Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Guadalajara 27 - BM Huesca 25

Una lucha sin premio

La victoria del Quabit Guadalajara ante el Huesca ha sido sufrida y ha dejado patente que los aragoneses no fueron a Guadalajara a pasear.

Efe. Guadalajara Actualizada 28/04/2013 a las 15:41
0 Comentarios

El Quabit coge oxígeno y retoma una distancia importante con Academia Octavio, el equipo que ahora marca el descenso. La victoria ante Huesca (27-25) ha sido sufrida, y ha dejado patente que los aragoneses no vinieron a Guadalajara a pasear.

En esta ocasión, el ataque alcarreño sí funcionó. Gómez paró como siempre, la afición respondió, regresaron los goles de Radulovic y, además, el Quabit jugó muchos minutos en superioridad. Demasiados elementos a favor como para no aprovechar la oportunidad de pegarse como una lapa a la Asobal.

El inicio del partido fue muy igualado, con intercambio de goles y Espigol y Nenadic como máximos artilleros. Hasta que al filo del minuto quince, Jorge Silva anotaba el gol número 5.000 del Quabit BM Guadalajara en Asobal y la escuadra alcarreña tomaba una renta de dos (8-6).

Gracias a una fenomenal portería, Huesca pudo contraatacar y restablecer las tablas (10-10). Respondió el Quabit con las mismas armas. Jorge Gómez propulsó a sus compañeros con sus paradas, y los hombres de negro no tardaron en alcanzar su máxima renta en la primera parte, de tres goles.

Un ex del Quabit, Stanislav Demovic, y Escribano desde el extremo, sostuvieron a Huesca en el partido, para llegar al descanso con un parcial de 16-14.

En la reanudación, los hombres de Garralda buscaron con ímpetu marcharse en el marcador. No querían llegar a un final apretado que pudiese concluir mal, y confiaban en que un Huesca por debajo en el luminoso, sin mayores aspiraciones en la clasificación, se dejara llevar. Su defensa apretó filas y, además, vinieron la primera exclusión de Mira y una roja a Grau. No obstante, volvieron los errores en lanzamientos fáciles desde seis metros. Quabit no lograba despegar, así que Garralda detuvo el crono e intentó tranquilizar a sus jugadores.

Hacía la goma Huesca, donde se destapó Alvaro Ruiz. Pero Radulovic y Nenadic, el dúo serbio del Quabit, anotaba los tantos que en anteriores partidos faltaban a los guadalajareños en las segundas partes.

En la recta final del choque tomaba el conjunto local su máxima renta (24-20). Los dos puntos no podían escapar del David Santamaría. Pero vendió cara su derrota la escuadra oscense. Los colegiados, más rigurosos con los aragoneses, abortaron cualquier posibilidad de reacción visitante. En el último minuto, un extraordinario Espigol ponía a Huesca a dos (27-25) y los locales, muy nerviosos, perdían la bola. Al final, Jorge Gómez disipó cualquier duda con cuatro parada antológicas.

27. QUABIT BM GUADALAJARA: Jorge Gómez (po.), Barbero (po.), Jorge Silva (2), Edu Reig (4, 1p.), Fontenla (4), De la Rubia (1), De la Salud (1), Bozalongo (0), Tremps (2), Parra (0), Radulovic (7) y Nenadic (6).

25. BM HUESCA: Corrales (po.), Julio Rodríguez (po.), Raúl Bartolomé (0), Ancizu (0), Saubich (6, 4p.), Rochel (1), Eloy (1), Alvaro Ruiz (4), Montero (0), Grau (2), Escribano (2), Marco Mira (0), Espigol (7) y Demovic (2).

Árbitros: Luque Cabrejas y Pascual Sánchez. Excluyeron a Bozalongo, Jorge Silva y Radulovic por el Quabit BM Guadalajara y a Bartolomé, Marco Mira (2) y Eloy por el BM Huesca. Descalificaron con tarjeta roja a Carlos Grau, por el Bm Huesca.

Parciales: 2-2; 5-5; 8-6; 10-9; 14-12; 16-14, descanso. 17-16; 18-17; 20-18; 23-20; 25-22; 27-25.

Pabellón:
Municipal David Santamaría. Seiscientos espectadores.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual