Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Desaparecido Lobe Huesca

Los peñistas muestran una mala imagen en casa ante un Ford Burgos que sin excesivo trabajo se llevó el partido. Los errores propios condenaron al equipo de Navarro.

ROSA CALVO Actualizada 17/12/2011 a las 01:18
Etiquetas
1 Comentarios
Montañana entra a canasta durante el encuentro de ayer.RAFAEL GOBANTES

El Lobe Huesca llegaba a esta decimocuarta jornada después de vencer sin problemas al Granada en tierras andaluzas. Contundente victoria que hacía olvidar la anterior derrota en casa ante el León y permitía pensar en una tarde de celebración en este último partido antes de comer los turrones. Hasta la mascota Sarry se vistió de Papa Noel con los colores verdiblancos del Peña y los villancicos sustituyeron a las habituales canciones del Palacio de los deportes. Pero no, la noche no fue de paz y el Lobe terminó el encuentro veinticuatro por debajo en un pobre partido en el que pese a que hubo momentos relámpagos de lucidez que permitieron acortar distancias, la imagen que dio el equipo Navarro dejó bastante que desear.

Y si podemos hablar de un Lobe con dos caras, capaz de ilusionar a su afición una semana y de perder sin opciones a la siguiente, el primer encuentro fue una clara muestra de esa bipolaridad peñista. Los primeros minutos fueron para los visitantes, que consiguieron ponerse hasta seis arriba. Pero dos rebotes defensivos interceptados por los de Navarro desencadenaron dos contras que permitieron al conjunto oscense creerse capaces y ponerse por delante en el marcador. Con un 14-08 en el luminoso, Andreu Casadevall pidió tiempo muerto para el Burgos y allí terminó el ascenso oscense, que en ese momento solo pudo ser espectador del recital que dio en tres minutos Darren Phillip para colocar el empate a 16 en el marcador y poner punto y final a la ventaja del Lobe. Ángel Navarro apostó por dar entrada al último en llegar, Knutson, pero el joven necesita todavía rodaje con sus nuevos compañeros, y aunque lo intentó en varias ocasiones desde todas las posiciones, su porcentaje de aciertos está todavía por debajo de lo que se pretende de él y tuvo algunas pérdidas bastante comprometidas.

El segundo cuarto fue el que confirmó que el Peñas se había ido del partido. Los oscenses quedaron a merced de un Burgos que tuvo especial fortuna en los lanzamientos de tres, los mismos que no le entraban a Knutson y a Herrero. El Lobe fue un fantasma, condenado por sus propios fallos, llegando al descanso con un marcador de 29-41 que en ese momento parecía insalvable.

Amargo trago


Pero la vuelta del descanso trajo consigo muestras de que igual se había dado por muerto al Huesca antes de tiempo. Los de Navarro salieron revolucionados, pero fue algo efímero y pese que se llegaron a colocar a solo dos puntos, los minutos demostraron que era un simple espejismo. Los diez minutos pasaron y el resultado de 53-64 vaticinaba un mal final para el Peñas. Y así fue, el último cuarto del encuentro lejos de servir al Lobe para acortar distancias y por lo menos maquillar el resultado, tuvo un efecto totalmente contrario. El Burgos se llegó a colocar veintidós por encima y volvió la peor versión del Huesca hasta el 67-91 final. Pese a las propicias fechas, ni los milagros ni los regalos llegaron ayer para el Lobe Huesca.


  • andres17/12/11 00:00
    Maravilloso.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual