Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

SD Huesca

La plantilla del Huesca pide calma pese a la irregular pretemporada

Resta importancia a los marcadores (3 victorias, 3 derrotas y un empate) "porque son solo partidos de preparación y seguro que iremos a más", asegura Borja Lázaro.

Rubén Darío Núñez 12/08/2016 a las 06:00
Anquela acabó en Tudela muy contrariado con la imagen ofrecida por el equipo.Área 11

Es cierto que las pretemporadas pueden ser engañosas y que lo que realmente vale es lo que ocurra a partir del día 20 cuando arranque el primer partido de liga oficial en Alcorcón, pero las sensaciones que está dejando la SD Huesca en esta fase de preparación no están siendo las mejores, ni mucho menos.

La imagen de solidez que ofreció en su estreno de pretemporada ante el Athletic de Bilbao (excluyendo el partido anterior ante el Benasque de 2ª Regional que acabó 0-10) no se ido ha reforzando en los siguientes enfrentamientos, donde los azulgranas han tenido altibajos de resultados (tres victorias ante Robres, Logroñés y Real Madrid Castilla y tres derrotas frente a Alavés, Ebro y Tudelano) y también de juego ya que el equipo está acusando –tal y como era previsible– la marcha de Fran Mérida.

Las dos últimas derrotas ante el Ebro (1-2) y el Tudelano (1-0), ambos equipos de Segunda B, han enfadado mucho a Juan Antonio Anquela, que sigue lamentando la fragilidad defensiva que muestran los oscenses en muchas fases de los partidos. Aun así, también ha querido quitarles gravedad porque al fin y al cabo son partidos de pretemporada "y no hay que darle más vueltas", como señaló al final del encuentro jugado el martes en Tudela.

Ese mal sabor de boca lo transmitió también en el entrenamiento de ayer, donde los jugadores que salieron de inicio contra el Tudelano (Nagore, Carlos David, Coulibaly, Morillas, Aguilera, Jesús Valentín, Melero, Ferreiro, Cmiljanic y Kilian) tuvieron una sesión de recuperación, mientras que el resto (Akapo, Camacho, Íñigo López, Samu, Gaspar, Alexander, Bambock, Jair, Soriano, Borja y Javito) sí que se tuvieron que emplear a fondo bajo la atenta mirada de Anquela, que estuvo corrigiendo insistentemente los fallos individuales y colectivos. "Esto no se trata de entrenar por entrenar, sino de jugar al fútbol. Tenemos que tocar, tocar y tocar el balón, y no desesperarnos", insistió varias veces.

Anquela tuvo mensajes para todos. A los porteros les reclamó "más movilidad" para no dejar de perder de vista nunca el balón; a los defensas, "agresividad y total seguridad porque si nos ponemos a pensar, iremos mal"; a los mediocentros, que estén bien colocados "en lugar de pensar en meter goles"; y a los delanteros, que desahoguen a las bandas "y se metan en el agujero del área a pelear". Pese a todo, el técnico acabó el entrenamiento felicitando a sus jugadores por poner en práctica sus indicaciones.
 

Borja Lázaro, optimista

Uno de los más acertados en la sesión fue el delantero Borja Lázaro, que anotó varios goles. Reconoció que en Tudela no se vio una buena versión del equipo "por muchos motivos", pero restó importancia a los resultados de pretemporada. "No dejan de ser partidos de preparación y además estamos muy cansados de las dobles sesiones", subrayó. De hecho, aseguró que, a su juicio, "está yendo mejor de lo esperado aunque hayamos tenido algunas derrotas porque poco a poco nos vamos acoplando y defensivamente estamos mejorando mucho desde los primeros encuentros y seguro que iremos a más".


En este sentido, tampoco cree que en el amistoso de mañana en Teruel ante el Levante tengan la presión de ofrecer la mejor versión del Huesca de pretemporada "aunque sí una mejorada respecto a Tudela". "Hay que hacer un partido serio contra un rival de la categoría que viene de Primera y que tiene grandes jugadores, pero vamos a intentar hacerles frente y dar lo máximo", dijo.

A nivel personal, Lázaro ha visto puerta solo en dos ocasiones, frente al Alavés y el Madrid Castilla, pero no le obsesiona. "Hacer goles es bonito, pero estoy tranquilo porque no dejan de ser amistosos y donde hay que meterlos es en liga. Cuando llegue, si no los marco yo y lo hace otro compañero, bienvenido sea porque lo importante es sumar para el grupo y que el equipo logre los más puntos posibles", destacó.

El ariete madrileño aseguró encontrarse "cómodo" con el sistema de juego que plantea Anquela "porque se me adapta bastante bien", apuntó. Y aunque todo indica que está llamado a ser la referencia ofensiva del equipo esta temporada, rechazó verse ya de titular. "De momento tengo confianza en mí y la del míster, pero vamos a ver qué sucede". A este respecto, también dejó claro que la competencia que mantiene por el puesto con Cmiljanic es sana "porque aunque todos nos jugamos mucho, en el vestuario nos llevamos muy bien".
 

"Samu es un jugador diferente"

Algunos de los mejores momentos de juego de esta pretemporada los ha generado su conexión con Samu, al que elogió. "Lo conozco hace mucho tiempo y es un gran compañero y un gran futbolista. Me entiendo muy bien con él y es un jugador diferente a lo que yo he visto. Si las cosas van bien, podremos hacer mucho daño arriba juntos", resaltó.

Borja Lázaro también está pendiente de la llegada de los refuerzos que ha anunciado la dirección deportiva "porque aunque tenemos grandes jugadores, siempre que venga alguien a ayudar al equipo a conseguir antes el objetivo va a ser mejor para todos, para nosotros y para el club". Y aunque uno de los nombres que suenan es su excompañero en el Leganés, Lluis Sastre, no se quiso mojar demasiado. "Es un gran compañero y un gran futbolista. Si viene, seguro que nos aporta grandes cosas y si se queda en el Leganés también", señaló.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual