10:07
1 Comentarios
Imagen del encuetro entre el Cai Zaragoza y el Blancos de RuedaTONI GALÁN

Sábado a las 18.00. Horario no habitual, emplazamiento de partido grande. El Real Madrid visita Zaragoza y eso siempre es una buena noticia. Baloncesto de quilates que servirá para probar el momento por el que pasar los locales. Tras tres victorias consecutivas, los pupilos de José Luis Abós han logrado catapultarse hasta la órbita de la Copa de Rey. Números que buscan respeto ante el co-líder de la Liga Endesa.

Tras demostrar la pasada campaña que los blancos no son invencibles, los rojillos buscarán volver a repetir el imposible en forma de triunfo. Para ello, todo parece indicar que no contarán con los servicios de Jacob Burtschi. El 'marine' solo disputó 49 segundos en Manresa y su situación parece pasar por una próxima salida del equipo. Su hueco, probablemente, volverá a ser cubierto por el polivalente Stefansson. El islandés, que alcanzará su partido número 75 en ACB, va de menos a más y ha comenzado a reivindicar el protagonismo que se esperaba tras su fichaje.

Los problemas físicos de algunos jugadores han supuesto el principal quebradero de los zaragozanos durante la semana. El propio Stefansson sufrió una sobrecarga que recomendó perderse alguna sesión de entrenamiento para evitar posibles lesiones. Una situación similar a la que sufrió Robert Archibald. Cabezas y Burtschi, por su parte, tuvieron que lidiar con un virus estomacal que llegó a provocarles fiebre y mal estar. En principio, todos ellos podrán jugar aunque es posible que no lo hagan en plenitud de sus condiciones.

Baja de Rudy

La enfermería también ha sido la gran protagonista del rival. Especialmente tras la lesión de Rudy Fernández en Charleroi durante un partido de Euroliga. Todavía perdura en la memoria la exhibición del mallorquín sobre la tarima del Príncipe Felipe en su primer partido como blanco. El escolta materializó 12 puntos en menos de cinco minutos, con algunas jugadas espectaculares vistiendo la demostración, que sirvieron para que los suyos lograran dar la vuelta al choque.

No obstante, el Real Madrid es más que un jugador y las amenazas son múltiples. Sin moverse del perímetro, Jaycee Carroll se ha habituado ya al peso de la casaca madridista y desarrolla todo su arsenal ofensivo con total naturalidad. Una habilidad para anotar que le llevó la pasada campaña a ser el más jugador más valorado de la liga. A su lado, el lituano Martynas Pocius ayudará a cubrir el gran hueco del internacional español.

Serge Ibaka, Felipe Reyes, Ante Tomic, Carlos Suárez, Sergio Llull, Sergio Rodríguez... La casa blanca es una constelación de estrellas, algunas de ellas con vitola NBA, al servicio de Pablo Laso. El sorprendente nombramiento del hoy técnico madridista se ha visto recompensado por un buen funcionamiento del equipo sobre el parqué hasta el punto de cuestionar el claro dominio que el Fútbol Club Barcelona ha impuesto durante estos años.


  • sanluisense26/11/11 00:00
    Asi que, como dije la semana pasada, se podía ganar al Manrresa, si el CAI no tenía demasiados altibajos, para ganar al Madrid tienen que pasar dos cosas, que el CAI juegue al límite durante los 40 minutos y que el Madrid deje de hacerlo durante muchos minutos de esos 40. Hombre a hombre y equipo a equipo no hay color, pero vamos a disfrutar de ver baloncesto, aunque sea perdiendo ¡aupa CAI¡





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual