Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

CAI Zaragoza

La penúltima barrera por superar por el CAI Zaragoza

El conjunto aragonés quiere igualar su máximo histórico de victorias en la Liga Endesa, 16, imponiéndose a la que es su bestia negra, el Lagun Aro.

J. Mercadal. Zaragoza Actualizada 06/04/2013 a las 17:04
0 Comentarios
Imágenes del partido Joventut - CAI ZaragozaALBERT OLIVé/ EFE

A falta de conocer su desenlace final, la temporada del CAI Zaragoza es para recordar. Poco a poco, pasito a pasito, los aragoneses van superando las barreras que, hasta la fecha, habían limitado su trayectoria vital. Pequeñas conquistas como la conseguida la pasada semana, cuando por primera vez en su historia conseguían vencer en la cancha del Joventut. Un triunfo que, además, supuso su quinta victoria como visitante, un número nunca alcanzado en las cuatro temporadas que los rojillos acumulan en la élite.

A través de estos detalles, en ocasiones gigantes y otras veces diminutos, el cuadro zaragozano va tejiendo la que ya es, pase lo que pase, la mejor campaña de su historia. Una lista de éxitos que los pupilos de José Luis Abós quieren seguir ampliando este domingo. No en vano, en esta ocasión visita el Príncipe Felipe el Lagun Aro (domingo, 12.00). Una escuadra que, en cierto modo, se puede considerar como la bestia negra de los aragoneses. Y es que no importa el momento en el que se encuentran ambos equipos o el teórico potencial que acumulen, cuando ambos se cruzan la victoria suele caer de lado guipuzcoano.

Una maldición arrastrada desde los años en LEB. No en la primera temporada en la que los dos coincidieron en la categoría (2005/06), que se saldó con un triunfo para cada lado, 75-68 para los vascos en la ida y 87-77 a favor de los aragoneses en la vuelta. Aunque sí en la 2007/08, cuando un CAI que había tiranizado la competición, ascendiendo de manera directa como campeón de la regularidad, sufrió dos de sus seis derrotas frente los guipuzcoanos (93-83 en la ida y 89-94 en la vuelta).

En Liga Endesa, el récord particular es igualmente exasperante. De siete encuentros disputados, seis han ido a parar a manos del cuadro donostiarra. Honor salvado en el curso 2010/11, cuando una actuación antológica de Quinteros, que terminó con 37 de valoración, permitió a los zaragozanos sumar una alegría ante el cuadro de San Sebastián.

Con este currículo, pronosticar un resultado suena aventurado. Incluso aunque, como se da el caso, el Lagun Aro ocupa posiciones de descenso mientras que el CAI se asienta en la zona de 'play-off'. Además, la situación del cuadro dirigido por Sito Alonso resulta engañosa respecto a su capacidad de rendimiento ya que, si se mira únicamente su récord reciente, los guipuzcoanos suman cinco triunfos en sus últimos siete choques.

Después de adaptar a Morris Finley e Ivan Paunic, jugadores fichados a mediados de temporada para reflotar la nave, el GBC es otro equipo. Unas incorporaciones a las que se ha de sumar la resurrección de Qyntel Woods, quién tras cuajar un mal inicio ha comenzado a desarrollar el papel de estrella que, desde un primer momento, se le tenía reservado. Refuerzos que convierten a los vascos en un rival tremendamente competitivo.

Para contrarrestar sus armas, Abós podrá contar con todos sus hombres disponibles. Una escuadra que, en el Príncipe Felipe, solo ha doblado la rodilla en tres ocasiones. Fortaleza que le permite soñar, incluso, con alcanzar una histórica cuarta plaza. De momento, en caso de ganar, los aragoneses sumarían su decimosexta victoria. Igualando así su mejor marca en la Liga Endesa. Otro pequeño pasito hacia el gran sueño del 'Play-off'.








Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual