Anuncios clasificados

RSS Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook Síguenos en Google+ En tu móvil En tu email Web del suscriptor

Cultura Cultura

Buscador de contenidos de Heraldo.es

EXPOSICIONES

La cerámica austera, genial y rotunda de Víctor Mira se reivindica en Zaragoza

MARIANO GARCÍA. Zaragoza| Actualizada 11/05/2011 a las 22:57     0 Comentarios

Las salas CAI Luzán y Zaragoza Gráfica reúnen 44 piezas del artista aragonés, la mayoría de ellas nunca antes exhibidas al público Con la muestra inaugurada ayer se cierra la catalogación de su legado.

Imagen de la noticia

En el espacio de paseo de la Independencia pueden verse las piezas de mayor formato. Permanece abierto, de lunes a sábado, de 19.00 a 21.00. Domingos y festivos, cerrado. Hasta el 9 de junio.. ARáNZAZU NAVARRO

Imagen de la noticia

En la galería de Don Jaime I hay piezas de formato más reducido. Puede visitarse hasta el 22 de julio, de martes a viernes, de 10.30 a 13.30 y de 17.30 a 20.30. Sábados, solo por la mañana.. ARáNZAZU NAVARRO

Del legado artístico de Víctor Mira, gracias al empuje de su viuda, Esther Romero, y del galerista Pepe Navarro, parecía ya que todo era conocido. Pero no. La sala CAI Luzán y la galería Zaragoza Gráfica ofrecen desde ayer un apasionante y visceral recorrido por el Mira menos visto: el ceramista. Cuarenta y cuatro piezas, algunas de gran formato, integran la muestra 'A través del barro' y revelan cómo entendía el creador un arte para nada menor. Un arte con el que se comprometió en cuerpo y alma, como todas y cada una de las cosas que hacía.

En la sala CAI Luzán se han dispuesto las piezas de mayor formato, todas ellas relacionadas con algunas de las series temáticas en las que trabajó Víctor Mira: 'Bach-cantatas', 'Antihéroes' y 'Estilitas', con piezas tan espectaculares (e inquietantes) como un 'estilita' de 1994, de 160 centímetros de altura, que reflexiona sobre la inmutabilidad del mundo a lomos de una tortuga. Una obra emblemática, que resume perfectamente al artista aragonés.

En Zaragoza Gráfica se han colocado las piezas de formato más reducido y, también, aquellas en las que se trasparenta el Víctor Mira más lúdico. Las cerámicas se exhiben acompañadas de algunos cuadros que enmarcan a la perfección cada una de ellas en su respectivo periodo.

«Hay obras que son en realidad un juego, piezas pequeñas en las que Víctor Mira se recrea y experimenta con los colores -señala Alberto Andrés, comisario de la exposición-. En su mayor parte fueron hechas en 1992 en Valencia. Y luego hay otras piezas, más profundas, surgidas después de que Xavier Toubes, director artístico del European Ceramics Work Center de S'Hertogenbosch, le invitara en 1994 a trabajar en el centro».

Son piezas que visualmente dan la sensación de estar más cerca de la escultura que de la cerámica. ¿Cómo concebía Víctor Mira su relación con esta materia?

«Él no daba especial importancia a trabajar con un soporte u otro -relata Esther Romero-. Su inmersión en la cerámica vino dada por la necesidad de expresar cosas para las que el óleo o el papel se le quedaban pequeños. Él se encerraba a trabajar y pretendía mantener un diálogo con el barro, un diálogo en pie de igualdad, sin sometimientos, y con el objetivo final de que el resultado fuera poético».

El propio artista, en un artículo conmovedor, reveló cómo fue el primer flechazo: «Lo primero que hice con el barro fue lo que también debió hacer el hombre primitivo, es decir, recrear el vientre materno mediante la realización de vasijas, en un viaje al interior de la madre tierra. Alejándome de toda fantasía, me arrodillé para estar cerca de la tierra y hundir mis manos en ella, que siempre me había alimentado. Hundí las manos en el barro y recuperé, de pronto, la visión olvidada del rostro materno primitivo».


El punto final de la catalogación


La muestra, que llega acompañada de su correspondiente publicación, pone punto final a la catalogación del legado del artista. Legado que desde hace cinco años se ocupa de difundir y promover el galerista Pepe Navarro, de Zaragoza Gráfica. «Llevamos desde 2005 catalogando ese legado, y nos faltaba este aspecto fundamental de su creación -señala-. Creemos que puede ser un pequeño gran descubrimiento, porque salvo en la muestra 'Apología del éxtasis' (Museo Pablo Serrano, 2002), no se han exhibido las cerámicas de Víctor Mira. El 80 por ciento de las obras que pueden verse en esta exposición no se han visto antes».

Y ahora se reencuentran con el aficionado al arte de su ciudad natal. No es un reencuentro banal. Según recordaba ayer Esther Romero, «con la cerámica, Víctor buscaba la sencillez, el diálogo y una cierta austeridad, características que él veía en lo más puro del alma aragonesa».

  • Twittear
  • Recomendar
  • Tuenti
  • Menéame
  • Compartir
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa
Se ha producido un error al enviar tu comentario.
Se ha producido un error al enviar tu comentario.
Su comentario ha sido enviado.






Ahora en portada


Pie
Enlaces recomendados
© HERALDO DE ARAGON EDITORA DIGITAL, S.L.U.

Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099

Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3290, Folio 156, Hoja Z-39438

Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Política de cookies


Grupo Heraldo
Comercialización de publicidad

Sitio comercializado por metha para publicidad regional

Sitio comercializado por cmvocento para publicidad nacional


Edición impresa

Versión en PDF

Portada de la edición impresa de Zaragoza