Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

CAI Zaragoza

Otro paso adelante

Aunque el CAI sigue muy lejos de su mejor versión, se impone en Fuenlabrada tras un final de partido muy ajustado.
Los locales pudieron ganar en el último segundo, pero Dani Pérez erró el triple

Carlos Paño 30/10/2014 a las 06:00
Etiquetas
0 Comentarios
Joan Sastre, escolta del CAI Zaragoza, es defendido por Jimmy Baron.Enrique Cidoncha

El CAI conquistó su segunda victoria en la Liga Endesa, aunque lo hizo con una dificultad imprevista, con un sufrimiento colosal. Más aún tras protagonizar un inicio arrollador, con un contundente parcial de 0-13 que parecía allanar su recorrido hacia el triunfo. Sin embargo, el conjunto aragonés sigue presentando numerosos altibajos en su juego. Una vez más, se desconectó de manera alarmante durante un amplio tramo de la contienda, dando vida a un rival hasta entonces abatido, descuidado, que parecía resignado a la derrota. El equipo de Ruiz de Lorente interpretó un segundo cuarto infausto, totalmente improductivo, donde apenas facturó 9 puntos en 10 minutos de juego. Un periodo deficiente que se prolongó en la reanudación y que, contra todo pronóstico, situó a los madrileños con una sólida ventaja en el marcador (39-30) en el ecuador del tercer acto. 

El CAI se sobrepuso después, y tuvo el triunfo en su mano a sólo 27 segundos del final (57-62); pero al cuadro zaragozano le falta instinto criminal para cerrar los encuentros: gestionó de forma incorrecta los últimos compases del duelo y a punto estuvo de perder el encuentro. De hecho, el Fuenlabrada dispuso de un lanzamiento triple, en el último segundo, para haberse adjudicado la victoria; pero Dani Pérez erró el tiro, pese a no contar con ninguna oposición. Un descuido mayúsculo del CAI Zaragoza, impropio de un conjunto profesional, que pudo condenarle a la derrota. Ante adversarios de mayor enjundia, el resultado hubiera sido muy diferente.

Al menos, el encuentro dejó algunas notas ilusionantes. Por ejemplo, la irrupción de Joan Sastre, quien completó su mejor actuación con los zaragozanos. El escolta hizo más cosas para el equipo que para sí mismo, y siempre con una generosidad admirable. No sólo se desgastó en labores defensivas, un aspecto donde el jugador, con apenas 22 años, presenta valores muy estimables; Sastre también se aplicó en ataque (9 puntos), con unos porcentajes muy elevados, y en los instantes más comprometidos del choque; además de prodigarse en el rebote en los dos aros (6 capturas, 3 de ellas ofensivas). Su aportación resultó capital para el triunfo.

En el inicio, el CAI firmó una actuación notable. Con una defensa sólida y tenaz, el Fuenlabrada no anotó ni una sola canasta en los primeros seis minutos. Mientras, el conjunto de Ruiz Lorente sumó en ataque desde todas las posiciones. Cuando el balón llegó a la pintura, Katic golpeó sin remisión; y cuando los madrileños cerraron sus líneas, el CAI percutió desde el perímetro con los triples de Robinson, Sastre y Jelovac. Un parcial de 0-13 obligó a Luis Casimiro a detener el encuentro. Apartir de ahí, el Fuenlabrada se mostró especialmente atinado desde los 6.75, sellando tres triples consecutivos para reducir distancias en el marcador (9-15). Un contragolpe de Landry y una canasta de Norel devolvieron la tranquilidad a los aragoneses (9-19), justo al término del primer cuarto.

Un nuevo desplome 

El CAI se desangró en el segundo acto. Abandonó rutinas y automatismos, sobre todo en la defensa del perímetro, y enseguida dilapidó su ventaja. Baron se desató con dos nuevos triples, ejecutados desde al menos ocho metros de distancia (16-23). Vega se sumó después, con otro acierto desde los 6.75, y Norel, en esa misma acción, cometió falta sobre Akindele cuando intentaba ganar la posición en la zona (22-23). Un nuevo triple de Baron, además de establecer un parcial de 14-0, puso a los madrileños por delante en el marcador por primera vez en todo el encuentro (25-23). Por entonces, el CAI acumulaba cuatro puntos en ocho minutos. Aunque se recompuso el conjunto aragonés, los locales llegaron con ventaja al intermedio (29-28).

En la reanudación, el cuadro zaragozano siguió presentando un importante déficit anotador. En los primeros cuatro minutos, su productividad se redujo a una canasta de Jelovac. Katic pecó de vehemencia y enseguida cometió su cuarta falta personal. El Fuenlabrada, muy poco exigido, halló numerosas fisuras en la defensa rival y edificó un renta de hasta nueve puntos (39-30, minuto 25).

Ruiz Lorente, tras solicitar un nuevo tiempo muerto, modificó el guión. Yel CAI igualó la contienda con una canasta de Norel, cuatro tiros libres de Llompart y un lanzamiento triple de Robinson (39-39). Norel, con una acción en la pintura, y Robinson cuatro puntos consecutivos, ampliaron a 2-15 el parcial de los zaragozanos, arreglado mínimamente por Panko al cierre del tercer acto (44-47).

El Fuenlabrada comenzó mejor el tramo definitivo. Un triple de Sastre puso fin a otro tramo infortunado de los aragoneses, que habían permanecido tres minutos seguidos sin anotar (51-50). En los instantes más escabrosos, de nuevo Llompart asumió el mando con templanza y criterio. Robinson y Jelovac aparecieron en ataque, mientras que Sastre se multiplicó en los dos aros, resultando decisivo para el desenlace final. El escolta efectuó la acción más brillante del choque, con un espectacular tapón a Jeleel Akindele, un pívot de 2,16 metros de altura. 

El CAI, sin embargo, gestionó de forma deficiente los últimos 30 segundos (57-62). Las consecuencias pudieron ser devastadoras, porque el Fuenlabrada tuvo un triple liberado, en manos de Dani Pérez, para haber ganado el encuentro. Pero el lanzamiento del base rebotó en el aro, con el partido ya consumido. Al menos, se capturó la victoria.








Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual