Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Heraldo Premium Web del suscriptor

Segunda División

La zona alta, a tiro

Los dos primeros triunfos del curso y la igualdad que vuelve a imperar en la Segunda División permiten al Real Zaragoza ubicarse en puntuación de promoción de ascenso, cerca del grupo de cabeza 

Paco Giménez 02/10/2014 a las 06:00
0 Comentarios
Acción de juego aéreo en el partido Llagostera-Real Zaragoza del sábado en Palamós.Marc Martí

Después de seis partidos de liga, las dos victorias consecutivas del Real Zaragoza han llenado de positivismo el análisis de la clasificación para la afición aragonesa. La suma de seis puntos en una semana ha derivado en que el equipo blanquillo se haya ubicado en puntuación de promoción de ascenso. Sus 9 puntos le hacen estar inmerso en el gran pelotón de la liga, de nuevo igualada en grado extremo como ya ocurrió la temporada pasada, pero un paso más cerca de la cabeza que de la cola.

Esta es, sin duda, la mejor conclusión de este fin de semana y de los efectos directos del trabajado triunfo por 0-1 en Palamós ante el modesto Llagostera. La tremenda similitud de rendimiento de la mayoría de los equipos hace que a estas alturas, con 9 puntos, los zaragocistas estén a la misma altura que el 7º clasificado, la Ponferradina, que esta noche cerrará la jornada en su campo ante el Albacete en partido aplazado al lunes para no coincidir el fin de semana con los Mundiales de Ciclismo disputados en la ciudad berciana. Una posición, la 7ª, que mientras el Barcelona B ande por la zona alta del escalafón de Segunda División, al no poder ascender a Primera por su condición de filial, permitirá al final de la competición jugar la promoción de ascenso a Primera División a quien la ostente (desde ese escalón del podio logró subir en junio el Córdoba).

En esta fase todavía temprana del torneo, el diferencial goleador es el que marca saltos de cuatro o cinco puestos en igualdad de puntos. Y ahí, el Zaragoza sale perjudicado por su falta da acierto anotador. Su balance es incluso negativo tras los seis primeros compromisos ligueros: 5 goles a favor y 6 en contra. Si los de Muñoz hubiesen tenido otro comportamiento ante las porterías rivales, aun con estos mismos puntos podrían verse en la zona de promoción a Primera, aunque no deje de ser mera anécdota a finales de septiembre.

Desde el prisma zaragocista, alivia ver que los dos equipos de cabeza, Las Palmas y Valladolid, ambos con 13 puntos y con el poso de haber cuajado un buen arranque de curso (los grancanarios perdieron ayer por primera vez en el derbi ante el Tenerife), solo quedan a 4 puntos de distancia. Una franja corta para las enormes dificultades que ha vivido (y vive) el equipo zaragozano desde el comienzo de la batalla, el 23 de agosto en Huelva. 

Es estimulante escrutar cómo, con estos 9 puntos ya logrados, el Zaragoza tiene a tiro la 3ª posición, que luce el Sporting, igualado a 12 puntos con el potente Betis. Del mismo modo que fluye el  recuerdo de los 4 puntos perdidos en la Romareda fuera de tiempo al conceder el empate tanto al Osasuna como al Sabadell en sendas actitudes erráticas del sistema defensivo. Con esos puntos que volaron in extremis del estadio municipal, este mismo Zaragoza que todavía se observa con impurezas, mecanismos desengrasados y a falta de mucho pulimento y detalle, estaría a estas horas colíder de la mano de los citados Las Palmas y Valladolid, con 13 puntos.

De repente, los dos primeros triunfos del curso, han puesto al cuadro zaragocista en disposición de mirar así de claro y de cerca al gran objetivo de la SAD –aunque difícil de reconocer públicamente por motivos obvios a falta de 9 meses para el remate de la liga–, que es intentar permanentemente el retorno a la elite. En la singular amalgama de equipos gemelos que componen la Segunda División en los últimos años en España, dos victorias consecutivas generan este tipo de efectos placebo. Por eso no se admiten excesos de confianza y se requiere continuidad para no entrar en los dientes de sierra que ya son conocidos en Zaragoza tras la experiencia del año pasado. Igual que se sube se baja si la racha se tuerce en dos partidos seguidos.

Si hace solo 15 días se acometió el partido ante el Alavés en posición de descenso a Segunda B y todo parecía negro para los zaragocistas, dos semanas después la observancia de la clasificación anima a creer que subirse al vagón de cabeza no es hoy una quimera. De hecho, el siguiente visitante de la Romareda, el próximo domingo a las 18.15, es el Mallorca, colista de la competición con solo 2 puntos y, con 17 goles encajados, el equipo que peores síntomas está emitiendo de cara al futuro inmediato, también en el ámbito societario. Parece, por lo tanto, el rival más propicio para consolidar el repunte objetivo que está experimentando el bloque de Víctor Muñoz y lograr la tercera victoria concatenada, además de ser capaces por primera vez en la temporada de marcar más de un gol en un partido.

Por detrás, en la zona baja, tampoco se ha producido aún ninguna fractura clara, excepto la citada del Mallorca, por lo que no caben confianzas. El Leganés, primer equipo en la zona de descenso a Segunda B, con 6 puntos, queda a solo un partido de la posición zaragocista, a tiro de piedra igualmente. Las dinámicas, para que surtan efecto, han de tener mayor longitud que dos o tres partidos de acierto y fortuna. Pero el Real Zaragoza ya ha conseguido iniciar una buena.
 







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual